Los europeos aprueban el consumo de agua residual reciclada

Una serie de encuestas realizadas en el marco de un proyecto europeo pone de relieve una sorprendente aceptación de la reutilización del agua en tres países europeos, entre ellos España


1478

¿Le repugna la idea de beber agua residual reciclada? Si la respuesta es afirmativa, usted forma parte de la minoría, según una nueva serie de encuestas europeas.

Las encuestas, realizadas en el marco del proyecto financiado con fondos europeos NextGen, mostraron que el factor de rechazo previsto como reacción del público a la reutilización de las aguas residuales no es tan fuerte como cabía pensar. Se encuestó a más de dos mil quinientos ciudadanos de los Países Bajos, España y el Reino Unido para conocer su opinión sobre el reciclaje de las aguas residuales con fines potables y sobre la recuperación de nutrientes de las aguas residuales para cultivar alimentos.

Los resultados sugieren que puede que, en el fondo, la percepción pública negativa que suele citarse como obstáculo en los proyectos de reciclaje de agua a gran escala no sea un impedimento tan grande. Las encuestas, realizadas por la Universidad de Cranfield (el Reino Unido), socia del proyecto NextGen, revelaron que el 75 % de los encuestados en los Países Bajos está a favor o muy a favor de reciclar el agua para producir agua potable. España y el Reino Unido no están muy lejos de esta sorprendente cifra, ya que el 73 % y el 67 %, respectivamente, apoyan la reutilización de las aguas residuales.

La aceptación de los alimentos cultivados con nutrientes recuperados de las aguas residuales fue aún mayor, ya que el 75 % de los encuestados neerlandeses volvió a estar a favor, frente al 85 % de los españoles y el 74 % de los británicos. En una noticia publicada en el sitio web de la revista «Smart Water Magazine», la doctora Heather Smith, de la Universidad de Cranfield, observa: «Examinamos los factores que impulsan las reacciones de la gente, y hay una poderosa influencia de lo que llamamos normas sociales. Las opiniones tanto sobre el agua reciclada como sobre los alimentos se vieron fuertemente influidas por las convicciones de sus redes inmediatas».

 

La importancia de la confianza en la empresa que presta el servicio

Ante la necesidad urgente de aplicar los conceptos de economía circular al agua, la investigación desempeña un valioso papel en la evaluación de la aceptación pública del reciclaje de aguas residuales. ¿Pero de qué depende la aceptación? Según el investigador principal Jos Frijns, del Instituto de Investigación Hídrica KWR, coordinador del proyecto NextGen, depende de la confianza depositada en una empresa de servicio público. «Un elemento de la aceptabilidad del reciclaje de aguas residuales está relacionado con la confianza. La confianza en la calidad del agua y la experiencia personal, pero también en las organizaciones que prestan el servicio».

Frijns cita a los Países Bajos como ejemplo y explica la alta tasa de apoyo del país al reciclaje de aguas residuales. «En los Países Bajos hay una gran confianza en los organismos gubernamentales relacionados con el control y la calidad del medio ambiente. Eso ayuda a que los ciudadanos confíen en las iniciativas de reutilización, y eso podría ser un factor mucho más importante para mejorar la aceptabilidad que simplemente informar y educar».

Aunque los resultados de la encuesta pueden aliviar la preocupación por las reacciones negativas del público ante los proyectos de reciclaje y reutilización de aguas residuales, la doctora Smith cree que «tiene que haber una estrategia de compromiso público a más largo plazo», a lo que añade: «Entender la percepción pública de este tipo de soluciones es solo una parte del rompecabezas». NextGen (Towards a next generation of water systems and services for the circular economy) ha reunido a empresas del sector hídrico, socios industriales, pymes especializadas, institutos de investigación, plataformas tecnológicas y autoridades municipales y regionales. El objetivo es demostrar soluciones innovadoras de economía circular para el uso de recursos en el sector hídrico. El proyecto finaliza en junio de 2022.

RRSS
Archivado en:
Agua, Otros, Europa
Tags
CORDIS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA