Las mujeres y las niñas como agentes de cambio climático

La Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer insta a promover la participación y el liderazgo de mujeres y niñas en políticas contra el cambio climático


771

La 66ª sesión de la Comisión sobre la Condición Jurídica y Social de la Mujer (CSW66), la segunda reunión intergubernamental más grande de la ONU en Nueva York, culminó reconociendo el importante papel de las mujeres y las niñas como agentes de cambio climático para el desarrollo sostenible, en particular salvaguardando el medio ambiente y abordando los efectos adversos del cambio climático.

Las conclusiones acordadas adoptadas por los Estados miembros son un modelo para que los líderes mundiales promuevan la participación y el liderazgo plenos y equitativos de las mujeres y las niñas en el diseño y la implementación de políticas y programas sobre el cambio climático, el medio ambiente y la reducción del riesgo de desastres (RRD).

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Sima Bahous, dijo: “Los acuerdos alcanzados por la Comisión llegan en un momento en que el mundo necesita con urgencia soluciones nuevas y coherentes para las crisis entrelazadas que nos afectan a todos. Ahora tenemos un camino con medidas prácticas y específicas para la recuperación y la resiliencia global, y un entendimiento compartido de que las soluciones dependen de llevar a las mujeres y las niñas al centro. Aprovechemos el trabajo realizado aquí, pongamos estos acuerdos en práctica de inmediato y hagamos avanzar estas decisiones en todos los principales foros que tenemos por delante, incluida la COP27”.

 

Cambio climático y género

CSW66 reconoció con preocupación los impactos desproporcionados del cambio climático, la degradación ambiental y los desastres en todas las mujeres y niñas que pueden incluir la pérdida de hogares y medios de subsistencia, escasez de agua, destrucción y daños a las escuelas y las instalaciones de salud y destacó la urgencia de eliminar persistentes históricos y estructurales, desigualdades, leyes y políticas discriminatorias, normas sociales negativas y estereotipos de género que perpetúan formas múltiples e interrelacionadas de discriminación.

Como resultado del desplazamiento, incluido el desplazamiento forzado y prolongado, las mujeres y las niñas enfrentan desafíos específicos, incluida la separación de las redes de apoyo, un mayor riesgo de sufrir todas las formas de violencia y un acceso reducido al empleo, la educación y los servicios esenciales de atención de la salud, incluidos los servicios de salud sexual y servicios de atención de la salud reproductiva, y apoyo psicosocial.

La Comisión también expresó su preocupación porque las consecuencias económicas y sociales de la pandemia de COVID-19 han agravado los impactos del cambio climático, la degradación ambiental y los desastres y han empujado a las personas a un mayor rezago y a la pobreza extrema. La pandemia mundial también ha aumentado la demanda de trabajo doméstico y de cuidados no remunerado y ha denunciado incidentes de todas las formas de violencia.

La Comisión instó al sistema de las Naciones Unidas, las instituciones financieras internacionales y las plataformas de múltiples partes interesadas a seguir apoyando a los Estados miembros para lograr la igualdad de género y el empoderamiento de todas las mujeres y niñas en el contexto de las políticas y los programas relacionados con el cambio climático, el medio ambiente y la reducción del riesgo de desastres.

Solo abordando las barreras subyacentes que exacerban las vulnerabilidades de las mujeres y las niñas en su estatus social y económico, seguridad, bienestar y medios de subsistencia, será posible abordar las desventajas generalizadas en el acceso, la propiedad y el control de la tierra y los recursos; igualdad de acceso a servicios como salud universal y educación de calidad, prevención de la violencia de género; y el reparto equitativo del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado, que obstaculiza la resiliencia y los derechos de las mujeres.

 

Alzar la voz

El documento final insta a aprovechar y fortalecer la participación e influencia plenas, equitativas y significativas de las mujeres y las niñas. Se deben realizar esfuerzos específicos para amplificar las voces y el conocimiento de las mujeres marginadas, incluidas las mujeres indígenas, las mujeres mayores, las mujeres con discapacidad, las mujeres migrantes y las que viven en zonas rurales, remotas, propensas a conflictos y desastres. Sus aportes deben ser escuchados e incluidos en la gestión, conservación y uso sostenible de los recursos naturales e iniciativas y programas de mitigación y adaptación climática.

Las iniciativas para abordar el cambio climático, el medio ambiente y la reducción de riesgos y desastres deben considerar lo siguiente:

Promover la participación y el liderazgo plenos y equitativos de las mujeres y las niñas para que la gestión de los recursos naturales y la acción climática, ambiental y de riesgo de desastres sean más eficaces. Las mujeres y las niñas están tomando medidas climáticas y ambientales en todos los niveles, pero su voz, agencia y participación deben recibir más apoyo, recursos, valor y reconocimiento.

Expandir la financiación con perspectiva de género a escala para la acción climática y ambiental y para llegar a organizaciones, empresas y cooperativas de mujeres. Tras los compromisos contraídos en virtud del Acuerdo de París y el Pacto Climático de Glasgow sobre mitigación, adaptación y suministro y movilización de financiación, transferencia de tecnología y creación de capacidad, los países desarrollados deben movilizarse y cumplir su obligación con los países en desarrollo y los pequeños Estados insulares en desarrollo. Además, el financiamiento climático debe ser cada vez más sensible al género para fortalecer las capacidades de las mujeres, los jóvenes y las comunidades locales y marginadas y sus organizaciones.

Desarrollar la resiliencia de las mujeres en el contexto de los sistemas agrícolas y alimentarios, la gestión forestal y pesquera y la transición energética sostenible. Los suelos, los bosques, la pesca y los océanos son las principales fuentes de ingresos, medios de subsistencia, protección social y empleo, en particular para las mujeres y las niñas que viven en la pobreza. 

Mejorar las estadísticas de género y los datos desglosados ??por sexo en el nexo entre género y medio ambiente y fomentar transiciones justas con perspectiva de género. Los datos desagregados y las estadísticas de género sobre el cambio climático, la degradación ambiental y la reducción del riesgo de desastres, especialmente con respecto a las diferencias de género en la vulnerabilidad y los enfoques adaptativos, mejorarán la capacidad de los encargados de formular políticas para desarrollar y adoptar pruebas efectivas basadas en políticas y programas en todos los niveles e impulsar las contribuciones específicas de las mujeres y las niñas a la conservación del medio ambiente y la mitigación y adaptación al cambio climático.

 

 

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA