La Agencia Balear del Agua reducirá una cuarta parte de su consumo energético

Se invertirán más de 19 millones de euros hasta 2026 en medidas para aumentar la eficiencia en las desaladoras de agua


877

El consejero de Medio Ambiente y Territorio, Miquel Mir, el secretario general de la Agencia Balear del Agua, Juan Calvo, y el director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, han presentado, este miércoles, el plan estratégico de transición energética de la Agencia, que tiene el objetivo de incrementar la eficiencia energética en las instalaciones de abastecimiento y desalación y reducir su consumo para el período 2022-26.

El Plan se ha redactado a partir de las conclusiones de un estudio encargado en la Universidad de La Laguna (ULL) en colaboración con la Universidad de las Islas Baleares (UIB) que tenía como objetivo determinar la huella de carbono y la huella hídrica de las infraestructuras hidráulicas que gestiona la Agencia. La investigadora de la ULL Noelia Cruz ha presentado las principales conclusiones del estudio.

Posteriormente, Calvo ha explicado las líneas maestras del Plan de eficiencia energética que supondrá una inversión total de 27 millones de euros, la mayoría de los cuales provendrán del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. El Plan prevé que en 2026 se haya reducido un 24% el consumo energético. "Esto equivale a dejar de consumir 28 millones de kilovatios y evitaría la emisión de 13.000 toneladas de CO2 cada año a la atmósfera, el equivalente a plantar 82.000 árboles", ha señalado.

La Agencia invertirá más de 19 millones de euros en medidas para aumentar la eficiencia en las desaladoras, que son las instalaciones que más energía consumen. Así, se instalarán recuperadores de energía de desalación, membranas de baja energía, concentradores de salmuera, se cambiarán lechos filtrantes, y se colocarán variadores de frecuencia en alta y variadores en agua de producto. Esto permitirá ahorrar 19, 3 millones de kilovatios por año.

La mayor eficiencia energética sería también económica porque los cálculos señalan un ahorro anual en energía de cuatro millones de euros. "De esta manera, la Agencia alcanzará el objetivo de reducir la dependencia de los combustibles fósiles y cumplir con lo que establece la Ley de cambio climático de las Islas Baleares", ha destacado el conseller Mir.

La Agencia, además, multiplicará por siete la producción de energía renovable actual mediante la instalación de placas fotovoltaicas en las desaladoras, depósitos, así como en depuradoras y en estaciones de bombeo. Así, se llegarán a producir más de 9 millones de kilovatios cada año de energía renovable.

La selección de la instalación de placas fotovoltaicas se ha realizado en función de la disponibilidad de superficie libre en las infraestructuras. Éstas se suman a las ocho depuradoras que ya disponen de placas solares actualmente (Ciutadella Sur, Maó, Es Castell, Ferreries, Portocolom, Pollensa, Llucmajor, Cala d'Or y Alaró). Además se prevé el montaje de una turbina de aprovechamiento hidroeléctrico en la tubería de transporte de agua depurada de la nueva depuradora de Sa Coma en la isla de Eivissa. Estas medidas serán ejecutadas en colaboración con la consejería de Transición Energética y Sectores Productivos con una inversión prevista de 7,9 millones de euros.

El director general de Energía y Cambio Climático, Pep Malagrava, ha señalado que “es muy importante que las administraciones demos ejemplo y seamos pioneros para conseguir los objetivos de la ley de cambio climático y transición energética. Por eso, estas iniciativas que mejoran la eficiencia energética y aumentan las renovables son claves para hacer frente a la emergencia climática que vivimos. Además, es agradecer el compromiso climático y energético que con este plan muestra la Agencia Balear del Agua que presta un servicio tan esencial y que es uno de los grandes consumidores de la administración".

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA