Robots inteligentes para una economía más circular

Por Iván Vega, director técnico de Soltech (Zenrobotics)


768

La economía circular es el gran objetivo de la Unión Europea, quien para llegar a conseguirlo en 2050 ha propuesto a sus países miembros ambiciosos hitos entre los que destacan, en el 2030, las medidas más estrictas. Para ello, España ha establecido un decálogo con el que se intentará su alcance. Este es el punto donde la innovación tecnológica cobra importancia. Por ello, desde Soltech estamos plenamente concienciados en que el futuro del reciclaje para conseguir estos objetivos, está ligado a los equipos con Inteligencia Artificial y por este motivo hemos confiado desde el primer momento en ZenRobotics, una empresa que ha revolucionado el mundo a través de la tecnología.

La esencia de la economía circular es la utilización de los residuos para obtener materias primas para otros bienes, esta es la premisa en la que se centran nuestros dos equipos: el Heavy Picker (HP) el cual está centrado en residuos de construcción y demolición, puede separar materiales de hasta 30 kg de peso, realizar hasta 2000 picadas por hora, separar simultáneamente 4 tipos de materiales distintos… y el Fast Picker (FP), que está destinado a separar, entre otros, aerosoles, plásticos, PET, Bricks…, es el hermano pequeño del HP, entre otras características destaca la rapidez, siendo el doble de rápido que el HP y debido al sistema que tiene es capaz de separar materiales de hasta 1 kg de peso y cualquier rugosidad. Ambos han sido diseñados para realizar la separación del máximo número de materiales, indistintamente de la tipología que tengan, para poder darle una segunda vida útil.

Para llegar al punto en el que nos encontramos hoy en día se han necesitado años de desarrollo. Para lo cual, aprovechando el poder de la Inteligencia Artificial, se creó ZenBrain, como bien indica su nombre, el cerebro de este sistema es inteligente y entrenable, permitiendo realizar la separación de residuos a alta velocidad con extrema precisión y clasificar varias fracciones simultáneamente.

Si nos fijamos en los objetivos que tenemos que cumplir de cara a 2030, estos equipos tienen la llave para poder lograrlos, ya que el aprendizaje del robot significa que podemos enseñar fácilmente a cualquiera de los dos modelos a clasificar una nueva fracción, a mejorar la calidad de una fracción ya reconocida o a dividir una fracción existente en nuevas subfracciones. Todo ello permitirá aumentar la eficiencia de la clasificación de los residuos y también que el robot se vaya adaptando a las necesidades del mercado. Esta facilidad a la hora de aprender, abre la posibilidad de realizar separaciones que hace años eran impensables debido a materiales contaminantes, exposición de los trabajadores ante estos objetos, etc.

La progresión que se busca en la economía circular podrá supervisarse de manera más sencilla mediante el llamado ZenRobotics Reporting Tool, un sistema que ofrece a los operarios de las plantas el acceso al análisis en la línea de flujo y los resultados de la clasificación entre otros. Con todo ello, podrán realizar informes que van a proporcionar a las plantas en donde estén instalados información clave para el control y sobre todo la optimización de la producción.

Una de las grandes ventajas de estos equipos, es que, están en un desarrollo constante, tanto del software que recibe actualizaciones cada pocos meses, como de los componentes, grapa, sensores, guías de desplazamiento… que se van optimizando y perfeccionando, así como también los movimientos y giros de los equipos.

La consecuencia directa de la instalación de estos equipos la podremos ver en el mercado, puesto que, al ser tan elevada la pureza de clasificación de residuos, por una parte, el gestor no tendrá que disponer de tantos medios, como necesitan en la actualidad para poder alcanzarla y por otro, verá incrementados sus ingresos, debido a que, estos equipos trabajan durante 24 horas, 7 días a la semana.

Para concluir, podemos decir lo siguiente: en la instalación de equipos como el Heavy Picker o el Fast Picker, solo se hallan ventajas, ya que forman una parte esencial en la rueda de la economía circular. En la actualidad de los procesos de separación de residuos, se separa lo más valioso, que es lo que vuelve a ser introducido en la cadena, para volver a reutilizarse, sin embargo, en las cintas aún quedan muchos materiales que no tienen un alto valor económico pero que con estos equipos, podrían llegar a recuperarse y por lo tanto aumentar el porcentaje de materiales reutilizados para darle un nuevo uso y optimizar las ganancias de las plantas.

Desde Soltech como distribuidor en exclusiva de ZenRobotics para España, creemos en la posibilidad de que, introduciendo estos equipos en la economía circular, seremos capaces de superar con creces todos los retos propuestos por la UE. Para más información, pueden encontrarnos en www.soltech.es y enviar sus consultas a oftecnica@soltech.es.


Artículo publicado en el número 229 de RETEMA.

RRSS
Archivado en:
Residuos, Opinión, España


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA