Los recursos hídricos son una parte esencial de la solución al cambio climático


1369

El cambio climático afectará la disponibilidad, calidad y cantidad de agua necesaria para las necesidades humanas básicas, lo que socava el disfrute de los derechos básicos de agua potable y saneamiento para miles de millones de personas, advierte el último Informe Mundial sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos de la ONU. Los autores llaman a los Estados a asumir compromisos más concretos para abordar el desafío.

Tal deterioro de la situación solo dificultaría el logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 6, que es parte de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, según el cual el acceso al agua potable y al saneamiento deben garantizarse para todos dentro de diez años. Este será un desafío considerable: 2,2 mil millones de personas actualmente no tienen acceso a agua potable administrada de manera segura, y 4,2 mil millones, o el 55% de la población mundial, carecen de servicios sanitarios administrados de manera segura.

El uso del agua se ha multiplicado por seis en el siglo pasado y aumenta aproximadamente un 1% al año. Sin embargo, se estima que el cambio climático, junto con la frecuencia e intensidad crecientes de eventos extremos (tormentas, inundaciones y sequías), agravarán la situación en países que actualmente experimentan 'estrés hídrico' y generarán problemas similares en áreas que no han sido severamente afectadas. afectado. Además, el informe destaca el hecho de que la mala gestión del agua tiende a exacerbar los impactos del cambio climático, no solo en los recursos hídricos sino en la sociedad en general.

La directora general de la UNESCO, Audrey Azoulay, subraya que "el agua no tiene por qué ser un problema, puede ser parte de la solución". El agua puede apoyar los esfuerzos para mitigar y adaptarse al cambio climático”.

El presidente de ONU-Agua y presidente del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), Gilbert F. Houngbo, dice: “Si nos tomamos en serio limitar los aumentos de temperatura global a menos de 2 ° C y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030, debemos actuar de inmediato. Existen soluciones para gestionar el agua y el clima de manera más coordinada y cada sector de la sociedad tiene un papel que desempeñar. Simplemente no podemos darnos el lujo de esperar ".

 

Efectos sobre la salud, amenaza para la biodiversidad

De hecho, la calidad del agua se verá afectada por el aumento de la temperatura del agua y una disminución del oxígeno disuelto, lo que conducirá a una reducción en la capacidad de auto-purificación de las cuencas de agua dulce. Veremos mayores riesgos de contaminación del agua y de patógenos causados por inundaciones o mayores concentraciones de contaminantes durante los períodos de sequía. Además del impacto en la producción de alimentos, es probable que los efectos sobre la salud física y mental relacionados con enfermedades, lesiones, pérdidas financieras y el desplazamiento de personas sean considerables.

Muchos ecosistemas, particularmente bosques y humedales, también están amenazados, reduciendo la biodiversidad. El suministro de agua se verá afectado, no solo por la agricultura, que representa el 69% de las extracciones de agua dulce, sino también por la industria, la producción de energía e incluso la pesca.

 

Zonas de mayor riesgo: archipiélagos, montañas, zonas tropicales y el extremo norte

Gran parte del impacto del cambio climático en los recursos hídricos se manifestará en los trópicos, donde se encuentran la mayoría de los países en desarrollo, con consecuencias potencialmente apocalípticas para los pequeños estados insulares, algunos de los cuales podrían eliminarse del mapa. Las áreas montañosas también son excepcionalmente vulnerables debido a los impactos en los glaciares de montaña y los nevados, que muestran una tendencia decreciente en casi todo el mundo. Sin embargo, los autores reconocen que persisten una serie de incertidumbres, particularmente a nivel local y debido a la variabilidad estacional de los patrones de lluvia.

 

Soluciones sugeridas: adaptación y mitigación

Ante estas amenazas, el informe destaca las dos estrategias complementarias que se implementarán: adaptación y mitigación:
La adaptación abarca una combinación de opciones naturales, técnicas y tecnológicas, así como medidas sociales e institucionales para mitigar los daños y explotar las pocas consecuencias positivas del cambio climático. Es probable que tenga beneficios muy rápidos, principalmente a nivel local.

La mitigación consiste en las acciones humanas necesarias para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) mientras se explotan los sumideros de carbono para reducir la cantidad de CO2 y otros GEI en la atmósfera. Puede involucrar grandes áreas geográficas, pero con ganancias que pueden extenderse a lo largo de décadas. Sin embargo, las posibilidades de mitigación en la gestión del agua permanecen en gran medida desconocidas.

 

Gestión mejorada de aguas residuales

El tratamiento de aguas residuales también contribuye al cambio climático, ya que genera GEI, lo que representa un estimado del 3% al 7% de todas las emisiones. Estas emisiones surgen tanto de la energía requerida para el tratamiento de aguas residuales como de los procesos bioquímicos utilizados. Pero debido a la descomposición de la materia orgánica que contiene, las aguas residuales no tratadas también son una fuente importante de metano, un poderoso gas de efecto invernadero. El informe señala que las aguas residuales albergan más energía de la necesaria para su tratamiento, siempre que, por supuesto, se aprovechen. Se estima que en todo el mundo, entre 80% y 90%

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.