Los regantes proponen aumentar la regulación hídrica para luchar contra el cambio climático

Fenacore pide un Pacto de Estado que facilite la puesta en marcha de un Plan Nacional de Infraestructuras Hídricas


322

La Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore) propone aumentar la regulación hídrica en 16.000 hectómetros cúbicos para luchar contra el cambio climático, tras la aprobación del anteproyecto de ley por parte del Consejo de Ministros y antes de su remisión como proyecto de ley al Congreso de los Diputados.

Los regantes siempre han defendido la construcción sostenible de obras de regulación (presas, embalses, trasvases…), sobre todo, para prevenir los efectos negativos de las lluvias torrenciales y convertirlas en recursos para las cuencas deficitarias. Unas consecuencias, las inundaciones y sequías, que se agravarán por culpa del cambio climático, a tenor de los últimos estudios publicados al respecto.

En este sentido, Fenacore reitera la urgencia de poner en marcha un Plan Nacional de Infraestructuras Hídricas que siga la estela de los planes estatales de carreteras o de infraestructuras ferroviarias, pese a reconocer que las perspectivas económicas para España dificultarán la necesaria inversión en este tipo de obras.

 

Sumideros de dióxido de carbono

Si el Gobierno quiere alcanzar la neutralidad climática de España de aquí a 2050, los regantes defienden que los cultivos de regadío son auténticos sumideros de dióxido de carbono, con el consiguiente efecto positivo sobre la disminución del efecto invernadero. Y explican que si los agricultores dejaran de cultivar los frutales, olivos, naranjos, viñas… y no cuidaran y protegieran los bosques y pastos de su propiedad, tales sumideros desaparecerían, lo que a la postre terminaría agravando los problemas medioambientales.

Pero además de absorber CO2, el regadío aporta oxígeno a la atmósfera por la fotosíntesis de la cubierta vegetal y contribuye también a reducir la erosión y la desertización, mediante el mantenimiento de la capa vegetal en cultivos de riego eficiente, dos peligrosas consecuencias que se podrían acentuar por el cambio climático.

 

Dinamizar la España rural

Fenacore remarca que incrementar la regulación hídrica ayudaría a fijar la población en las zonas rurales, como demuestran los datos del INE de los que se desprende que 13 de las 15 provincias que más habitantes han perdido durante los diez últimos años son aquellas que menos superficie regada tienen; después de que la vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, haya destacado la necesidad de dinamizar la España rural.

Por ello, Fenacore anima al Gobierno y al resto de los grupos políticos a alcanzar un Pacto de Estado para llevar adelante sin trabas todas las actuaciones que ya están contempladas en los diferentes planes de cuenca vigentes y en los que se incluyen las obras de regulación y las actuaciones de modernización de regadíos correspondientes.

Según el presidente de Fenacore, Andrés del Campo, “afortunadamente, España es un país que tiene una aceptable regulación hídrica, contando con 54.000 Hm3. No obstante, el potencial de regulación podría llegar a los 70.000 Hm3, lo que ayudaría sensiblemente a que pudiéramos mitigar los efectos negativos del cambio climático. Y es que los embalses y trasvases, además de aliados del medio ambiente, representan una de las medidas más eficaces para aumentar las garantías de agua de los usuarios actuales y potenciales, a sabiendas de que la distribución de los recursos hídricos en nuestro país es tan irregular”.

RRSS
Archivado en:
Agua, Entidades, España
Tags
Fenacore


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.