El nuevo informe de la EASAC evidencia la necesidad de aplicar una agricultura regenerativa

El informe muestra que la restauración de la biodiversidad en los suelos, particularmente en los pastizales, puede aumentar drásticamente su capacidad para capturar y almacenar carbono


661

 

La agricultura es el principal impulsor de la deforestación global y la conversión de la tierra; los sistemas alimentarios representan más de un tercio de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, lo que la convierte en una de las principales causas del cambio climático. Un nuevo informe de las Academias Nacionales de Ciencias de Europa proporciona evidencia de que una transformación hacia la agricultura regenerativa tiene claves prometedoras para reducir los riesgos climáticos al tiempo que proporciona alimentos a la creciente población mundial y mejora la biodiversidad.

 

Informe de cobertura

“Transformar la agricultura es el mayor tesoro sin explotar del planeta para hacer frente a la crisis climática. La agricultura convencional a gran escala actual tiene un enorme impacto negativo en el suelo. La erosión del suelo, la pérdida de flora y fauna y, por lo tanto, de nutrientes en los suelos, se ha convertido en un factor importante en Europa”, explica el Prof. Thomas Elmqvist, uno de los autores principales del primer análisis científico de EASAC sobre el potencial de la agricultura regenerativa.

El informe muestra que la restauración de la biodiversidad en los suelos, particularmente en los pastizales, puede aumentar drásticamente su capacidad para capturar y almacenar carbono

 

Vulnerabilidad

Si bien es responsable de un tercio de las emisiones globales de carbono, la agricultura es extremadamente vulnerable a los efectos del cambio climático, como los cambios en la temperatura y las precipitaciones. Cada vez más agricultores, y en particular los pequeños agricultores que producen alrededor de un tercio de los alimentos del mundo, están luchando con las pérdidas de cosechas y ganado mientras intentan adaptarse a las condiciones climáticas cada vez más irregulares causadas por un clima cambiante. “Literalmente estamos aserrando la rama en la que estamos sentados”, dice Orsolya Valkó del Instituto de Ecología y Botánica de Hungría.

 

Necesidad de proteger la escala de producción de alimentos

“Parece existir la creencia de que la agricultura regenerativa solo se puede aplicar a pequeña escala, y que cualquier cambio en las prácticas agrícolas industriales actuales hará que sea imposible alimentar a una población mundial en crecimiento”, explica el profesor Thomas Elmqvist. “Pero lo contrario es cierto: tenemos tal vez una década para una transformación masiva. Necesitamos involucrar a los agricultores industriales y adoptar una perspectiva de paisaje para alcanzar los objetivos. En última instancia, solo podemos proteger la escala de la producción de alimentos al pasar de enfatizar solo la cantidad de producción agrícola a una mayor calidad y valor nutricional de los productos agrícolas”.

No hay contradicción con las tecnologías modernas de mejoramiento de plantas y animales.
Los resultados de EASAC demuestran que muchas de las prácticas analizadas muestran sinergias entre la captura y el almacenamiento de carbono y la mejora de la biodiversidad, sin tener grandes efectos negativos en la producción de alimentos a largo plazo.

Los científicos subrayan que la agricultura regenerativa no contradice el uso de tecnología moderna de reproducción de plantas y animales, la labranza, el uso de fertilizantes minerales o pesticidas. En cambio, apunta a un uso limitado y más específico. El uso de pesticidas químicos, por ejemplo, se puede reducir mediante el uso de alternativas biológicas, el empleo de cultivos modificados genéticamente que sean resistentes a los patógenos o incluso la introducción de depredadores.
 

 

 Estrategias de biodiversidad

La agricultura regenerativa puede extraer grandes cantidades de CO2 de la atmósfera y retenerlo en el suelo. “Estamos literalmente parados sobre el almacenamiento de captura de carbono más grande y potente del planeta”, dice Orsolya Valkó. “Muchas pruebas de campo muestran qué tan alto es el rendimiento de almacenamiento del suelo. Si queremos no solo preservar la biodiversidad, expandir la producción de alimentos y al mismo tiempo luchar contra el cambio climático.

EASAC recomienda que los Estados miembros den prioridad a la agricultura regenerativa al implementar la nueva Política Agrícola Común. Esto incluye una mayor diversificación dentro y entre los cultivos, introducción de cultivos permanentes y perennes, agrosilvicultura ampliada y cultivos intercalados, mantenimiento de la cubierta vegetal verde en todos los campos agrícolas durante todas las estaciones y labranza reducida.

El informe da la bienvenida a las estrategias de biodiversidad y de la granja a la mesa de la Unión Europea como pasos en la dirección correcta, pero subraya que los gobiernos han hecho poco hasta ahora para implementarlas. “Necesitamos políticas nítidas e instrumentos económicos nítidos”, dice Elmqvist. “Apuntar a la escala de la granja es insuficiente. Los esquemas financieros también deberían beneficiar a las comunidades y asociaciones de agricultores que gestionan los paisajes de manera coordinada”.

El informe completo estará disponible aquí a partir del 5 de abril de 2022.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA