Aprobado el Plan Integral de Residuos de Andalucía PIRec 2030

Entre las principales novedades del plan se encuentra la recogida separada de biorresiduos, los centros de preparación para la reutilización o la atención a la creciente presencia de residuos plásticos en la costa


1802

El Consejo de Gobierno andaluz ha aprobado el Decreto que regula el “Plan Integral de Residuos de Andalucía. Hacia una Economía Circular en el Horizonte 2030” (PIRec 2030). De esta forma, Andalucía cuenta con un nuevo marco estratégico de cara a los retos de la próxima década en materia de prevención y gestión de residuos. Además, se trata del tercer pilar en la transición andaluza hacia una economía circular, junto con el Plan Andaluz de Acción por el Clima y la Ley de Economía Circular de Andalucía. Entre sus objetivos figuran los establecidos por la Unión Europea en la materia para 2035, destacando la reducción al 10% la cantidad de residuos municipales depositados en vertedero.

La decisión de unificar la planificación en materia de residuos supone una importante simplificación, tanto en relación con los procedimientos administrativos de aprobación y su posterior revisión, como en el ámbito del seguimiento.

Con el nuevo Plan Integral de Residuos de Andalucía, el Gobierno que preside Juanma Moreno da un paso más en su Revolución Verde para situar a la comunidad como punta de lanza en el desarrollo sostenible y la lucha contra el cambio climático.

En la elaboración del PIRec se ha implementado un proceso participativo que va más allá de las exigencias establecidas en la normativa vigente, dando cabida a administraciones y organizaciones representativas del ámbito de la gestión de los residuos, empresarial, sindical, ecologista y colegios profesionales, así como a varios expertos independientes. El periodo de información pública y audiencia ha permanecido abierto durante dos meses.

 

Recogida separada de biorresiduos

Entre las principales novedades del plan se encuentra la recogida separada de biorresiduos, los centros de preparación para la reutilización o la atención a la creciente presencia de residuos plásticos en la costa. A ello se une el reforzamiento de políticas ya puestas en marcha en planes anteriores, como la mejora continua de la separación de envases y residuos, el incremento de los medios para una mejora en la gestión de los restos agrícolas y la innovación técnica en las instalaciones de valorización y eliminación de residuos municipales.

El PIRec 2030 tiene el propósito de llevar la excelencia a la gestión de residuos, contando para ello con medidas que involucran y apoyan a todos los actores implicados, desde la ciudadanía hasta los grandes gestores, junto con los sistemas de responsabilidad ampliada y las autoridades locales.

En su apuesta firme por la circularidad, se impulsa la innovación y la simbiosis industrial como instrumentos para un uso eficaz de los recursos y un aumento de la reutilización, la reciclabilidad y la valorización material, con el objetivo de reducir la generación de residuos y la cantidad final que se elimina en vertederos. En todas estas cuestiones se incorporan las recientes directrices europeas en la materia. Así, el PIRec 2030 garantizará la adecuada gestión de la totalidad de los residuos generados y trasladados en el territorio, acercándose al objetivo de autosuficiencia en este área.

El nuevo plan se estructura en 8 objetivos generales, 68 específicos y 160 medidas de actuación. Además, contempla una evaluación de los planes de residuos anteriores con el objeto de establecer los aspectos en los que se deben mantener o incrementar los esfuerzos. También realiza un diagnóstico de la situación actual en Andalucía y se analizan los aspectos de generación, gestión, reciclaje y cumplimiento de objetivos de los principales flujos de residuos peligrosos y no peligrosos de Andalucía, entre los que destacan los residuos municipales, envases y residuos de envases, agrícolas, plásticos, sanitarios, aparatos eléctricos y electrónicos y construcción y demolición. Además, se analizan otros aspectos de la gestión de residuos como el depósito final en vertederos, la fiscalidad ambiental y los traslados transfronterizos.

Todo este análisis conduce a formular un plan integral de impulso a la economía circular, que desarrolla tres programas: el de prevención, el de gestión y el de concienciación, sensibilización y comunicación.

El mayor peso de los residuos municipales hace que este flujo concentre el mayor número de medidas de actuación, centrándose en el apoyo a las entidades locales para el desarrollo de los medios adecuados para el cumplimiento de los objetivos de recogida separada fijados desde la Unión Europea y en mejorar las plantas de tratamiento. El PIRec 2030 permitirá alcanzar los objetivos establecidos en las normas europeas en materia de residuos municipales, tanto para los hitos intermedios de los años 2025 y 2030, como para el hito final en 2035, que pretende un 10% máximo de depósito en vertedero y un 65% mínimo de preparación para reutilización y reciclado. Los residuos agrícolas, los de construcción y demolición, y los lodos procedentes de depuradoras urbanas son también flujos relevantes en este plan.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA