Emergencia climática: los líderes locales y regionales piden un pacto verde para el Mediterráneo

Barcelona acoge el décimo aniversario de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea


310

27/01/2020

Barcelona acoge la celebración del 10.º aniversario de la Asamblea Regional y Local Euromediterránea, en la que el calentamiento global se erige como catalizador para una cooperación más estrecha en el Mediterráneo.

Con la tormenta Gloria como invitada imprevista, la Asamblea Regional y Local Euromediterránea (ARLEM) ha celebrado su 10.º aniversario en la ciudad donde organizó su primera reunión: Barcelona. La capital catalana acogió a más de cien representantes de los entes locales y regionales de las tres orillas del Mediterráneo, y el cambio climático ocupó un lugar destacado del orden del día. Se considera que esta región es especialmente vulnerable al calentamiento global.

Karl-Heinz Lambertz , presidente del Comité Europeo de las Regiones y copresidente de la ARLEM, declaró: « La Unión Europea ha reafirmado su liderazgo en materia de clima proponiendo el Pacto Verde como vía hacia la neutralidad climática. El cambio climático no conoce fronteras, por lo que debemos colaborar estrechamente con nuestros socios vecinos para aunar esfuerzos entre todos con el fin de adaptarnos y aumentar la resiliencia. Hemos de ampliar este modelo de crecimiento sostenible y establecer un Pacto Verde específico para el Mediterráneo para contar con un pacto climático que refuerce la cooperación y ofrezca nuevos instrumentos financieros destinados a concretar la acción por el clima en toda la región. Justo cuando la ARLEM celebra su 10.º aniversario, el desarrollo sostenible debe convertirse en la fuerza motriz de nuestra asamblea para profundizar la cooperación en las próximas décadas».

Mohamed Boudra , alcalde de Alhucemas (Marruecos) y copresidente de la ARLEM, afirmó: «En diez años, la ARLEM ha logrado beneficios tangibles que van más allá del refuerzo del diálogo político entre nuestras ciudades y regiones. La Iniciativa de Nicosia, mediante la que intercambiamos capacidades y conocimientos en ámbitos clave como la gestión del agua, la pesca o la salud pública, constituye un ejemplo perfecto de ello. Ya que el calentamiento global afecta a nuestros territorios y el aumento del nivel del mar amenaza nuestra agricultura, tenemos la responsabilidad compartida de trabajar juntos para hacer frente al cambio climático, al igual que el deber de promover un modelo de crecimiento que proporcione a nuestros jóvenes nuevos puestos de trabajo y oportunidades económicas».

Nasser Kamel , secretario general de la Unión por el Mediterráneo (UPM), señaló: « Estamos ante una situación de emergencia climática en el Mediterráneo. Y es fácil entender que los entes locales y regionales están en la vanguardia a la hora de abordar los efectos del cambio climático. Las ciudades y regiones son la primera línea defensiva. ‎El éxito de unas acciones eficaces para mitigar los efectos negativos del cambio climático y adaptarse a ellos depende, en gran parte, de las medidas reguladoras que estos entes aplican, las políticas que adoptan y los proyectos que ejecutan. ‎La UPM está dispuesta a apoyar, codo con codo con la ARLEM, los esfuerzos para ayudar a los entes locales y regionales a afrontar este reto común».

«El mar es testigo vivo de la situación de deterioro que sufre nuestro medio ambiente. Hasta 30 000 botellas acaban en el Mediterráneo cada minuto. Es urgente e imprescindible llevar a cabo una transición sostenible, y la economía azul es una oportunidad para lograrlo». Tal fue el mensaje clave de Vincenzo Bianco , concejal del Ayuntamiento de Catania y presidente de la Asociación Nacional de Municipios Italianos, en el contexto de la aprobación de su informe sobre la economía azul .

La Asamblea también aprobó un informe sobre el tema Integración euromediterránea: papel de los entes locales y regionales , elaborado por Jihad Khair , alcalde de Beit Sahour (Palestina), que declaró: «Los entes locales y regionales han demostrado ser fundamentales para impulsar la integración regional en el Mediterráneo y debemos continuar nuestros esfuerzos en la misma dirección. Nuestro marco común de acción es la Agenda 2030 de las Naciones Unidas y sus objetivos de desarrollo sostenible, y estos solo pueden alcanzarse con la participación activa de los entes locales y regionales. Dos ámbitos prioritarios deben impulsar nuestra cooperación: migración y cambio climático. Juntos podemos avanzar mucho mejor».

El 11.º pleno de la ARLEM fue inaugurado por Ada Colau , alcaldesa de Barcelona, y Alfred Bosch, miembro del CDR y consejero de Acción Exterior, Relaciones Institucionales y Transparencia de la Generalitat de Cataluña.

En la reunión se produjo el nombramiento de Musa Hadid , alcalde de Ramala y presidente de la Asociación de Entes Locales de Palestina (APLA), como copresidente de la ARLEM en representación de los miembros no pertenecientes a la UE. «Quiero agradecer a mis colegas la oportunidad de copresidir la red de la ARLEM. Debemos seguir reforzando nuestra cooperación para superar los numerosos retos que afrontamos».

Los miembros nombraron a Lizzy Delaricha, alcaldesa de Ganei Tikval (Israel), ponente de un próximo informe sobre la digitalización de las pequeñas empresas.

Agnès Rampal , concejala de Niza (Francia) y presidenta de la Comisión Euromediterránea del Consejo Regional de Provenza-Alpes-Costa Azul, fue nombrada ponente de un informe titulado «El papel de la agricultura en las zonas sensibles al clima», que concibe como una contribución clave a un Pacto Verde para el Mediterráneo.

En la 2.ª edición del Premio ARLEM al Emprendimiento local joven en el Mediterráneo resultó galardonada Rima Dates , empresa argelina que fabrica productos a base de dátiles, como jarabe, vinagre de dátiles y dátiles rellenos de frutos secos y chocolate. El cofundador Hammou Boussada , declaró: « Empezamos con el objetivo de reelaborar los dátiles tradicionales de tradicionales para comercializar nuevos productos de manera moderna. Ahora estamos orgullosos del impacto positivo que nuestra empresa ha tenido en la comunidad local. El Premio ARLEM supone una motivación adicional para continuar nuestra expansión con el mismo espíritu de sostenibilidad y cambio social positivo» .

Se preseleccionaron otras cuatro empresas: una empresa emergente de reciclado  del Líbano y tres de Israel (una  empresa de energía de las olas , una asociación de formación sin ánimo de lucro y un acelerador de empresas , también sin ánimo de lucro). Entre los criterios de selección del Premio ARLEM cabe señalar la repercusión en la creación de empleo, el impacto en la comunidad, el valor innovador, el respeto de los derechos sociales de los trabajadores y que los entes locales o regionales apoyen o faciliten su realización. Cuarenta proyectos de diez países diferentes presentaron su candidatura al Premio ARLEM de 2020.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.