AGESMA RCD alerta del grave colapso que generará el cierre indefinido de las instalaciones de Salmedina

La Asociación de Gestores de Residuos recuerda que este el único centro operativo para la gestión de RCD en la comunidad y su clausura deja a las empresas sin un punto de tratamiento de los residuos


1297

20/04/2018

La Asociación de Gestores de Residuos de RCD de Madrid, AGESMA, alerta del grave colapso que supondrá el inminente cierre de las instalaciones de Salmedina Tratamiento de Residuos Inertes, situadas en Camino de Aceiteros, tras ser comunicado formalmente en días pasados. Esta situación, cuya duración en el tiempo es incierta, provocará, tal y como advierte AGESMA, una grave situación para el sector de Residuos de Construcción y Demolición (RCD), puesto que el centro es el único operativo en la Comunidad de Madrid (por capacidad de tratamiento o almacenamiento y por distancia a la propia ciudad) al que poder enviar los RCDs.

El cierre de esta planta generará una situación preocupante para el sector del tratamiento de residuos de construcción y demolición. La asociación de gestores vaticina que este cierre ocasionará un previsible colapso de las instalaciones de sus asociados lo que, a su vez, provocará que transportistas y empresas de contenedores de RCD tampoco puedan llevar a sus plantas los residuos. Esta coyuntura dejará temporalmente a la Comunidad de Madrid sin empresas que puedan gestionar legalmente el tratamiento de RCDs así como sin espacios habilitados para este tipo de residuos de construcción y demolición.

Reunión con la Consejería de Medio Ambiente

Ante esta coyuntura, AGESMA remitió una petición formal a la Consejería de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de Madrid para alertar al organismo sobre esta situación y solicitar que adopte las medidas necesarias para garantizar el normal desarrollo de la gestión de los RCD en Madrid, a pesar del cierre de estas instalaciones.

El colectivo de gestores se ha dirigido en incontables ocasiones a las autoridades de Medio Ambiente de la Comunidad de Madrid para intentar buscar una salida a una forma de actuar anacrónica respecto al resto de España y Europa en la que numerosas instalaciones dependen de las decisiones de un “gran gestor” lo que limita a las plantas su conversión de simples centros de transferencia a auténticas plantas de reciclaje tal y como la normativa europea y la Economía Circular establecen.

En este sentido, la asamblea solicitó de nuevo una reunión urgente dada la gravedad de la situación y tras los intentos fallidos del colectivo de abordar la problemática del sector con el organismo autonómico hasta llegar a día de hoy que se sitúa en un callejón de difícil salida.

Tratamiento de RCDs en España

Los restos procedentes de las obras de construcción y demolición son el segundo residuo, en volumen y peso, que se producen en España tras los urbanos, pero más del 75% de los RCDs generados en el territorio nacional se gestionan de forma irregular y sin garantizar un tratamiento adecuado que permita su valorización y aprovechamiento como áridos reciclados de calidad para la construcción. Son “gestionados” de forma incorrecta, ilegal y en muchos casos delictiva, generando graves impactos ambientales y paisajísticos, despilfarrando una materia prima necesaria y comprometiendo la existencia misma del sector del reciclado y valorización. Prácticas irregulares de las que se nutren desde vertederos hasta antiguos huecos mineros que son rellenados con estos residuos, obviando que pueden convertirse de nuevo en recursos de gran utilidad. Apenas el 14% de los escombros que se generan en España son reutilizados en forma de áridos reciclados.

La tasa de valorización de RCDs se aleja, en gran medida, del ambicioso objetivo marcado por la Unión Europea de cara a 2020 que aspira a que el 70% de los residuos de construcción y demolición sean valorizados, en una clara apuesta por la Economía Circular, que va más allá del reciclaje promoviendo un cambio de modelo en la gestión. Un objetivo con el que los RCDs están abocados a cumplir, puesto que son, precisamente, su mejor ejemplo al ser valorizables en porcentajes del 100%. En una apuesta firme por una Economía Circular el sector se ha convertido en un nada desdeñable ámbito a tener en cuenta, no solo por la elevada tasa de valorización a la que aspiran los RCDs sino por el propio peso del sector abalado por una facturación de 160 millones de euros al año, unos datos significativos a los que se suman los 10.000 empleos que genera entre puestos directos e indirectos. Sólo las plantas de valorización de RCDs acumulan 2.500 puestos de trabajo directos.

La Comunidad de Madrid representa casi el 10% del sector de gestión y tratamiento de RCDs de todo el territorio nacional y es, precisamente, una de las comunidades que peores datos ofrece en materia de reciclaje de RCDs donde, además, se están llevando a cabo enterramientos de los escombros en diversos puntos de la comunidad, especialmente en el término municipal de Madrid como resultado de un convenio entre el Ayuntamiento y la asociación de excavadores.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.