Alcañices depurará de forma eficiente sus aguas

Una nueva depuradora de aguas residuales asegurará el cumplimiento de los parámetros de calidad de los vertidos para dar cumplimiento a la Directiva Comunitaria 91/271/CEE


429

Juan Carlos Suárez-Quiñones, consejero de Fomento y Medio Ambiente, ha visitado la nueva estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de la localidad zamorana de Alcañices. La construcción de esta EDAR se enmarca dentro del protocolo de actuación entre la Comunidad de Castilla y León y la Diputación de Zamora para promover el establecimiento de sistemas de depuración de las aguas residuales urbanas en los municipios con población de 500 a 2.000 habitantes equivalentes.

Este protocolo, al igual que con el resto de protocolos y convenios firmados por la Junta tiene como objetivo la construcción, puesta en marcha y explotación durante un mínimo de 25 años del conjunto de instalaciones necesarias (300 en Castilla y León y 47 en la provincia de Zamora) para dar cumplimiento a la Directiva Comunitaria 91/271/CEE sobre tratamiento de aguas residuales en materia de depuración de aguas residuales en estas localidades.

La Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL) de la consejería de Fomento y Medio Ambiente y el Ayuntamiento de Alcañices firmaron un convenio para la construcción y mantenimiento de la nueva depuradora durante 25 años.

 

Presupuesto de inversión

El proyecto de construcción de la EDAR de Alcañices fue adjudicado a la UTE Gecocsa-Aqlara por 736.013 euros y está prevista para dar servicio una población de diseño de 2.200 habitantes equivalentes. La nueva estación depuradora de aguas residuales dispone de capacidad para tratar un caudal medio de 13 m3/hora (312 m3/día) y un caudal máximo de 18 m3/hora (432 m3/día), asegurando en todo momento el cumplimiento de los parámetros de calidad exigibles al vertido una vez tratado.

La nueva depuradora se ubica en una ladera de pizarras poco alteradas con fuerte pendiente descendente hacia la Ribera de Bozas que discurre por el fondo del valle. Las instalaciones se encuentran fuera de la zona inundable del período de retorno de 100 años. Esta complicada ubicación, así como las dificultades de la ejecución atribuibles a la situación de pandemia en la que se han desarrollado las obras, han supuesto una elevada complejidad a los trabajos de ingeniería y construcción.

Alcañices solamente disponía de una pequeña estación de tratamiento muy antigua y deteriorada que se encontraba fuera de uso, realizándose por lo tanto el vertido de aguas residuales, sin ningún tipo de tratamiento previo, sobre una zona de alto valor ambiental en la Ribera de Bozas y a escasa distancia de la frontera con Portugal, situada aguas debajo del mismo curso de agua, lo que provocaba una elevada repercusión transfronteriza.

 

Cero aguas sin depurar

Juan Carlos Suárez-Quiñones, acompañado por el alcalde de este municipio, Jesús María Lorenzo, el vicepresidente primero de la Diputación, José María Barrios, y otros representantes institucionales, ha destacado el importante avance que supone la puesta en funcionamiento de esta infraestructura de la provincia de Zamora, que se viene a sumar a otras ya en funcionamiento en localidades de más de 2.000 habitantes equivalentes de Castilla y León, cuyo mapa de actuaciones en materia de depuración para estas localidades está ya culminado.

“Estas infraestructuras hidráulicas son solo el inicio del amplio proyecto de depuración que desarrolla la Junta de Castilla y León para dar servicio a los pequeños municipios de Castilla y León, con poblaciones entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes, en el que ya estamos trabajando en coordinación con las nueve diputaciones provinciales”, ha afirmado el consejero.

Suárez-Quiñones ha insistido en que todas estas actuaciones buscan conseguir el objetivo de cero de aguas sin depurar, “objetivo que la Junta de Castilla y León está dispuesta a conseguir poniendo en marcha a lo largo de esta legislatura el nuevo programa de depuración de los núcleos de población de menos de 500 habitantes equivalentes”. 

 

Municipios entre 500 y 2.000 habitantes

Suárez-Quiñones ha recordado el acuerdo suscrito en 2020 entre el presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, y los presidentes de las nueve diputaciones provinciales de Castilla y León con el fin de promover 300 sistemas de depuración en los municipios con población entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes.

Este programa medioambiental supondrá la movilización de inversiones en torno a los 143 millones de euros, de los que el 40 % será aportado por la Junta, otro 40 % por las diputaciones y el 20 % restante por los ayuntamientos; asimismo, con el objetivo de mitigar el esfuerzo presupuestario de las administraciones locales, la Junta ayudará a financiar las aportaciones de las diputaciones a 10 años y las de los ayuntamientos a 25 años. La consejería de Fomento y Medio Ambiente, a través de la sociedad pública SOMACYL, se encargará de gestionar estas infraestructuras de saneamiento durante 25 años.

En Castilla y León este programa se encuentra en fase de desarrollo técnico y a esta fecha cuenta con 2 obras en fase de explotación, 1 obra en ejecución, 36 en licitación, 31 con proyecto redactado pendientes de convenio, 84 proyectos en redacción y 112 en análisis.

 

47 actuaciones en la provincia de Zamora

De estas 300 actuaciones en Castilla y León en municipios entre 500 y 2.000 habitantes equivalentes, en la provincia de Zamora se ha previsto la ejecución de 47 depuradoras, de las que 2 obras están acabadas y en funcionamiento (Villamor de los Escuderos y Alcañices); 1 obra está en ejecución (Castrogonzalo); 5 obras están en licitación, 3 obras con convenio y proyecto aprobado que se licitarán la próxima semana, 6 obras con proyecto redactado y pendiente de convenio, 7 obras en fase de redacción de Proyecto y 8 obras en fase de análisis y 15 en fase de definición.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA