Siete estuarios y cuatro embalses del País Vasco se mantienen como zonas sensibles a la eutrofización de las aguas

Aprobado el Decreto que actualiza las áreas protegidas y los controles para evitar su contaminación por nutrientes de los vertidos urbanos o agrícolas


294


El Consejo de Gobierno, a propuesta del Departamento de Medio Ambiente, Planificación Territorial y Vivienda, ha aprobado esta semana el Decreto por el que se actualizan las zonas sensibles a la eutrofización de las aguas en Euskadi, tanto en las cuencas internas como en la zona litoral, y se revisan los controles que deben realizarse para evitar su contaminación.

Las áreas declaradas sensibles en el nuevo decreto son las mismas que figuraban en el decreto anterior de octubre de 2012, al no haberse detectado en los estudios técnicos realizados nuevas zonas necesitadas de protección. Se trata de cuatro pequeños embalses ubicados en Gipuzkoa y los estuarios de siete ríos: cuatro en territorio de Bizkaia y tres guipuzcoanos. Los embalses son los de Aixola (Elgeta), Barrendiola (Oñati), Ibaieder (Azpeitia) y Urkulu (Aretxabaleta); y los estuarios son los del Butroe (Plentzia), Oka (Gernika-Urdaibai), Lea (Lekeitio) y Artibai (Ondarroa), en Bizkaia, y los del Inurritza (Zarautz), Oiartzun y Bidasoa en Gipuzkoa.

La declaración de zonas sensibles viene obligada por una Directiva de la UE de 1991 trasladada en 1996 a la legislación española. Su propósito es proteger las masas de agua del exceso de nutrientes (nitratos y fosfatos, sobre todo) procedentes generalmente de las aguas residuales de aglomeraciones urbanas o de actividades agrarias. Es el fenómeno que se conoce como eutrofización, un tipo de contaminación química que origina el crecimiento excesivo por esta causa de algas, plantas y otros organismos, que acaba deteriorando la calidad de las aguas y de sus ecosistemas.

Tratamientos más rigurosos

El control de los vertidos que pueden impactar en estas áreas es especialmente riguroso cuando se ven afectadas por los procedentes de aglomeraciones urbanas de más de 10.000 habitantes. En este caso, y siguiendo las recomendaciones de la Directiva marco del Agua de la UE, en el decreto se plantea la intensificación del tratamiento para la eliminación del fósforo en los vertidos localizados en los cursos de agua que desemboquen en embalses, y del nitrógeno en los estuarios, bahías y otras zonas marítimas que tengan un intercambio de aguas escaso.

Con este fin, se faculta a la Agencia Vasca del Agua-URA a que en las autorizaciones de vertidos que concede a los consorcios y otros entes gestores de aguas residuales pueda imponer requisitos más rigurosos de tratamiento para esos nutrientes, con el fin de garantizar los niveles de calidad ambiental establecidos para las masas de agua.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.