Desarrollan un sensor electroquímico para analizar fármacos en aguas

Los resultados del último trabajo del grupo de investigación GQAA-MAF de la URJC ponen de manifiesto la presencia de fármacos en diversas aguas


643


Durante el último año del proyecto AVANSECAL-CM, los investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) que participan en el mismo han trabajado en el desarrollo de un sensor electroquímico, gracias al cual ha sido posible analizar, por primera vez de manera simultánea, tres de los fármacos β-bloqueantes más frecuentemente prescritos a nivel mundial (pindolol, acebutolol y metoprolol). Estos medicamentos son usados principalmente para tratar diversas afecciones, como trastornos del ritmo cardíaco o como cardioprotectores después de un infarto de miocardio.

Al igual que otros fármacos, éstos también se consideran contaminantes emergentes y suelen aparecer con gran frecuencia en aguas medioambientales, como subterráneas, ríos o lagos, e incluso en aguas potables, dado que por lo general no son totalmente eliminados en las plantas depuradoras. A este respecto, el desarrollo de dispositivos económicos, fáciles de usar, altamente sensibles y portátiles para la realización de medidas in-situ, supone una ventaja adicional a los costosos equipos convencionales utilizados para este fin en los laboratorios.

“El sensor desarrollado en nuestro grupo de investigación se prepara de manera sencilla, mezclando pasta de grafito con aceite mineral y sílice mesoestructurada amino-funcionalizada, en proporciones adecuadas. En el trabajo se ha comprobado la elevada estabilidad del mismo, para su utilización durante largos periodos de tiempo, ya que es fácilmente regenerable mediante una simple operación de pulido” explica la Dra. Isabel Sierra, responsable de este trabajo.

Fármacos en los ríos

En este trabajo, publicado recientemente en la prestigiosa revista 'Sensors & Actuators B: Chemical', se han analizado aguas para el consumo humano (minerales envasadas y corrientes), de ríos y de efluentes de depuradora de distinta procedencia, encontrándose en varias muestras la presencia de estos compuestos. Y es que, según explica la Dra. Isabel Sierra “el sensor desarrollado “presenta una muy buena sensibilidad, lo que sumado a la capacidad de llevar a cabo un análisis multiresiduo representa un importante avance encaminado a controlar y reducir la presencia de estos fármacos en las aguas”.

El estudio realizado se enmarca en el proyecto AVANSECAL-CM, en el que participa el Laboratorio de Electroquímica y Técnicas de Separación (REDLABU) dirigido por la Dra. Isabel Sierra, que incluye entre sus objetivos el desarrollo de estrategias analíticas avanzadas para la evaluación de la calidad y seguridad de alimentos y aguas, incluyendo contaminantes regulados y emergentes.

Tags: URJC.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.