El Europarlamento promueve nuevos planes para mejorar la calidad del agua de grifo

Según el Parlamento Europeo, los países de la UE deberían promover el acceso universal al agua limpia para todos


316


La legislación refuerza los límites máximos para ciertos contaminantes como el plomo (que se reducirá a la mitad), PFAS, bacterias dañinas, e introduce nuevos límites para los disruptores endocrinos Bisphenol A y Beta-estradiol (50-25-2). También apuesta por monitorear los niveles de microplásticos, una preocupación emergente.

Acceso al agua

Los estados miembros deberán tomar medidas para mejorar el acceso al agua, como la creación de fuentes gratuitas en ciudades y lugares públicos, donde sea técnicamente factible y proporcionado. También deberían alentar el suministro de agua del grifo en restaurantes, comedores y servicios de catering de forma gratuita o a bajo coste.

Right2Water

Los eurodiputados reiteran, tras el seguimiento de su resolución sobre la iniciativa ciudadana Right2Water, que los Estados miembros deberían centrarse en las necesidades de los grupos vulnerables de la sociedad. Identificarán personas sin acceso, o con acceso limitado al agua, incluidos los grupos vulnerables y marginados, y evaluarán maneras de mejorar su acceso, informándoles claramente sobre cómo conectarse a la red de distribución o sobre medios alternativos para tener acceso a tal agua.

El ponente Michel Dantin (PPE, FR), destaca: "Me complace que la Comisión de Medio Ambiente haya adoptado una posición clara proponiendo una respuesta pragmática y realista a las demandas de los ciudadanos europeos, en particular la iniciativa Right2Water,. Es necesario mejorar el acceso al agua, mejorar la calidad y el rendimiento de las redes de distribución de agua en Europa, y gestionar los riesgos de contaminantes en las aguas aguas arriba, al tiempo que limitar el impacto en los precios del agua".

Próximos pasos

El pleno de la Cámara votará sobre el informe durante su sesión plenaria del 22-25 de octubre en Estrasburgo.

Trasfondo

Los planes apuntan a aumentar la confianza de los ciudadanos en el suministro de agua y aumentar el uso de agua del grifo para beber, lo que podría contribuir a reducir el uso de plástico y la basura.

Según la Comisión Europea, un menor consumo de agua embotellada podría ayudar a los hogares de la UE a ahorrar más de 600 millones de euros al año. Si mejora la confianza en el agua del grifo, los ciudadanos también pueden contribuir a reducir el desperdicio de plástico del agua embotellada, incluida la basura marina. Las botellas de plástico son uno de los artículos de plástico de uso único más comunes que se encuentran en las playas europeas. Con la actualización de la Directiva sobre el agua potable, la Comisión da un importante paso legislativo hacia la aplicación de la Estrategia de plásticos de la UE presentada el 16 de enero de 2018.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.