Riesgos ecológicos de metales, plaguicidas y fármacos en la Cuenca del Tajo


357


El grupo de Ecotoxicología, en colaboración con el laboratorio de análisis de Calidad del Agua del instituto IMDEA Agua, acaba de publicar un nuevo estudio sobre la presencia y cuantificación de los riesgos ecológicos de los contaminantes orgánicos e inorgánicos en la cuenca del río Tajo.

En el artículo, que aparece en dos partes en la revista Science of the Total Environment, los investigadores priorizan los contaminantes clave y mezclas de contaminantes con respecto a su riesgo ecotoxicológico, y evalúan el cumplimiento de los Estándares de Calidad Ambiental (EQS) establecidos como parte de la Directiva Europea Marco del Agua (DMA).

El estudio evalúa la presencia de plaguicidas, fármacos y otros compuestos representativos de la presencia humana (cafeína, nicotina, entre otros) en 16 sitios de muestreo durante la primavera, verano y otoño del 2016. En primer lugar se realizó un screening de 430 compuestos, seguido de un análisis cuantitativo de 52 compuestos orgánicos basado en LC-MS/MS, los cuales fueron seleccionados en base a su toxicidad, frecuencia de detección y uso potencial en la cuenca.

También se midieron varios parámetros de calidad del agua y metales. Además se colocaron dispositivos de muestreo pasivo (POCIS) durante la campaña de muestreo de verano, los cuales fueron utilizados para detectar patrones de exposición específicos y para hacer una comparativa con el método de muestreo convencional (grab sampling). En dicho estudio se analizó la presencia de los diferentes contaminantes químicos en relación a los usos del suelo y la estación del año. La priorización de contaminantes orgánicos e inorgánicos se llevó a cabo en base a unidades de toxicidad (TU), utilizando datos de toxicidad para algas, invertebrados y peces. Finalmente, se evaluó el cumplimiento de los EQS que forman parte de la DMA.

Los resultados de este estudio demuestran que los diferentes usos del suelo tienen una gran influencia en la distribución espacial de los contaminantes y otros parámetros de calidad del agua, mientras que la relación con la estación del año solo es significativa para los parámetros físico-químicos y marginalmente significativa para los insecticidas. Se identificó un alto riesgo de toxicidad aguda causada por algunos metales como el cobre o el zinc.

Toxicidad de mezclas

Por otro lado, se concluyó que los contaminantes orgánicos medidos tienen una toxicidad aguda relativamente baja a modo individual y en mezcla. En cambio, la evaluación realizada con muestras de POCIS identificó los plaguicidas diuron, clorpirifós e imidacloprid como compuestos potencialmente peligrosos. Además se identificaron varias mezclas de contaminantes que pueden causar toxicidad crónica, las cuales incluyen algunos insecticidas y productos farmacéuticos (valsartán, paracetamol, naproxeno). Estas mezclas suelen estar formadas por un número limitado de compuestos –5 o menos–, y su composición no muestra una marcada variación estacional.

Por último, la investigación concluye que algunos metales y plaguicidas exceden los umbrales establecidos por la directiva marco, y que solo el 30% de los lugares muestreados tienen un buen estado químico. Dichos resultados sugieren que son necesarias más investigaciones encaminadas a identificar los principales focos de emisión de contaminantes y a reducir su impacto ambiental en la cuenca del río Tajo.

Este estudio se ha publicado en dos partes (Parte 1 y Parte 2) en la revista Science of the Total Environment.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.