Delitos ambientales, un negocio muy atractivo para los criminales

Un informe de Europol profundiza en las principales tipologías de delitos medioambientales investigados y a partir de éste se ha realizado un análisis en profundidad de la inteligencia estratégica y operativa


758

Los delitos ambientales generan millones de euros en dinero sucio solo en la UE cada año, por ello sigue siendo un gran desafío para las fuerzas del orden vincular los casos con las actividades del crimen organizado. Las discrepancias legales entre países, el bajo riesgo de detección y las sanciones marginales hacen que los delitos ambientales sean un negocio muy atractivo para los empresarios criminales. 

Sin embargo, los delitos contra el medio ambiente están atrayendo cada vez más la atención a medida que el cambio climático se ha vuelto crucial en la agenda de los responsables políticos. La nueva evaluación de amenazas de Europol contra los delitos medioambientales en la era del cambio climático ofrece el panorama de inteligencia más completo hasta la fecha sobre este fenómeno criminal en la UE.  

A los efectos de esta evaluación de amenazas, se realizó un análisis en profundidad de la inteligencia estratégica y operativa aportada a Europol. Esta inteligencia se refiere a cientos de investigaciones respaldadas por el Proyecto de análisis EnviCrime de Europol, desde su establecimiento en 2017 hasta el presente.

La directora ejecutiva de Europol, Catherine de Bolle, declara que "las investigaciones policiales en toda la UE muestran que hay un componente de crimen organizado detrás de la mayoría de los esquemas de delitos ambientales, que a menudo están liderados por empresas comerciales legales. En Europol, también hemos visto un fuerte aumento en el número de casos transfronterizos. Por este motivo, es necesario un enfoque de investigación coordinado, y Europol está bien posicionada para ayudar a las autoridades nacionales a abordar este desafío creciente.

Los delitos ambientales detectados pueden incluir recogida, transporte, valorización o eliminación inadecuados de los residuos; explotación ilegal de una planta en la que se realice una actividad peligrosa; destrucción, posesión o comercio de especies de animales o plantas protegidas y comercialización o uso de sustancias que agotan la capa de ozono, entre otros

 

Resultados clave 

La mayoría de los actores de delitos ambientales son propietarios/operadores de negocios legales oportunistas que deciden aumentar sus posibilidades de obtener ganancias estableciendo una empresa delictiva. Estas redes están compuestas principalmente por asociados de bajo nivel que operan bajo el mando de pocos líderes y se ubican lejos de las actividades delictivas.

Para el blanqueo de ganancias ilícitas, los delincuentes utilizan principalmente los mismos negocios legales en los que operan (es decir, negocios de gestión de residuos, tiendas minoristas, empresas pesqueras, etc.). El fraude documental, el abuso de las discrepancias en la legislación y la corrupción generalizada son las piedras angulares de la infraestructura de delitos contra el medio ambiente.

Las redes delictivas de la UE se dirigen cada vez más a Europa central y oriental para traficar residuos ilícitos producidos en Europa occidental. Fuera de la UE, los traficantes europeos apuntan principalmente al sudeste asiático como destino de desechos plásticos ilícitos y embarcaciones al final de su vida útil, y a África para desechos de equipos eléctricos y electrónicos. 

Los residuos relacionados con la producción de drogas sintéticas y de precursores de drogas sintéticas son una de las principales fuentes de daños medioambientales vinculados a la delincuencia organizada en la UE.

Las redes criminales también explotan los sistemas de certificados de energía y los esquemas de comercio de emisiones y esta actividad fraudulenta está destinada a aumentar.

 

Legislación

Uno de los principales desafíos para la aplicación de la ley sigue siendo la identificación de las redes criminales detrás de los delitos ambientales. Gran parte de las actividades delictivas ambientales son realizadas por empresas legales, lo que hace que estos delitos sean menos visibles. Los negocios a menudo se abren y disuelven rápidamente y las rutas comerciales cambian con frecuencia. Esto indica la adaptabilidad de las redes criminales y su tendencia a utilizar esquemas innovadores para encubrir sus operaciones.

El informe de Europol profundiza en las principales tipologías de delitos medioambientales investigados en la UE, a saber, delitos de residuos y contaminación, tráfico de vida silvestre, pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, delitos forestales y comercio ilegal de mascotas. Se presta especial atención al cambio climático, que funciona como un factor de empuje y atracción para el crimen organizado. Es probable que la creciente escasez de recursos naturales desencadene los intereses del crimen organizado en términos de ganancias sobre su asignación futura.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA