Los retos del sector del agua urbana para 2022 desde el punto de vista de las empresas

Por Asociación Española de Empresas Gestoras de Servicios de Agua Urbana (AGA)


1146

Lanzado ya el 2022 y tras 2 años de pandemia, es necesario plantearse la situación actual que vive el sector del agua y las novedades que hay alrededor del mismo para poder impulsarlo. España avanzará así en una doble vertiente: medioambiental, ya que el agua es uno de los principales hitos de la Agenda 2030 y social, ya que este es un sector que aporta empleo estable y de calidad al conjunto del país.

Los retos a los que se enfrentará el sector en los próximos meses son múltiples y de todo tipo: legales, laborales, normativos, ambientales, etc. Y pueden resumirse en el siguiente listado no exhaustivo:

  • La llegada de fondos europeos, a través del proyecto de digitalización del sector del agua promovido por el MITERD.

  • Posible creación de un Regulador u Observatorio a nivel nacional, específico para el agua.

  • Repercusión de la reforma laboral en el sector del agua urbana.

  • Resultado de las distintas Leyes del Agua que se están proponiendo a nivel autonómico y que se encuentran ahora en distintas fases de desarrollo (Asturias, Galicia, Extremadura y Castilla-La Mancha), así como la coordinación de éstas, tanto con la legislación estatal como con la competencia local del agua de consumo humano y el saneamiento.

  • Avance o estancamiento de los mal llamados procesos de “remunicipalización” en determinados municipios, que crean incertidumbre en el día a día del servicio en dichos municipios.

  • Avanzar hacia criterios técnicos y no políticos en cuanto a la adopción de tarifas adecuadas que permitan la recuperación de los costes totales del servicio prestado: disponibilidad, atención al cliente, mantenimiento básico y operación, reposición, obras nuevas, adaptación a nuevas tecnologías, etc.

  • Profundizar en la profesionalización del sector a un ritmo adecuado, lo que se conseguirá por medio de un mayor número de profesionales con título de Formación Profesional (especial mención para los distintos programas de FP Dual apoyados por las empresas), así como las correspondientes acreditaciones en cuanto a Certificados de Profesionalidad.

  • Mayor flexibilidad y disposición del Ministerio y las comunidades autónomas en la adaptación de la Formación a las necesidades reales del sector. Disponer de medios materiales y humanos suficientes.

  • Coherencia y adaptación a la realidad española en la trasposición de la Directivas europeas, como será el caso del inminente Real Decreto por el que se establecen los criterios técnico sanitarios del suministro y control de la calidad del agua de consumo.

  • Coherencia en la creación y revisión de otra normativa relativa al sector, como la Ley por la que se regulan los servicios de atención a las personas consumidoras y usuarias que actúan en calidad de clientela.

  • Aumento de la comunicación entre las distintas administraciones públicas y el sector.

  • Establecimiento de un marco coherente y uniforme del sector del agua urbana desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico que incluya un presupuesto público acorde a las necesidades y retos de cara al cumplimiento de la Agenda 2030.

  • Marcar una serie de objetivos concisos a llevar a cabo en la Mesa de Evaluación del Ciclo Urbano del Agua  (MECUA), que desemboque en un plan de acción de cara al sector, que sirva para mejorar el entendimiento de los distintos actores implicados en la gestión del agua, compartiendo objetivos comunes.

  • Aumento de los recursos materiales y humanos destinados en la Dirección General del Agua, así como en los distintos Organismos de Cuenca.

  • Buscar nuevas soluciones en cuanto a financiación y permitir y favorecer todo tipo de colaboraciones, tanto público-públicas, público-privadas o privado-privadas.

Como se ve, es un listado muy amplio y, además, cada uno de los epígrafes que en él se citan, tiene un desarrollo que no es sencillo ni rápido.

El ritmo de desarrollo de los PERTE es mucho más lento de lo que se podría esperar. Además y, mucho más importante, el dinero que ya se ha enviado desde Europa está tardando demasiado en verse utilizado.

Hay mucho que hacer y el tiempo juega en nuestra contra. Ya ha pasado un año desde la aprobación de la llegada de fondos europeos a España y hay mucho retraso en todos sus capítulos. Por un lado, el ritmo de desarrollo de los PERTE es más lento de lo que se podría esperar, de acuerdo a las necesidades existentes. Por otro y, mucho más importante, el dinero que ya se ha enviado desde Europa está tardando demasiado en verse utilizado. Por ello, sería importante contar con el sector empresarial para que ayudase a dinamizar la llegada de los fondos europeos, aprovechando que las empresas son las auténticas dinamizadoras de la economía de cualquier país.

Es importante contar con el sector empresarial para dinamizar la llegada de los fondos europeos, las empresas son las auténticas dinamizadoras de la economía de cualquier país.

Para acabar esta reflexión de cara al presente año 2022, mencionar otros dos temas importantes. Por un lado, solucionar definitivamente el problema de la depuración del agua en España, que nos está llevando a ser multados por Europa. Por otro, plantear cómo mantener un mínimo de sostenibilidad económica del servicio de agua en las zonas de España más despobladas que, previsiblemente, perderán cualquier opción de rentabilidad mediante economías de escala en los próximos años.


Artículo publicado en el número 236 Enero/Febrero 2022 de RETEMA.

RRSS
Archivado en:
Agua, Opinión, España
Tags
AGA


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA