El coste del tratamiento de lixiviados de vertedero podría reducirse un 90%

El Consell Comarcal del Ripollès está investigando el desarrollo de un proceso de tratamiento por medio de electrodesnitrificación


562


El Consell Comarcal del Ripollès ha encontrado una posible solución pionera para reducir a una décima parte los costes derivados del tratamiento de los residuos líquidos, los lixiviados, que emanan del vertedero clausurado Ripollès-3. Unos costes que en 2017 ascendieron a 182.612 euros, tras un aumento importante del volumen de los lixiviados producidos por causas que no se han podido terminar de determinar. La solución consiste en un proceso de tratamiento por medio de electrodesnitrificación. Después de haber efectuado con éxito ensayos en un laboratorio, actualmente se lleva a cabo una prueba piloto en la estación depuradora de aguas residuales de Ripoll, donde se tratan hasta cerca de 14 m3 de lixiviados cada día.

Durante la visita, el presidente Juan Manso, ha recordado que el tratamiento de los lixiviados "representa un impacto sobre el coste de la gestión de los residuos de los diecinueve municipios de la comarca". Por este motivo, considera que "hoy debemos felicitarnos por un trabajo del Consell y, sobre todo de la vicepresidencia de Territorio y todo el personal técnico, de ir buscando de forma continuada propuestas de solución para este problema que tiene un impacto relevante sobre el coste y el tratamiento de la gestión de residuos ". Por su parte, el vicepresidente de Territorio y Sostenibilidad, Eudald Picas, ha añadido que "es un éxito del consejo comarcal poder echar una mano a todos los municipios".

La prueba piloto se acabará esta semana y se prevé tener los resultados definitivos a fin de mes. De todas formas, la conclusión preliminar fruto de los análisis realizados hasta ahora determinan que la tecnología de electrodesnitrificació permite eliminar satisfactoriamente el amonio de los lixiviados hasta el nivel suficiente para poder verter a la depuradora.

El funcionamiento de la planta

La planta para la prueba piloto de electrodesnitrificación de lixiviados del Consell Comarcal del Ripollès se instaló en la depuradora de Ripoll a principios de febrero de 2018 y entró en operación aproximadamente al cabo de medio mes. Se trata de un módulo similar a una caseta de obras. Allí está el reactor electroquímico, el cuadro de control de funcionamiento, el sistema de control remoto y un sistema de post-tratamiento con filtros, para eliminar el posible exceso de cloro.

Conectado a esta maquinaria hay un depósito de 60 m3 donde se acumulan lixiviados provenientes de la balsa del vertedero Ripollès-3. Este líquido se impulsa con una bomba hacia el reactor de electrodesnitrificació. Para hacer el proceso, se añade una solución de cloruro sódico para mejorar la conductividad de los lixiviados y, por tanto, la eliminación de los amonios. También se añaden otros componentes para regular el PH o reducir las espumas derivadas de aceites vegetales o siliconas. Fruto de este proceso electroquímico, la planta libera oxígeno y nitrógeno, dos gases completamente inocuos y ya presentes de forma habitual en el ambiente.

Si la prueba piloto se acaba concluyendo con éxito, la voluntad del Consell Comarcal del Ripollès es construir una planta definitiva de tratamiento de lixiviados para electrodesnitrificación. Según los cálculos hechos desde el área de Territorio y Sostenibilidad, esta inversión debería amortizado en tan sólo tres años. Esta actuación se complementará con una inversión de 250.000 euros anunciada por la Agencia de Residuos de Cataluña consistente un sistema de medida de calidad de los lixiviados, canalizaciones y depósitos de retención y trasvase.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.