La inversión en nuevos equipos de deshidratación se amortiza rápidamente

Dos operadores de plantas de tratamiento de aguas de Finlandia han apostado por la evolución tecnológica. Las nuevas centrífugas decanter de Flottweg redujeron los costes operativos amortizando la inversión en pocos meses


504

La deshidratación de aguas residuales es una de las claves para reducir los costes de explotación en la mayoría de las plantas de tratamiento de aguas residuales del mundo. Para este tipo de deshidratación, las centrífugas decanter han demostrado ser uno de los dispositivos de separación más aptos de las últimas décadas. No es de extrañar, porque son duraderos, resistentes y requieren muy pocos cuidados. Sin embargo, la larga vida útil de estos equipos hace que se utilicen en muchas plantas de tratamiento de aguas residuales europeas que llevan ya varias décadas en funcionamiento.

Dos de los operadores de plantas de tratamiento de aguas residuales de Finlandia han aprovechado la oportunidad y apuestan por la evolución tecnológica en la deshidratación de aguas residuales. Las nuevas centrífugas decanter de Flottweg redujeron los costes operativos de la deshidratación de aguas residuales en tan solo unas semanas y meses, lo que permitió una amortización rápida.

 

En los subterráneos de la ciudad estudiantil: Rápida amortización de la inversión en la planta de tratamiento de aguas residuales de Turku

Turku, situada en la desembocadura del río Aurajoki en el mar Báltico, es la sexta ciudad más grande del país con casi 200 000 habitantes. La ciudad es sede del arzobispado de la Iglesia Evangélica Luterana de Finlandia, así como lugar de referencia para la investigación en el país, con varias universidades, academias e institutos de investigación. La planta de tratamiento de aguas residuales de la ciudad también es innovadora.

Turun seudun puhdistamo Oy es un proveedor de tratamiento de aguas residuales que presta servicios de tratamiento de alta calidad a 14 municipios. La planta de tratamiento de aguas residuales de Kakolanmäki procesa las aguas residuales de casi 300.000 habitantes de la región de Turku, además de las aguas residuales industriales. La planta de tratamiento de aguas residuales se construyó hace unos años y parece una pequeña ciudad subterránea.

La deshidratación de aguas residuales de toda la planta se realizaba hasta hace pocos años con dos centrífugas decanter antiguas. Debido a los resultados insuficientes de la separación, se decidió emprender un tratamiento activo de las aguas residuales:

"La adquisición de nuevos sistemas de deshidratación cobró relevancia para nosotros cuando renovamos nuestro contrato de tratamiento de lodos en 2018. Decidimos iniciar un proceso de licitación en toda la UE para renovar nuestros separadores con el fin de conseguir un máximo de materia seca. Flottweg era uno de los proveedores", afirma Jouko Tuomi, ingeniero de procesos de Turunseudun jätepuhdistamo Oy.

Tras una exhaustiva evaluación y ponderación de varios factores clave, decidieron adquirir dos centrífugas decanter de Flottweg.

Tras dos años en funcionamiento, Jouko Tuomi valora positivamente la decisión: "Estos años hemos ahorrado 150 000 € al año, ya que el contenido de materia seca ha aumentado aproximadamente un 5%. Al mismo tiempo, hemos ahorrado unos 15.000 € al año en polímeros y unos 3.000 € al año en energía."

Gracias al ahorro, los operadores de la instalación consiguieron amortizar los costes de adquisición de un equipo en tan solo un año.

 

Grandes ahorros gracias al máximo rendimiento

Hace poco, hubo otra ciudad que decidió invertir en un nuevo equipo de deshidratación. La planta de tratamiento de aguas residuales de Seinäjoki está diseñada para 100 000 habitantes y actualmente tiene una capacidad de utilización aproximada del 90%. La planta de tratamiento de aguas residuales también recibe aguas residuales de la industria. Cerca de la instalación hay una gran central lechera que hace que las aguas residuales contengan más grasa de lo habitual.

La planta de tratamiento de aguas residuales cuenta con una tradición centrífuga de 20 años. Dado que estaban satisfechos con la tecnología, debido a la escasa necesidad de asistencia y a los buenos resultados, volvieron a optar por una centrífuga decanter.

"Tras una extensa charla con mis compañeros de toda Finlandia, decidimos optar por una centrífuga decanter de Flottweg. Se obtuvieron buenos resultados en las pruebas nacionales, por lo que la decisión no fue difícil", afirma Juha Korpi, gerente de la planta de tratamiento de aguas residuales de Seinäjoki.

Tras unos meses de funcionamiento, ya es posible hacerse una idea de cómo van las cosas. Actualmente, la planta de tratamiento de lodos puede reducir sus costes en torno al 25%. Este es también el motivo por el que Juha Korpi está muy satisfecho con su decisión: "Estamos muy contentos con los equipos Flottweg. La puesta en marcha transcurrió sin problemas y la entrega se hizo a su debido tiempo. El gran rendimiento del equipo nos permite un período de amortización de unos 2 años“.

Entidad
Flottweg

Flottweg

RRSS
Archivado en:
Agua, Tecnología, Internacional
Tags
Flottweg


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA