Nuevos desafíos para las plantas de tratamiento de aguas residuales

La Agencia Europea del Medio Ambiente analiza los desafíos a los que se enfrentan las actuales instalaciones de tratamiento de aguas residuales en Europa


590


Se necesita más inversión para que las plantas de tratamiento de aguas residuales urbanas sean aptas para enfrentar los difíciles desafíos planteados por los impactos del cambio climático, así como la presencia de antibióticos y otros micro contaminantes en las aguas residuales, según una información de la Agencia Europea del Medio Ambiente (AEMA).

Ya se ha hecho mucho en las últimas décadas para mejorar el tratamiento de aguas residuales, según el informe de la AEMA "Tratamiento de aguas residuales urbanas para los desafíos del siglo XXI". La proporción de hogares conectados a instalaciones de tratamiento varía en toda Europa, desde el 97% en Europa occidental y central, hasta alrededor del 70% en el sur, sureste y este de Europa. Sin embargo, el tratamiento de aguas residuales urbanas ahora debe abordar desafíos como el cambio climático, los cambios en la población y los contaminantes emergentes.

Los fenómenos meteorológicos extremos vinculados al cambio climático están provocando lluvias más intensas y frecuentes en algunas áreas, pero la escasez de agua en otras, lo que afecta el funcionamiento de las alcantarillas pluviales y las plantas de tratamiento. Las tormentas de lluvia excesivas pueden abrumar y sobrecargar los sistemas de alcantarillado y provocar desbordamientos en las plantas de tratamiento, mientras que la falta de lluvia puede ocasionar problemas en la recolección y el tratamiento de las aguas residuales.

Dichos desafíos se suman a los que las autoridades locales y las empresas de servicios de agua abordan de manera rutinaria, incluido el financiamiento de la construcción, el mantenimiento, la operación y las actualizaciones, así como el suministro y la retención de personal adecuadamente calificado para brindar las mejoras necesarias en el tratamiento de aguas residuales.

El informe de la AEMA también señala que los antibióticos y otros productos farmacéuticos excretados se encuentran cada vez más en las aguas residuales. Estos productos químicos se encuentran entre los que forman una mezcla de cócteles de productos químicos, que muchas plantas de tratamiento no pueden abordar fácilmente, ya que requieren técnicas de tratamiento costosas, más estrictas e intensivas en energía.

 

Las soluciones e inversiones sostenibles son clave

El informe señala que los costes de energía y los escasos recursos son razones para promover la eficiencia del agua. Además, brindan una oportunidad para que las plantas de tratamiento contribuyan más al reciclaje y la reutilización del agua, y a la recuperación de materiales como el fósforo, que se pueden recolectar durante el ciclo de tratamiento. El informe cita algunos ejemplos de inversiones que ya se están tomando en toda Europa para mejorar la resistencia del tratamiento de aguas residuales, con el uso de estanques de retención y depósitos de lluvia para gestionar los flujos de agua de las inundaciones repentinas, o para reutilizar el agua que ha sido tratada y limpiada.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.