La Diputación de Barcelona abre una línea de ayudas para la recogida del amianto en los puntos limpios


225

La Diputación de Barcelona acaba de aprobar una línea de subvenciones destinada a los consejos comarcales, ayuntamientos y consorcios y mancomunidades de gestión de residuos para facilitar la implantación de medidas de prevención de los riesgos derivados de la exposición al amianto en los puntos limpios. De acuerdo con las bases que publica el BOPV de 13 de julio, el objetivo de la convocatoria es dotar a los entes locales de recursos para la adecuación de los centros de recogida a la recogida de los residuos de amianto y contribuir a reducir la exposición a este contaminante en beneficio tanto de la población usuaria como de las personas que trabajan.

La línea de subvención incluye módulos de descontaminación del material recogido -con ducha y sistemas de filtración de agua y aire-y concederá hasta el 80% del coste de la actuación, con un máximo de 35.000 euros, con el objetivo de garantizar las disposiciones mínimas de seguridad y salud aplicables a los trabajos con riesgo de exposición al amianto.

La Oficina de Cambio Climático y Sostenibilidad de la Gerencia de Servicios de Medio Ambiente ya gestiona este año 16 estudios concedidas como soportes técnicos en el marco del Catálogo de Servicios 2020. Se trata de proyectos de adecuación de centros de recogida a la recogida, inventarios de equipamientos municipales con riesgo de amianto, análisis de costes y adaptación a la normativa vigente, entre otros.

La iniciativa se enmarca en las políticas de sostenibilidad del Área de Acción Climática, que apuestan por la economía circular a través de la prevención y la gestión sostenible de los residuos, y se alinea claramente con algunos de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, como el ODS 3 -Salud y bienestar-, el ODS 8 -Trabajo digno y crecimiento económico- y el ODS 11 -Ciudades y comunidades sostenibles.

El amianto, de coste reducido y buena durabilidad, fue ampliamente utilizado en el pasado como material de aislamiento en fachadas, tejados y tuberías. Actualmente está prohibido en los países industrializados y en la Unión Europea debido a los impactos que las microfibras que genera cuando envejece tienen sobre la salud de las personas.

Se puede acceder a la Documentación sobre la convocatoria de las subvenciones ya la Documentación para hacer la solicitud aquí.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.