62 millones de euros reforzarán la protección del entorno de Doñana

Estas actuaciones se enmarcan dentro de una estrategia completa que alcanzará los 220 millones de euros en la que participan CHG, Junta de Andalucía y Emasesa


734

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de Emasesa, y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, iniciarán durante este ejercicio 2021 hasta tres grandes contratos de obras para la adecuación y renovación de la red de tratamiento de aguas residuales que alcanzan una inversión total de 93 millones de euros y que cuentan con la financiación en un 60% de la Unión Europea a través del programa de Fondos Feder. Esta actuación, complementaria al convenio firmado con la Junta de Andalucía con una inversión total de 128 millones de euros, va a permitir que el sistema del área metropolitano se adapte por completo a la normativa europea, que se logre una reducción de las emisiones contribuyendo a la lucha contra el cambio climático, que se refuerce la protección del entorno de Doñana y que se mejore el servicio que se presta a la ciudadanía.

Las obras de esta amplia estrategia empezarán este mismo año y de hecho ya se han licitado los dos primeros grandes contratos vinculados al convenio con la Confederación Hidrográfica. Se trata de 6 proyectos de obras (aglutinados en estos dos contrataciones divididas en lotes) destinados a la adecuación, ampliación y mejora del colector emisario del Puerto por un importe de 62 millones de euros. Se va a incrementar la capacidad, aumentar la vida útil y mejorar todos los aspectos necesarios en el colector emisario del puerto para que pueda asumir ese nuevo papel que va a desempeñar en la red metropolitana. Estas obras se ejecutarán en todos los tramos a la vez para su finalización entre finales de 2022 y 2023. Junto a esto, en los próximos meses se licitará por un importe de 28 millones de euros la nueva estación de bombeo EBAP Tamarguillo.

Estas inversiones son complementarias a las que se ejecutarán con cargo al convenio suscrito con la Junta de Andalucía por un importe de 128 millones de euros. A través de este acuerdo firmado en 2020 y que se encuentra en ejecución se realizará la adaptación del EDAR Copero como un centro de primer nivel, eficiente y sostenible; y la nueva conexión de los colectores Norte y Oeste para que las aguas residuales se canalicen hacia Copero dejando sin uso las EDAR de San Jerónimo y Tablada.

“Se trata de la estrategia más ambiciosa que se ha llevado a cabo en el área metropolitana para adaptar la red de tratamiento de aguas residuales, cumplir con los objetivos de sostenibilidad y adaptar la red a la normativa europea. No hay precedentes de que en un plazo tan breve de tiempo, entre 2021 y 2023 vayamos a ejecutar inversiones por un importe de 220 millones de euros para transformar por completo todo el sistema, lo que refleja nuestro compromiso con la protección de Doñana y con la lucha contra el cambio climático. Y esto es posible gracias al compromiso mostrado por el Gobierno central y de Emasesa y al trabajo de los equipos técnicos de las administraciones”, explicó el alcalde de Sevilla y presidente de Emasesa, Juan Espadas, tras realizar una visita al colector emisario del Puerto (que se reformará y ampliará con este proyecto) junto al presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir, Joaquín Páez, y el delegado de Transición Ecológica del Ayuntamiento, David Guevara. En la visita estuvieron acompañados de los equipos técnicos de Emasesa y de la CHG.

El presidente de la CHG, Joaquín Páez, por su parte, destacó la importancia de este proyecto: “Estamos empeñados en marcar el camino sin retorno necesario para restablecer los objetivos ambientales de Doñana. Es fundamental que en un área metropolitana de tanta importancia como la de Sevilla, no se produzcan vertidos que pudieran poner en peligro la situación ambiental de todo el entorno de Doñana.  Con esta y otras acciones ya planificadas y en ejecución – próxima licitación de la depuradora de Gerena e Isla Mayor, reubicación de sondeos de Matalascañas, sustitución de agua subterránea por superficial, cierre de pozos irregulares, declaración de “no alcanzar el buen estado” de 3 de las 5 masas subterráneas de Doñana- conseguiremos no solo que haya suficiente agua en Doñana, sino que, además, sea cada vez de más calidad”, apuntó.

El nuevo sistema transformará por completo el tratamiento de las aguas residuales protegiendo la zona sensible del entorno de Doñana y garantizando el cumplimiento de la Directiva 91/271/CEE. La nueva red, conformada sólo por dos depuradoras, va a suponer un ahorro energético de 8 GWh, lo que equivale al 16% del consumo total de Emasesa con la consecuente reducción de las emisiones.

Toda esta intervención en el periodo 2021-2023 supondrá una inyección de inversión pública en un proyecto con fondos europeos y vinculado con la lucha contra el cambio climático y la sostenibilidad que superará los 220 millones de euros. Esto va a contribuir por tanto a la reactivación económica en un momento especialmente relevante por las consecuencias de la crisis sanitaria.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA