Girona avanza en el proyecto de la nueva planta de residuos del Gironès

Las instalaciones del Centro de Tratamiento de Residuos del Gironès supondrán una inversión de más de 45 millones de euros


934

'Ayuntamiento de Girona saca adelante la nueva planta de gestión integral de los residuos de la comarca. La alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, y el concejal de Sostenibilidad, Martí Terés, han presentado los detalles del proyecto del Centro de Tratamiento de Residuos (CTR) del Gironès, un equipamiento que complementará las instalaciones de la estación depuradora y de la nueva planta de valorización energética de Campdorà.

La construcción de las nuevas instalaciones tendrá un coste de 45,4 millones de euros, una cantidad que subvencionará al 100% la Agència de Residus de Catalunya. Dentro de las actuaciones previstas, se destinará un millón de euros a mejorar infraestructuras del barrio de Campdorà, principalmente en torno a la zona del puente. En este punto, se prevé rehabilitar la estructura del propio puente, instalar nuevas barandillas laterales e iluminación y ampliar la plataforma para adaptarla a dos carriles de circulación. 

“ Con esta gran inversión en la ciudad, desempeñamos el rol de capitalidad en nuestro territorio, demostrando nuestra voluntad de liderazgo, compromiso y generosidad en todos los ámbitos. El nuevo CTR tiene un doble valor añadido para nosotros: el tratamiento de los residuos y la generación de energía, dos elementos que rubrican nuestra apuesta por la energía verde ”, ha subrayado la alcaldesa de Girona, que ha añadido que, además, “ desde el primer momento nuestra fijación fue que los vecinos y vecinas del Pla de Campdorà no sufrieran ningún agravio y les hemos querido proteger sobre todo en cuanto a la movilidad en la zona ”.

El sistema de gestión de residuos del nuevo equipamiento permitirá generar electricidad y biogás. Esta energía se destinará tanto al funcionamiento de la misma planta como a otros fines, como el retorno a la red eléctrica para el aprovechamiento de las necesidades del barrio a través de la posible creación de una comunidad energética o el suministro de la flota de vehículos de transporte y recogida de residuos.

Se prevé que el nuevo centro entre en funcionamiento en 2026. El hecho de que se ubique en los terrenos contiguos de la depuradora y de la planta de valorización energética significará un ahorro tanto económico como ambiental, puesto que no habrá desplazamiento de camiones para el traslado de los residuos del CTR a la planta de valorización y, por tanto, se reducirán las emisiones de dióxido de carbono. Además, se está estudiando una posible modificación de acceso a la planta que evitaría la circulación por la calle paralela a la vía del tren, aunque no se prevé un aumento del tráfico de vehículos en la zona.

“La finalidad de este nuevo centro es acabar conformando un proyecto de economía circular en la ciudad. Los residuos que genera la ciudadanía se tratarán en esta planta para que se cree energía eléctrica y biogás que acabará volviendo de alguna forma a la ciudadanía ”, ha resaltado el concejal de Sostenibilidad Martí Terés. Terés ha afirmado que “ el nuevo centro recibirá más o menos la misma cantidad de fracción restante que recibe actualmente, o incluso menos, ya que a medida que se vayan aplicando el puerta a puerta y los contenedores inteligentes en la ciudad, aumentará la recogida selectiva y disminuirá el resto”. Hay que tener en cuenta que esta nueva infraestructura ayudará a llegar a cumplir la normativa europea actual, que establece que en 2035 los municipios deben tener una tasa de reciclaje de los residuos propios del 65% y que no se puede destinar más de un 10% de los residuos en los vertederos.  

El CTR Gironès tendrá capacidad para gestionar 50.000 toneladas al año de fracción resto y 15.000 toneladas al año de fracción orgánica. La fracción resto es la fracción de residuos de gestión municipal que corresponde a los residuos que quedan una vez realizada la recogida selectiva. La fracción orgánica de los residuos municipales (FORM) está constituida fundamentalmente por restos de comida y restos vegetales de pequeño tamaño.

En cuanto a la fracción resto, las nuevas instalaciones permitirán recuperar materiales valorizables (como envases o metales) y conseguir separar la fracción orgánica que forma parte de la fracción resto a partir de la acción de los túneles de biosecado. En relación con la fracción orgánica, ésta se someterá a un proceso de digestión anaerobia, también llamada biometanización, que permitirá generar biogás y compuesto. El biogás es útil para la combustión y generación de calor y energía eléctrica: se calcula que 1 metro cúbico de biogás contiene la energía equivalente a unos 0,6 litros de gasoil. 

Está previsto que el proyecto del CTR Gironès se apruebe en los próximos días en el Consejo de Administración de Tratamiento de Residuos y Aguas Residuales del Sistema de Girona, SA (TRARGISA), sociedad mercantil que gestiona tanto la depuradora como la planta de valorización y que coordinará el nuevo centro. Posteriormente, el Ayuntamiento de Girona realizará la petición de la subvención a la Agencia de Residuos de Cataluña para la construcción de las instalaciones.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA