Tenerife obtendrá biogás de sus residuos orgánicos

La empresa UTE Arico Green Gass se instalará en Arico para tratar 130.000 toneladas de residuos al año


1275

Con motivo de la instalación en la parcela AG2 del Complejo Ambiental de Tenerife, el Cabildo de Tenerife llevará a Consejo de Gobierno insular la aprobación de la concesión a cargo de la empresa UTE Arico Green Gass. La empresa ha cifrado en 90.454 las toneladas anuales de fracción orgánica que tratarán, procedente de la planta de tratamiento mecánico, 24.702 toneladas al año de lodos de depuradoras y 14.100 toneladas anuales de residuos ganaderos, ascenciendo la cifra a 129.256 toneladas en un año.

La empresa se valdrá de una técnica de digestión anaerobia a implementar en la parcela AG2 a través de procesos de biometanización, con aprovechamiento para compostaje del digestato, que tiene consideración de valorización material. Por lo tanto, UTE Arico Green Gass permitirá acabar con las prácticas que hasta ahora se están ejecutando.

La biometanización o digestión anaerobia es un proceso biológico que, en ausencia de oxígeno y a lo largo de varias etapas en las que intervienen microorganismos y permite transformar la fracción más degradable de la materia orgánica en biogás, una mezcla de gases formada principalmente por metano y dióxido de carbono y por otros gases en menor proporción (vapor de agua, CO, N2, H2, H2S,…).

Tras un año sopesando la aprobación del permiso de licitación, el Complejo Ambiental de Tenerife finalmente contará con una infraestructura industrial que procese una cantidad de residuos que en la actualidad se depositan en celda de vertido. Esta licitación ha sido refrendada en tres ocasiones por un estudio de la Universidad de La Laguna y por dos informes de los técnicos del Servicio de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático.

El presidente del Cabildo, Pedro Martín, puntuaba el pasado enero que en los informes se niega de manera expresa que en la licitación hubiera un espacio para la incineración, afirmando que "se cumple con la normativa europea, con la legislación nacional, con la normativa de la Comunidad Autónoma y, desde luego, con el Plan de Residuos de la isla de Tenerife".

El consejero de Desarrollo Sostenible y Lucha Contra el Cambio Climático, Javier Rodríguez Medina, señaló que "con la aprobación en Consejo de Gobierno de esta contratación Tenerife dará un paso adelante en la gestión de los residuos, porque es el inicio al cambio de modelo, obsoleto y anticuado que sigue funcionando en la isla, y que a todas luces es insostenible". El consejero apuntó que "tras toda la polémica generada a partir de informaciones poco contrastadas e interesadas se ha podido llevar a cabo la licitación y gracias a ello más de 130.000 toneladas al año de residuos dejarán de enterrarse para obtener nuevos recursos".

 

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA