El proyecto INREMEM 2.0 estudia el desarrollo de nuevas técnicas para depurar aguas residuales salobres

IMDEA Agua lidera el proyecto, que busca dar una segunda vida a las membranas desechadas en las desaladoras


501

España es uno de los mayores usuarios de membrana de ósmosis inversa de Europa debido a su liderazgo en procesos de desalación. Una vez finalizada la vida útil de las membranas utilizadas en las plantas desaladoras, estas pueden ser recicladas para el tratamiento de aguas residuales, en especial aquellas con alto contenido salino.

El proyecto INREMEM 2.0, en colaboración con la Universidad Complutense de Madrid, se centra en estudiar la combinación de diferentes sistemas híbridos basados en estas membranas. Además, se está estudiando la recuperación de compuestos valiosos del agua residual, como la propia agua, los nutrientes y otras sales.

Por ello, la investigación sobre su aprovechamiento es clave, tanto a nivel nacional como internacional, para contribuir a la economía circular, aspirando así a reducir todo lo posible la generación de residuos y a aprovechar al máximo aquellos cuya generación no se haya podido evitar, en este caso, las membranas.

El objetivo y primeros resultados de este proyecto están alineados con la Unión Europea y su empeño en crear una sociedad del reciclado, que centre sus esfuerzos en crear rutas de gestión alternativas al depósito en vertederos para las membranas de filtración de ósmosis inversa cuando éstas son inservibles.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA