"La misión de PreZero en España y Portugal es trabajar para avanzar hacia un futuro más limpio"

Entrevista a Gonzalo Cañete, consejero delegado de PreZero en España y Portugal


2205

El desembarco de un gigante de la economía circular. Así se resume la llegada de PreZero a la península ibérica. La compañía multinacional, integrada en el Grupo alemán Schwarz, adquiría hace pocos meses CESPA, la filial medioambiental de Ferrovial. Gonzalo Cañete ha sido elegido para tomar las riendas de esta nueva etapa como consejero delegado de PreZero en España y Portugal, tras casi dos décadas trabajando dentro del sector servicios.

Durante nuestra visita a las oficinas de PreZero en Madrid pudimos ser testigos de la ilusión que se respira en la compañía, que encara una nueva era con importantes retos en el horizonte. Desafíos que asume Gonzalo Cañete con una determinación y ambición sorprendente, su mirada no deja ninguna duda de que PreZero tiene a la persona más adecuada para liderar la compañía y convertirla en el aliado principal hacia una economía circular.

 

PreZero cuenta con una dilatada y exitosa trayectoria internacional y forma parte de un grupo empresarial muy diversificado, ¿cómo afronta la compañía esta nueva etapa?

Con muchísima ilusión, el proceso de desinversión del grupo Ferrovial ha sido largo y ha culminado de la mejor de las maneras. PreZero es una compañía que se dedica en exclusiva a medioambiente y es una compañía que ha comprado a perpetuidad, quiere estar en España y Portugal. Algo que con todos los cambios actuales en el sector es un atributo muy valioso, evitando la visión cortoplacista.

 

¿Cuál es la estrategia y la misión en España y Portugal?

La misma que en toda Europa: trabajar conjuntamente con los clientes para avanzar hacia un futuro más limplio. Eso se materializa continuando con el trabajo que ya realizábamos hasta ahora, tanto en la división de servicios urbanos como en seguir profundizando en las áreas de tratamiento más tradicional, y por supuesto los servicios industriales.

También incidir en todo lo relacionado con economía circular, centrándonos no tanto en plantas clásicas como los ecoparques sino en plantas innovadoras como la que tenemos de escamas de PET o la planta de biometano que tenemos en Madrid en Valdemingómez hasta convertirlas en una de las más relevantes a nivel europeo.

"Los tres pilares de la compañía son: servicios urbanos, tratamiento de residuos y economía circular, todo siempre con la tecnología y conexión con la ciudadanía como valores trasversales".

 

¿Cuáles son los objetivos de la compañía en el corto, medio y largo plazo?

En términos de objetivos, queremos consolidarnos y ser socio de referencia de las ciudades y de las comunidades autónomas en las que operamos y también avanzar en iniciativas privadas.

 

Ciudades, empresas, personas, ¿cuáles son los pilares de actividad de la compañía?

Principalmente se agrupan en tres puntos: el primero, los servicios urbanos, que comprende todos los servicios de las ciudades como por ejemplo el contrato que acabamos de renovar en la ciudad de Madrid; el segundo, el tratamiento, incluyendo las recogidas industriales y el tercero la economía circular, como la planta de PET en Les Franqueses del Vallès, la de biometano en Valdemingómez y otras en curso. Sin duda, la fracción orgánica va a tener mucho que decir en este aspecto.

Estos ejes de actividad se apoyan en dos pilares transversales: uno de ellos es la tecnología, donde el sector tiene el reto de seguir avanzando y profundizando del uso masivo de la misma en todos los niveles. Y el segundo, la conexión con la ciudadanía, tenemos que profundizar y ser capaces de escuchar, sobre todo en servicios urbanos y servicios de limpieza, recogida o jardinería. Es muy importante incorporar lo que dicen los perceptores del servicio que prestamos.

 

¿Qué valores diferenciales ofrece PreZero para una transición hacia la sostenibilidad?

La experiencia es uno de nuestras grandes bazas, PreZero cuenta con 50 años de presencia en España gracias a CESPA y la empresa aporta a toda esta trayectoria una apuesta decidida por la circularidad y todo lo que ello conlleva.

De nuevo, continuando con la propia tradición que teníamos en CESPA, seguimos siendo una compañía extremadamente orientada al cliente, creemos que uno de los valores es la excelencia operativa en los servicios que prestamos. Esto nos hace ser un socio de referencia.

Y por último, ahondando en un valor que teníamos en CESPA y que se profundiza con la llegada de PreZero, es el compromiso con las comunidades en las que operamos. Nosotros no pretendemos hacer presentaciones fabulosas sobre RSC, en cambio, nos retratamos en los hechos: tenemos buenos ejemplos como la Escuela de Oficios que realizamos en Madrid a finales del año pasado, donde hemos hecho dos talleres que han facilitado la empleabilidad de colectivos en dificultades. En este caso nos dirigíamos al colectivo de víctimas de violencia de género, y mujeres víctimas de trata. Lo hemos hecho conjuntamente con el Ayuntamiento de Madrid y con Mercamadrid formando a 20 personas, ofreciéndolas una oportunidad laboral en nuestros contratos.

 

Las ciudades y los ciudadanos son cada vez más demandantes de servicios urbanos eficientes y sostenibles, ¿cuáles son las apuestas de PreZero?

Una de las pocas buenas cosas que ha tenido la pandemia es que ha puesto en valor los servicios esenciales que prestamos. A veces podemos llegar a ser invisibles para la ciudadanía: uno espera que la calle esté limpia, que le recojan la bolsa de basura y que luego pase algo, eso desaparece y la siguiente botella que compramos esté hecha con plástico reciclado. Pero entre medias, pasan muchas cosas y hay mucho trabajo.

Lo principal es que la sociedad valore lo que estamos haciendo, así como ponerlo en valor. Una vez hecho eso, hemos dado un pequeño paso adelante, incorporando feedback de los ciudadanos.

"A veces podemos llegar a ser invisibles para la ciudadanía: uno espera que la calle esté limpia o que la botella que compramos esté hecha con plástico reciclado, pero entre medias hay mucho trabajo".

Y en términos de tratamiento y economía circular, también estamos muy comprometidos con contar lo que hacemos ya que hay mucha profesionalidad, tecnología e inversión. Tenemos en algunos centros con muchas visitas de escolares, colectivos, asociaciones y es impresionante cómo les sorprende cuando ven las dimensiones de la instalación. Sabemos que es un ejercicio de pedagogía al que debemos contribuir.

 

Ciudades como Murcia o Madrid son algunas de las puntas de lanza de PreZero en España, ¿cómo entendéis la gestión de los servicios medioambientales en estas ciudades?

Nuestra participación en las ciudades va mucho más allá de los servicios que prestamos. Madrid o Murcia son un buen ejemplo, el Consorcio de Servicios Medioambientales de Toledo o el Cabildo de Gran Canaria. Me atrevo a decir que somos verdaderos socios de nuestros clientes.

Ofrecemos soluciones que facilitan su día a día, invertimos en innovar en esas soluciones y las mejoramos poco a poco para que estén en la vanguardia de la industria de manera eficiente, permitiendo el mejor uso de los recursos de nuestros clientes.

Por eso donde nos sentimos cómodos es en contratos a largo plazo y con clientes que nos acompañan en esta visión, contratos de inversiones mayúsculas en los que los resultados no se pueden ver a corto plazo, se trata de prestar un buen servicio en el largo plazo.

Aproximadamente el 80% de los contratos que tenemos son así, y los solemos renovar, eso dice mucho porque generamos tal valor y conocimiento que se traduce en una tasa de renovación muy alta.

 

PreZero cuenta con ejemplos punteros de innovación aplicada en economía circular como las plantas de Les Franqueses del Vallès, de rPET, y Tudela de Duero, de residuos farmacéuticos, ¿qué papel juega la innovación en la actividad de la compañía y para impulsar una economía más eficiente con el uso de los recursos?

Tenemos un departamento exclusivamente dedicado a investigar y desarrollar proyectos de innovación. Para nosotros es una línea fundamental, de ahí que seamos la única empresa por ejemplo, que haya probado con todas las tecnologías, en términos de la robótica disponible, para incorporar la inteligencia artificial al tratamiento de residuos.

Nosotros estamos ya pensando en la planta del futuro, la planta 4.0, la visualizamos y trabajamos para conseguirla.

"Tenemos un departamento exclusivamente dedicado a investigar y desarrollar proyectos de innovación, para nosotros es fundamental".

En términos de servicios urbanos, exactamente igual, participamos en iniciativas como REMAD para incentivar la separación en origen. Contamos con un equipo de gente que está trabajando día a día para proponer soluciones.

En este aspecto hemos ganado mucho con PreZero, sobre todo en lo relativo a la economía circular, las plantas de reciclaje de aluminio o PET. Vamos a conectar lo que hacíamos con lo que se hace en PreZero y consolidarlo.   

 

El compromiso social es uno de los pilares de PreZero, tanto dentro como fuera de la compañía. ¿En qué pilares sustenta la compañía este compromiso? ¿Cómo lo articuláis?

Las empresas de vanguardia podemos hacer mucho. Los que hemos estado en otras geografías hemos visto cuánto se puede hacer desde el sector privado por la sociedad.

En PreZero tenemos el compromiso y la obligación de que el impacto que generamos en la sociedad también se materialice en términos sociales: contamos con una Escuela de Oficios, que ya mencioné antes, y también hemos puesto en marcha iniciativas como Súmate, el programa de acción social de PreZero España para realizar proyectos sociales en los lugares donde operamos. Supone un compromiso compartido entre la organización y los empleados para mejorar las condiciones de vida de las personas en situación de vulnerabilidad y contribuir a un entorno más sostenible.

ONGs y fundaciones pueden presentar proyectos a través de un concurso abierto y prioritariamente enfocados en dos ámbitos: la inclusión sociolaboral y la concienciación medioambiental. Los empleados deciden, mediante su voto, los proyectos ganadores y PreZero igualará la cantidad aportada por los empleados. Enmarcado en este programa está ‘Súmate por Ucrania’, una campaña que se justifica por su urgencia y necesidad, en el que apoyaremos el proyecto ‘Sonrisas a Ucrania’ de la Fundación Gomaespuma.

"En PreZero tenemos el compromiso y la obligación de que el impacto que generamos en la sociedad también se materialice en términos sociales".

 

¿Cómo veis el futuro de los residuos?

En 2020 la tasa de reciclaje de los estados de la Unión Europea era del 50 %, y esto va a ir subiendo a razón de un 5 % cada 5 años hasta situarse en el 65 % en 2035. Para 2035 tendremos que estar en un porcentaje máximo del 10% destinado a vertedero. España cerró en 2020 en el 36% y en vez de verlo como un problema, lo planteamos como una gran oportunidad: de generar una industria nueva y de vanguardia que viene para quedarse. El reto de la sostenibilidad y tener un futuro más limpio no es de la industria, es un cambio social que está ocurriendo y España tiene capacidad para liderar proyectos de economía circular. Nosotros podemos ser un socio clave para esto, ser un elemento más que contribuya para conseguir esos objetivos, ya que creemos que el futuro pasa por ahí.

"En 2020, la tasa de reciclaje en Europa era del 50 %, España cerró ese año en el 36%. Nosotros lo planteamos como una gran oportunidad de generar una industria nueva y conseguir un futuro más limpio".

Tenemos claro que siempre que ha habido retos de este calibre y la mejor colaboración ha sido la colaboración público-privada. Colaboración leal entre las administraciones públicas e incorporación del conocimiento de las empresas privadas.

 

La colaboración entre la administración y la empresa para avanzar en materia de sostenibilidad es una de las palancas necesarias para impulsar la transición a la circularidad. ¿Qué otras creéis necesarias en España?

Es absolutamente imprescindible por las inversiones que han de acometerse, por la complejidad de las actuaciones y por el condicionamiento técnico, pero también la sociedad tiene que entender y que creerse que es parte de esto. Es imprescindible abundar en las recogidas separadas y abordar la normativa que favorezca el uso de materiales reciclados.

Hablábamos también del biometano, una industria que aquí en España está totalmente infradesarrollada cuando tenemos una oportunidad mayúscula de subirnos a un tren clave, pero hace falta que la legislación favorezca de algún modo esa industria y no estoy hablando de subsidios. No creemos en PreZero que los subsidios sean la mejor fórmula, ahora bien, sí se puede incentivar la demanda de otras formas.

 

La transformación de residuos en energía renovable se abre paso en pro de la economía circular, ¿cuál es vuestra visión al respecto?

El Foro de los Generadores de Energía de Residuos, el cual me honra presidir, también trabaja para que este biogás sea utilizado masivamente para generar biometano o en su defecto energía eléctrica. El biometano, con una amplia capacidad de desarrollo en España, es un gas verde equiparable al gas natural pero con origen renovable, el cual se puede inyectar directamente en el sistema gasista y evita la emisión de CO2 a la atmósfera.

En este sentido, en PreZero somos pioneros en España y Portugal en la implantación de este tipo de tecnologías. Instalamos nuestro primer motor de biogás en 1999 en el Centro de Tratamiento de Residuos de Murcia y, desde entonces, hemos incrementado sustancialmente nuestra capacidad de producción. Un buen ejemplo es la planta que operamos en Valdemingómez para el Ayuntamiento de Madrid, la única en España con un tamaño industrial y que produce biometano a partir del biogás generado por los residuos municipales recogidos separadamente. En esta planta, mediante un proceso de upgrading a este gas natural renovable, producimos la energía limpia suficiente para abastecer a más de 20.000 hogares anualmente.

 

Recogidas selectivas, tratamientos avanzados, movilidad sostenible, ¿dónde veis más potencial de mejora? ¿Qué soluciones aporta PreZero?

En la parte de economía circular es dónde hay que hacer más hincapié. Tenemos por delante todos los fondos de la Unión Europea que habrá que ver cómo se materializan y cuál es la foto final gracias a ellos, pero creo que perderíamos una gran oportunidad si no incorporamos la economía circular como uno de los pilares en los que invertir.

Y por supuesto, el impacto que nuestras actividades generan en términos de movilidad, no es despreciable. Por nuestra parte tenemos clara la necesidad de incorporación de flota limpia con menos emisiones y que tengan menores emisiones acústicas. En ese aspecto, creemos que la tendencia al uso de combustibles limpios de camiones de gas natural o eléctricos facilita o potencia ese eje.

 

Cuenta con una larga trayectoria en su paso por Ferrovial, ocupando diferentes puestos en diferentes países ¿Cómo afrontas esta etapa?

Llevaba muchos años en Ferrovial, empecé en consultoría, y después de 18 años, he dado vueltas en diferentes sectores y países.

Habiendo trabajado en Reino Unido o EEUU, una experiencia como ésta la afronto con toda la ilusión. Es una compañía multinacional, una empresa con presencia en muchísimos países, lo que enriquece la prestación de los servicios, te permite incorporar mejores prácticas de otros países y te abre la perspectiva.

Y un aspecto en el que, humildemente, creo que puedo aportar diferencialmente es que tras tantos años en la compañía, soy plenamente consciente de la cantidad de talento que tenemos en la misma. Uno de los principales retos que tengo es ser capaz de poner de manifiesto todo ese talento que tenemos y ponerlo a disposición de las soluciones y los servicios que prestamos.

"Soy plenamente consciente de la cantidad de talento que tenemos en esta compañía. Uno de los principales retos que tengo es poner todo ese talento a disposición de las soluciones y los servicios que prestamos".

 

¿Qué objetivos se marca?

Ese objetivo anterior es un catalizador para todo lo demás: prestar mejor servicio a nuestros clientes y facilitar el crecimiento: tenemos objetivos ambiciosos y creemos que estamos en disposición de conseguirlos. Sin embargo, el valor fundamental no es otro que el equipo humano que forma PreZero. Cada día se levantan en España y Portugal 17.000 personas en la compañía para hacer que la vida de los ciudadanos en las regiones donde operamos sea más sencilla con los servicios que prestamos.

 

Para finalizar, si cierra los ojos, ¿cómo ve a PreZero en los próximos 5 o 10 años?

A PreZero hoy la veo muy bien, una empresa que genera confianza en sus clientes, siendo la calidad y la excelencia operativa nuestro sello distintivo. Una empresa enfocada al rigor técnico y a la prestación de servicios de calidad. Veo a PreZero en el futuro profundizando en ese pilar de excelencia operativa. Escuchar a todos los stakeholders es lo que nos va a permitir aportar soluciones para un futuro más limpio y seguir siendo un socio de referencia para aún más clientes.

Tenemos un futuro prometedor.


 

PreZero: Una nueva forma de pensar para un futuro más limpio

Aún no se ha cumplido ni un año desde que PreZero, compañía del Grupo Schwarz, llegase a un acuerdo de compra del negocio de Medio Ambiente en España y Portugal de Ferrovial Servicios. La transacción, comprendió el traspaso de los negocios de medio ambiente y recogida, tratamiento y reciclaje de residuos, alcanzando un enterprise value de 1.032  millones de euros, que incluye capital y deuda.

PreZero es proveedor internacional de servicios medioambientales que cuenta, tras esta operación, con unos 30.000 empleados y unas 430 localizaciones en Europa y Norteamérica. Ahora mismo son uno de los socios de referencia en soluciones medioambientales para la reducción y el reciclaje de residuos y su máxima es avanzar hacia una sociedad de residuo cero.

 

La visión de la compañía

Desde PreZero son conscientes de punto de inflexión en el que nos encontramos como sociedad mientras evolucionamos desde el tradicional modelo de economía lineal, basado en producir, usar y tirar, hacia el nuevo paradigma de la economía circular, que consiste en reducir, reutilizar y reciclar.

En este momento es imprescindible avanzar hacia la descarbonización de la economía para reducir las emisiones y el consumo de los recursos naturales, además de potenciar el aprovechamiento de la energía verde.

En la compañía tienen claro que en esta transición hacia una economía circular, juegan un papel fundamental y tienen la oportunidad de transformar sus plantas de tratamiento de residuos en centros de producción de nuevas materias primas secundarias o energía sostenible. Donde unos ven residuos, en PreZero ven recursos y ven la sostenibilidad como la única vía posible.

Con la sostenibilidad como bandera y sabiendo que el cambio climático es uno de los mayores desafíos de nuestro tiempo fijan sus objetivos climáticos sólidos basados en la ciencia. Con su actividad, contribuyen a alcanzar el objetivo marcado por el Acuerdo de París de limitar el calentamiento global muy por debajo de los 2°C.

 

Los valores de PreZero

La compañía ha diseñado una agenda responsable, acorde con los Objetivos de Desarrollo Sostenible, cuyas líneas estratégicas son la gobernanza responsable, el medioambiente, la inserción sociolaboral, la innovación social y el cuidado de las personas. Estas líneas se materializan a través de iniciativas concretas como son la contratación de colectivos vulnerables, el emprendimiento inclusivo, el voluntariado, la economía circular, la descarbonización, la igualdad de oportunidades y la promoción de la salud y el bienestar de todas las personas que forman la compañía.

Entidad
PreZero

PreZero

RRSS
Tags
PreZero


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA