La industria de la moda debe cambiar hacia un modelo de 'economía del bienestar'

Un estudio encargado por la European Environmental Bureau informa de que solo un replanteamiento radical del modelo económico puede frenar el problema de sostenibilidad de la industria de la moda


1283

La adhesión de la moda al crecimiento ha contribuido a que sea una de las industrias más contaminantes, derrochadoras y explotadoras del planeta; sin embargo, las estrategias existentes para abordar la insostenibilidad de la moda, como el uso de más materiales reciclados en la moda rápida o los esquemas de etiquetado, no llegan a cuestionar la problemática dominante de la industria. El modelo económico.

Una investigación, dirigida por el Instituto para el Futuro Sostenible de la Universidad Tecnológica de Sídney, aboga por llevar la moda más allá del crecimiento hacia un sistema en el que la salud humana y ecológica sean lo primero. Usando el concepto de 'economía del bienestar', un término general para describir conceptos económicos alternativos al crecimiento, la investigación identificó cuatro principios rectores para construir una dirección posterior al crecimiento para el sector de la moda de modo que funcione en interés del bien común: 

1. Establecer límites para reducir cuánto se produce y consume de acuerdo con los límites planetarios

 2. Promover la equidad para garantizar la justicia social a nivel mundial 

3. Crear una gobernanza sana y justa para asegurar que la transición sea inclusiva y participativa

 4. Adoptar nuevos sistemas de intercambio donde la ropa y los textiles se proporcionen de manera que no dependan de la sobreproducción y el consumo excesivo

La Dra. Samantha Sharpe, directora de investigación del Instituto para el Futuro Sostenible de la Universidad Tecnológica de Sídney, destaca que: "Todos somos conscientes de los impactos ambientales del sector, las emisiones de carbono, la contaminación del agua y el creciente problema de los desechos textiles y de la ropa, y también estamos muy familiarizados con los estándares de sostenibilidad social deficientes en toda la cadena de suministro. Esto es después de años, décadas en algunos casos, de tratar de abordar estos problemas. Necesitamos urgentemente mirar el sector de una nueva manera. Debemos cambiar el enfoque del crecimiento, la causa de la sobreproducción y el consumo, y ponerlo en el bienestar”.

Emily Macintosh, Oficial de Políticas para Textiles en la European Environmental Bureau, afirma que: “ Desentrañar la obsesión de la industria de la moda con el crecimiento económico es la única forma de detener la sobreproducción y la sobreproducción que daña el medio ambiente. Los políticos tienen la responsabilidad de garantizar que las nuevas normas de la UE sobre la industria textil sean más que un lavado verde de las prácticas habituales. Es hora de mirar más allá del PIB y pasar a los principios de la economía del bienestar para que podamos rediseñar un sistema textil en línea con las necesidades humanas y los límites de nuestro planeta”.

“A pesar de décadas de trabajo de sostenibilidad en el sector de la moda, los impactos ambientales y sociales asociados con el sistema de la moda están empeorando, no mejorando. Esto se debe a que el rápido crecimiento del sector supera el potencial de mejoras para mitigar sus efectos negativos. Seguirá siendo así cuando la lógica que impulse al sector sea generar crecimiento económico. Esperamos que este informe pueda ser la plataforma para la acción política que marque un cambio radical y priorice genuinamente la salud y la supervivencia de la Tierra y todas las especies, incluidos los humanos a través de la expresión y la provisión de moda”, afirman Mathilda Tham y Kate Fletcher, autoras de Earth Logic.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA