Cataluña reclama que la nueva Ley de residuos respete el canon catalán de residuos

La Ley, en tramitación en el Senado, afecta el modelo de fiscalidad ambiental de Cataluña en materia de residuos


685

La consellera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural de la Generalitat de Cataluña, Teresa Jordà y Roura, ha reclamado este martes en el Parlament que el Proyecto de ley estatal de residuos, que se tramita actualmente en el Senado, blinde el canon catalán de residuos. La consellera ha explicado que el redactado que aprobó inicialmente el Congreso de los Diputados el pasado diciembre elimina "un instrumento esencial como es el canon catalán de residuos, que la propia ministra Ribera ha reconocido en numerosas ocasiones como caso de éxito". "No podemos entender", ha añadido Jordà, "cómo, para equiparar y homogeneizar todos los territorios del Estado, se equipare Cataluña con el resto, con todos aquellos que no han hecho el trabajo. Es decir, su inacción durante diez años no puede resolverse a expensas de los catalanes y las catalanas”. 

 

Amenaza en la Ley

El Proyecto de ley propone un impuesto estatal que, por el contrario del canon catalán, no tiene un carácter finalista. En el caso de Cataluña, “supone retroceder en un camino que ya hace años que trazamos, con el peligro de que esto suponga un efecto desincentivador para el mundo local, de forma que se pare la progresión de crecimiento para alcanzar los objetivos de la Unión Europea en materia de reciclaje y ahorro del depósito de residuos”, ha expuesto la consellera, quien ha añadido que el mismo efecto puede tener en la industria y la construcción.

"No nos oponemos en ningún caso a la creación de un impuesto en el Estado español que permita cubrir las necesidades existentes", ha afirmado Jordà, "pero sí que deje fuera aquellos territorios que ya tenemos una herramienta fiscal útil en funcionamiento, modelo de fiscalidad ambiental pionero, óptimo y positivo, nacido de un gran consenso político y social en Cataluña”.

 

Impuesto finalista e incentivador

El canon catalán de residuos funciona desde hace diecisiete años, con un retorno directo al que le paga. El canon sobre la disposición de los residuos municipales, que abonan los ayuntamientos por cada tonelada de fracción resta (la que no se recoge de forma selectiva) destinada a los vertederos oa las incineradoras, permite financiar infraestructuras de gestión de residuos y equilibrar los costes de gestión de la recogida selectiva. Los cánones de residuos industriales y de la construcción devuelven íntegramente a los sectores en forma de subvenciones y actuaciones específicas, favoreciendo así la prevención de la generación, la valorización de los residuos y el impulso de la actividad económica. Es por eso que la consellera explica que "no se puede entender el éxito alcanzado en la recogida selectiva en Cataluña sin este instrumento, que no tiene sólo carácter recaudatorio, sino que hace un retorno finalista del dinero recaudado".

 

Eficacia probada

Además, los recursos derivados de los cánones no sólo son para quien los ha pagado, sino que el destino se decide en las juntas del canon, donde todos los sectores están representados. Es decir, ha querido destacar la titular de Acción Climática, "a través de una gobernanza democrática, horizontal y compartida".

Jordà ha continuado su defensa del impuesto catalán explicando que “estamos hoy en Cataluña, gracias fundamentalmente al canon, en unos niveles de recogida selectiva del 46%, cuando en 2004, año de inicio de la aplicación de este canon, estábamos en un 30%”. “Es más, la progresión del canon en los próximos años incentiva a que los municipios y todo el sector productivo se esfuercen de forma explícita hacia la mejora de sus sistemas de recogida y de gestión de residuos para lograr, en 2035, un reciclaje del 65% de los residuos municipales que se produzcan y que no vaya a disposición más del 10%”, aseguró.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA