La regeneración del agua más allá de los usos convencionales

Por Enrique Velasco, Jefe de Departamento de Gestión de Recursos Hídricos de la Agencia Catalana del Agua


1718

Cataluña está condicionada por el clima mediterráneo, que provoca una alternancia entre largos periodos con falta de lluvias y episodios de precipitaciones intensas y de corta duración. En este contexto se tiene que sumar el déficit hídrico en las zonas más pobladas de la región y la necesidad de hacer una gestión eficiente y sostenible del agua disponible.

En este contexto cada vez más marcado por la incidencia del cambio climático, el uso del agua regenerada se erige como uno de los principales ejes de la política hidrológica catalana y destinada a ganar más peso en los próximos años.

Anualmente, en Cataluña se utilizan más de 30 hm3 de agua regenerada por año, lo que supone un 6% del total del agua depurada. Desde la Agencia Catalana del Agua (ACA) se prevé, a medio plazo, triplicar el volumen de agua regenerada.

Este recurso, que se obtiene mediante la aplicación de un tratamiento adicional al agua ya depurada, se suele utilizar para varios usos que no requieren agua potable, como los ambientales (caudal ambiental, recarga de acuíferos y humedales), los industriales (refrigeración de instalaciones), los municipales (limpieza de calles) y los recreativos (riego de campos de golf). Con el uso del agua regenerada se libera así agua para usos consumativos (principalmente el suministro doméstico), optimizando y haciendo una gestión más flexible del agua y se pueden mejorar las condiciones ambientales de los ríos.

 

Triplicar el uso del agua regenerada

Anualmente, en Cataluña se utilizan más de 30 hm3 de agua regenerada por año, lo que supone un 6% del total del agua depurada, quedando todavía mucho camino por recorrer. Desde la Agencia Catalana del Agua (ACA) se prevé, a medio plazo, triplicar el volumen de agua regenerada, pasando de los 30 hm3 actuales a los 100. Ya entre este año y el siguiente se destinarán 13,5 millones de euros para disponer de más agua regenerada, reduciendo la presión sobre los acuíferos y el medio hídrico. De esta cantidad de inversión prevista, 7 MEUR servirán para habilitar nuevos terciarios; 3,5 MEUR para seguir inyectando agua en el acuífero del delta del Llobregat y también en el tramo final del río y, finalmente, 3 MEUR para poner en marcha terciarios ya construidos como los de las depuradoras de Blanes, Cadaqués, Sabadell, Port de la Selva, entre otros.

En materia de reutilización, la ACA prevé invertir 150 MEUR en un periodo de 15 años. También contempla un importante impulso en el fomento de otros recursos no convencionales como la desalinización.

Además de las inversiones previstas a corto plazo, desde la Agencia hay dos líneas de actuación en marcha para potenciar el uso del agua regenerada. Por un lado, una línea de ayudas de 5 MEUR (prevista que se convoque próximamente) para crear nuevas redes de distribución en infraestructuras de reutilización ya existentes y, por el otro, la ley de medidas de los presupuestos de la Generalitat para este 2020 contempla una cláusula para fomentar el uso del agua regenerada, mediante la firma de convenios con los ayuntamientos y poder destinar fondos al respecto.

 

La Agenda Verde de la Agencia

El pasado 13 de octubre se conmemoraron los 20 años de la Agencia Catalana del Agua, en un acto telemático encabezado por el consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, y el director de la ACA, Lluís Ridao. En este acontecimiento se hizo balance de los logros de las últimas dos décadas y se puso especial énfasis en los retos del futuro. En materia de reutilización, la ACA prevé invertir 150 MEUR en un periodo máximo de 15 años. También esta agenda verde contempla un importante impulso en el fomento de otros recursos no convencionales como la desalinización, cuadriplicando la capacidad de la planta de la Tordera (en el término municipal de Blanes) pasando de los 20 a los 80 hm3/año y construyendo una nueva planta en la cuenca del río Foix.

 

Nuevos usos del agua regenerada

En la actualidad se está abriendo nuevas líneas de investigación con el objetivo de ampliar los usos del agua regenerada, más allá de los ya comentados. Desde principios de 2020, se ha puesto en marcha el proyecto Suggereix (sugiere, en catalán), y en el que participan el Centro Tecnológico Eurecat, el Catalan Water Partnership, Cetaqua, centro tecnológico del agua, el Institut Català de Recerca de l’Aigua (ICRA) y la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC). La Agencia Catalana del Agua aporta una subvención para financiar cerca del 80% del total del proyecto.

En la actualidad se están abriendo nuevas líneas de investigación con el objetivo de ampliar los usos del agua regenerada. Uno de ellos es el proyecto Suggereix, que pretende desarrollar un Sistema de Ayuda a la Decisión (SAD) sobre sistemas de tratamiento y estrategias de monitoreo así como estrategias para la gestión de la calidad más adecuadas para cada caso.

Esta iniciativa pretende responder a muchos interrogantes que todavía hoy existen en el ámbito de la reutilización del agua, como identificar los posibles riesgos para la salud humana y definir un seguimiento para el control de contaminantes orgánicos y microbiológicos mediante el desarrollo de nuevas herramientas para sistematizar la reutilización de este recurso. El principal resultado del proyecto será un Sistema de Ayuda a la Decisión (SAD) que permitirá recomendar sistemas de tratamiento y estrategias de monitoreo para una variedad de usos finales del agua residual tratada, considerando su impacto ambiental y económico, así como las estrategias para la gestión de la calidad más adecuadas para cada caso. Posteriormente, se llevarán a cabo tres pruebas piloto: dos en las plantas de regeneración de agua de Tossa de Mar y Lloret de Mar y una en la planta de regeneración de agua del Llobregat.

Suggereix tiene un comité de expertos para analizar los avances del proyecto, y pretende impulsar nuevos usos del agua regenerada como en sectores con uso extensivo de agua como el turismo. Con la prueba piloto que se está llevando a cabo en Lloret de Mar se pretende analizar el uso del agua regenerada en el Hotel Samba de esta localidad de la Costa Brava, mediante el tratamiento y reaprovechamiento de las aguas grises con tecnología de membranas de ósmosis directa y un sistema hidropónico con plantas comestibles y ornamentales.

En el caso de Tossa de Mar, aprovechando las tareas llevadas a cabo en el proyecto NextGen (en el cual la ACA es socia), se pretende promocionar la circularidad en el uso del agua y validar los diferentes usos del agua regenerada, como los usos actuales de riego de jardines públicos.

 

Mejora de la calidad de los ríos

El río Llobregat es una de las principales fuentes de abastecimiento del área metropolitana de Barcelona. En su tramo final, en la zona de su desembocadura, encontramos el acuífero del delta del Llobregat, una reserva subterránea estratégica que adquiere una importante relevancia sobre todo en periodos de sequía. Desde el pasado siglo este acuífero ha tenido problemas de sobreexplotación e intrusión salina. Por esta razón, desde la creación del ACA se actúa para alcanzar las mejores condiciones de explotación y de buen estado ecológico. Desde el episodio de sequía vivido entre los años 2007 y 2008, a través del agua regenerada producida en la depuradora del Llobregat (término municipal del Prat de Llobregat) se puede inyectar este recurso para frenar la intrusión salina y preservar la calidad de esta masa de agua. Desde el mes de abril de 2018, y fruto de un acuerdo de colaboración entre la ACA y el Área Metropolitana de Barcelona (AMB), se está habilitando esta barrera contra la intrusión salina, con el propósito de garantizar su buen estado cuantitativo y cualitativo.

Se quiere ir un paso más adelante en el uso de agua regenerada en esta zona. El Plan de Sequía, diseñado por la Agencia Catalana del Agua y aprobado a principios de 2020 por el gobierno de la Generalitat, prevé la aportación de agua regenerada en el tramo final del río Llobregat en situaciones de escasez de agua. Con los embalses por debajo del 45% (fase de excepcionalidad) se usará el agua regenerada para usos agrícolas, urbano y ambiental, incluyendo la inyección de agua dulce en la barrera contra la salinización del acuífero del Llobregat. En la fase de emergencia, con los embalses por debajo del 25% de su capacidad, se usará este recurso no convencional para incrementar el caudal del río, garantizando su uso indirecto para abastecimiento.

La tercera de las pruebas piloto que prevé el proyecto Suggereix y que se llevará a cabo en la planta de regeneración de agua del Llobregat (el Prat de Llobregat) va en esta línea y pretende adquirir conocimiento en dos implementaciones para el uso potable indirecto del agua regenerada, como la recarga del acuífero después de un tratamiento básico de coagulación- floculación, sedimentación y filtro de arena, y por una reutilización indirecta para el agua de consumo después de la circulación por el río de un caudal con un tratamiento completo de ozono y filtros de carbón activo y/o ultrafiltración y ósmosis inversa.

 

Medida esencial con un clima mediterráneo

El agua es un recurso del que no sobra ni una gota y que debemos aprovechar al máximo teniendo en cuenta su función básica en el funcionamiento del ecosistema fluvial. La reutilización del agua regenerada es una medida obligada en países del arco mediterráneo condicionados por los fenómenos meteorológicos extremos como las sequías y las lluvias torrenciales. Debemos transformar la reutilización como una medida esencial y no complementaria a las grandes fuentes del abastecimiento de agua (embalses, acuíferos y desalinizadoras). Con una gestión equilibrada y potenciando todas las opciones posibles seremos capaces de garantizar las demandas del futuro de un modo sostenible y eficiente.


Artículo publicado en el número 226 Septiembre/Octubre 2020 de RETEMA

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA