AEAS expone las claves de la contribución del sector del agua urbana a la economía circular

l presidente de AEAS, Fernando Morcillo, participó en la Jornada "Ingeniería ante el cambio climático", organizada por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos del Madrid


436

11/12/2019

El presidente de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamiento (AEAS), Fernando Morcillo, participó, en Madrid, en la jornada “Ingeniería ante el Cambio Climático”, organizada por el Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos dentro de las actividades que se están llevando a cabo con motivo de la celebración de la 25ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP25).

Este encuentro, enmarcado en el programa Castellana Verde de la COP25, fue inaugurado por la alta comisionada para la Agenda 2030, Cristina Gallach.

Durante su intervención, Fernando Morcillo explicó las claves de la contribución del sector del agua urbana a la economía circular y resaltó que la Estrategia de Economía Circular, impulsada por la Unión Europea, tiene una aplicación directa en los operadores de abastecimiento y saneamiento.

A partir de la formulación de dicha estrategia europea, Fernando Morcillo señaló que en el sector de los servicios de agua urbana se reconocen cuatro grandes apartados:

  • Reciclado y reutilización de materiales

  • Producción, aprovechamiento y ahorro energético

  • Valorización de subproductos

  • Reutilización del agua (regeneración y suministro)

Además, añadió que la preocupación por el cambio climático se ve reflejada en la aplicación de diferentes técnicas implementadas por los servicios de agua urbana para minimizar, en lo posible, la huella de carbono del sector.

En ese sentido, el presidente de AEAS señaló que, en España, la media de consumo energético por cada 1.000 litros de agua es de 0,98 KWh/m³. El consumo energético de servicio del ciclo integral del agua por hogar es de 117 KWh, lo que supone menos que el gasto energético que se produce en el consumo “en espera” de los aparatos que habitualmente tenemos en los hogares.

Asimismo, Fernando Morcillo destacó que el aprovechamiento energético producido por el sector se sitúa en torno a los 456 GWh/año, cifra equivalente a suministrar energía eléctrica durante un año a una población de 150.000 habitantes.

Además, el presidente de AEAS afirmó que el 72% de los operadores de los servicios de agua urbana cuenta con dispositivos de aprovechamiento energético, el cual se consigue a través de energías renovables y verdes. El 40% de ese aprovechamiento se destina a autoconsumo. Las formas de aprovechamiento en el sector se centran en aprovechamientos de biogás en Estaciones Depuradoras de Aguas Residuales (EDAR) y en el potencial hidroeléctrico de los caudales de agua empleados. Asimismo, estas dos fuentes son las mayores generadoras de energía para el conjunto de los operadores.

El presidente de AEAS resaltó que, también en sintonía con la Estrategia de Economía Circular, en España se reutilizaron unos 268 hm³, alrededor del 7% del agua residual depurada y regenerada.

Por último, respecto a la valorización de subproductos, Fernando Morcillo destacó que los productos que se obtienen en mayor magnitud son los BIOSÓLIDOS, es decir, los fangos o lodos estabilizados que cumplen las condiciones legales exigidas para el uso agrícola o forestal, dadas sus características fertilizantes o de enmiendas orgánicas y acondicionadores complementarios del suelo.  La producción anual de fangos de depuración asciende a un total de 701.751 toneladas de materia seca −90 kilos de fango por persona y año−, de los cuales un 85% se destinan a agricultura (biosólidos), jardinería y silvicultura; un 10% a incineración o valoración energética; y un 5% van a vertedero.

 

COP25

En el curso de la Cumbre del Clima de Madrid, y mientras se suceden distintas reuniones entre equipos negociadores, empresas, autoridades, ONG y asistentes, el cambio climático permanece como el eje central alrededor del cual giran todas las conversaciones. En muchas de ellas, se repite un término común que pone de manifiesto la necesidad de una cooperación transversal: la economía circular.

En ese sentido, Hans Eben, presidente del Pacto Global Chile, destacó el pasado martes que "las empresas han de prepararse para este modelo que impulsa la investigación y ayuda a la creación de puestos de trabajo. Por tanto, la economía circular es sumamente impulsiva, inclusiva y colaborativa y, para participar en ella, hay que tener una visión que vaya más allá de la economía y las utilidades, porque tiene un impacto social fundamental”.

Por su parte, Virginia Ocio de la Fuente, responsable de economía circular de Endesa, señaló que "la respuesta a los retos ambientales globales ha de ser también global. Por lo que solo la descarbonización y la eficiencia en los procesos, no va a ser suficiente, sino que también hay que incorporar los principios de la economía circular.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.