La falta de agua potable mata más niños que las balas en los países en conflicto

La falta de agua potable es mucho más mortal para los niños que la guerra en más de una docena de países afectados por conflictos

UNICEF / Souleiman - En el campamento provisional de Ain Issa, a 50 km al norte de Raqqa en la República Árabe Siria, Horriya, de 12 años, lleva un bidón de agua (2017)


468


El estudio de UNICEF realizado en 16 naciones sobre cómo los suministros de agua afectan a los niños atrapados en emergencias, también muestra que los niños menores de cinco años tienen en promedio más de 20 veces más probabilidades de morir por enfermedades relacionadas con el agua insegura y el mal saneamiento que por el conflicto.

"Las probabilidades ya están en contra de los niños que viven en conflictos prolongados, y muchos no pueden llegar a una fuente de agua segura", dijo la Directora Ejecutiva de UNICEF, Henrietta Fore. "La realidad es que hay más niños que mueren por falta de acceso a agua segura que por las balas".

Según el informe, cada año, 85.700 niños menores de 15 años mueren por diarrea relacionada con instalaciones de agua, saneamiento e higiene inseguras (WASH, por sus siglas en inglés), en comparación con 30,900 del conflicto.

Alrededor de 72.000 menores de cinco años mueren anualmente por enfermedades similares relacionadas con problemas de acceso a WASH, en comparación con 3.400 por violencia relacionada con la guerra.

UNICEF estudió datos de Afganistán, Burkina Faso, Camerún, República Centroafricana, Chad, República Democrática del Congo, Etiopía, Irak, Libia, Mali, Myanmar, Somalia, Sudán del Sur, Sudán, Siria y Yemen.

Comparó las estimaciones de mortalidad de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para “violencia colectiva” y “enfermedad diarreica”.

En promedio, las estimaciones de mortalidad fueron más altas para las enfermedades diarreicas que para la violencia en los menores de 15 años, excepto en Libia, Irak y Siria.

El informe de la ONU destaca que los menores de cinco años tenían más probabilidades de morir a causa de enfermedades diarreicas en todos los países, excepto Libia y Siria.

Los niños 'siempre más vulnerables'

Cientos de millones de jóvenes viven en áreas afectadas por la guerra, dijo la agencia de la ONU, señalando que ahora hay más países involucrados internamente e internacionalmente que en ningún otro momento en los últimos 30 años.

Destaca el hecho de que los niños "siempre están entre los más vulnerables" y enfrentan una multitud de amenazas relacionadas con la falta de servicios de agua potable, saneamiento e higiene.

Estos incluyen la desnutrición y enfermedades prevenibles, como diarrea, fiebre tifoidea, cólera y polio.

Las niñas especialmente vulnerables a la violencia sexual

Las niñas se ven particularmente afectadas, insiste UNICEF, advirtiendo que se enfrentan a ser víctimas de violencia sexual cuando recolectan agua o se aventuran a usar letrinas.

Además, luchan por administrar la higiene menstrual, y pierden lecciones durante la menstruación si sus escuelas no cuentan con instalaciones adecuadas de agua y saneamiento, señala UNICEF.

Otra consecuencia del conflicto armado que enfrentan las personas es el acceso limitado a equipos y consumibles esenciales, como combustible o cloro. Estos pueden ser "agotados, racionados, desviados o bloqueados para la entrega", señaló la agencia a principios de este año.

"Con demasiada frecuencia, los servicios esenciales se niegan intencionalmente", dijo UNICEF, citando que los ataques a las redes de agua "cortan los servicios durante semanas, lo que obliga a los niños a buscar agua en temperaturas extremas".

Como ejemplo de los peligros que enfrentan, durante una crisis de agua en Aleppo en el verano de 2015, tres niños murieron mientras recolectaban agua para sus familias, señaló el informe.

Ayudando a los sirios desplazados cerca del antiguo bastión del Estado Islámico

Hoy en día, la agencia ayuda a los sirios desplazados mediante la entrega de agua en camiones a los campamentos, incluidos los que están cerca de Raqqa, antiguo bastión de la red terrorista ISIS.

Entre los que se han beneficiado se encuentra Horriya, de 12 años, quien junto con su familia, realizó un viaje de tres días desde Raqqa en 2017 para escapar de la violencia.

"No tenía miedo en el camino", dice Horriya en el informe. “Escuchamos aviones y bombardeos, pero estamos acostumbrados a eso. Los vemos y los escuchamos todos los días ".

UNICEF también ha instalado letrinas, duchas y tanques de almacenamiento de agua en los campamentos y ha distribuido kits de higiene familiar para proteger a los niños contra las enfermedades transmitidas por el agua en los campamentos, incluso en los alrededores de Raqqa.

En 2018, UNICEF proporcionó a 35,3 millones de personas acceso a agua potable para beber, cocinar e higiene personal.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.