Economía circular: CeDo le da una auténtica segunda oportunidad a los plásticos

Cedo, líder en el mercado para la fabricación de sus regranulados de alta calidad apuesta por la tecnología de lavado de Lindner


336


Las films soplados son productos sofisticados por lo que el empleo de material reciclado para su fabricación es un reto importante. Contaminantes en el material de entrada conducen en forma inevitable a defectos de fabricación, los cuales pueden abarcar desde manchas y pequeños defectos en el globo hasta interrupciones en la producción. No obstante, el Grupo CeDo, que tiene su sede central en Telford, Gran Bretaña, y es considerado líder en el mercado para bolsas de basura, sólo emplea material reciclado en sus instalaciones de extrusión de film soplado. Y eso por convicción. "Le damos una auténtica segunda oportunidad al plástico", formula Ton Emans, gerente del sector de reciclaje en Geleen, Países Bajos. "Esto funciona tan bien porque sabemos exactamente cómo tratar a los plásticos." La clave del éxito es la tecnología de lavado correcta y, por este motivo, CeDo Recycling recientemente adquirió una instalación completa del experto en instalaciones de lavado Lindner washTech GmbH en Großbottwar/Alemania.

El Grupo Lindner se ha especializado en la tecnología de maquinaria para el tratamiento de residuos plásticos, desde la trituración, la separación, el lavado, hasta el secado, ofreciendo todos los componentes perfectamente adaptados a la medida entre sí y a las necesidades del cliente. Sobre todo, en el caso de instalaciones que se operan en funcionamiento continuo de 24/7, los clientes demandan una persona de contacto competente para el proceso completo. Un claro punto fuerte de Lindner.  "Particularmente para los residuos de láminas como los que procesa CeDo Recycling, un potente mando centralizado de la instalación total es decisivo adicionalmente para la rentabilidad y eficiencia", explica el gerente de Lindner washTech Harald Hoffmann. Todos los componentes de la instalación pueden ajustarse a través de una pantalla táctil central e incluso supervisarse a través de teléfono móvil u ordenador portátil. "Además, nuestros técnicos de servicio en todo momento tienen acceso directo al mando para el mantenimiento remoto y para optimizar la instalación total en forma adaptada a las exigencias del cliente", comenta Harald Hoffmann, resaltando que la unidad de mando desarrollada por la misma empresa Lindner es única en su claridad y facilidad de uso.

Fabricación de bolsas de basura en lugar de subreciclado

Con su idea de prestación de servicios y el rendimiento de la instalación total, Lindner pudo convencer al cliente. CeDo Recycling es la primera empresa que emplea el prelavador Rafter presentado por Lindner en la K 2016. Apostar por innovaciones es una característica típica del pionero en reciclaje CeDo. Así, con su fundación hace unos 40 años, la empresa fue una de las primeras que realizó el reciclaje de PET. También fue la primera empresa que, algunos años más tarde, empleó una lavadora de fricción para la limpieza de material post consumo, y además la primera en apostar por la tecnología NIR para la clasificación de materiales de reciclaje. "Somos líderes en lo que se refiere al reciclaje de plásticos y, sobre todo, a la calidad de los regranulados fabricados, y pretendemos que siga así", subraya Ton Emans, orgulloso de que su equipo de 54 empleados que, igual que él, está entusiasmado al 100 % con la causa común. "Sin este equipo tan dedicado no estaríamos en condiciones de realizar un trabajo tan bueno", alaba, y continúa: "Nuestro objetivo común es la protección del medio ambiente y la utilización conveniente de los recursos existentes." Y, para ello, se ha escogido la fracción más difícil de materiales de reciclaje: materiales residuales de láminas de la fracción de DSD 310, los cuales originalmente se subreciclaban o quemaban. CeDo Recycling ha podido demostrar que es posible volver a fabricar láminas para la producción de bolsas de basura en instalaciones de film soplado partiendo de materiales residuales de láminas post consumo con elevada contaminación. "En nuestras plantas de producción en Polonia e Inglaterra fabricamos láminas de las dimensiones más variadas para un amplio surtido de bolsas, con las que proveemos a los 30 distribuidores minoristas más grandes en Europa. La gama de productos también incluye sacos de basura de material reciclado, los cuales se fabrican de  films soplados extrusionados con un espesor de sólo 22 µm", subraya orgulloso Peter Vranken, jefe de producción de la empresa de reciclaje. "Estos sacos de basura tienen la huella de CO 2 más baja que se puede alcanzar actualmente."

Rápida instalación de la solución completa

Para obtener la alta calidad de salida requerida para la extrusión de film soplado, se operan diversas instalaciones de lavado en la empresa de reciclaje del Grupo CeDo en Geleen, siendo la más nueva la diseñada e instalada por Lindner. Y esto en el corto plazo predeterminado por el cliente y el espacio confinado disponible. "Teníamos una idea muy concreta de la nueva instalación. No sólo debía ser incorporada en forma óptima en la infraestructura existente, sino estar lista para el funcionamiento en el plazo más corto posible", admite Ton Emans, y alaba a su proveedor: "Lindner demostró ser un socio muy fiable de entrega y puntual, satisfaciendo nuestras exigencias al 100 %" Y Peter Vranken agrega: "Estamos muy contentos con la solución actual, y convencidos de que se trata de una instalación de lavado que, de momento, está equipada con la tecnología más sofisticada en el mercado."

El elemento básico de la instalación total es un transportador de cadenas, el cual alimenta las balas de film y las transporta al pretriturador Jupiter 1800. Ahí, el rotor de nuevo diseño con cuchillas de 145 x 145 mm se encarga de abrir las balas y realizar la primera trituración a trozos de film de un tamaño lo más uniforme posible de aproximadamente DIN A4. A continuación, el material en primer lugar es conducido a un contenedor de material de 80 m3, para asegurar un flujo constante a la clasificación por infrarrojos(NIR)posterior. A través de una criba vibrante en cascada, se separa el contenido de finos más pequeños que 30 mm y, entonces, las láminas pretrituradas se conducen a través de dos estaciones de clasificación NIR, donde las láminas PEBD se clasifican en forma positiva en la primera etapa, y en forma negativa en la segunda. "De este modo, se obtiene una pureza del material de la fracción del 99 %, lo que posteriormente garantiza la alta calidad de los productos de CeDo", subraya Peter Vranken. Ahora, la fracción clasificada llega al triturador mono-rotor Komet 2800, el cual, con un rendimiento de 6 t/h, tritura las piezas de lámina a partículas más pequeñas de un tamaño de alrededor de 30 mm en una sola etapa. Una característica estándar del Komet es el modo de funcionamiento robusto y de poco mantenimiento, y la posibilidad de ajustarlo en forma individual. Las contracuchillas de reajuste fácil y rápido proporcionan un corte preciso e, igual que en el caso de las cuchillas del rotor, se tiene fácil acceso a ellas gracias a la conocida compuerta trasera de mantenimiento de Lindner. De este modo, se trata de una solución sumamente rentable, puesto que tampoco se requiere ningún molino de corte posterior, lo que ahorra todavía más costes y espacio.

El Rafter garantiza gran rentabilidad

Después de la trituración, las partículas de lámina se conducen al Rafter. Este nuevo desarrollo más reciente de Lindner washTech trabaja con un concepto innovador, con el cual el material alimentado no flota sobre la superficie de agua del modo convencional, sino se limpia en forma eficiente debajo del agua. "Aquellos materiales contaminantes y adheridos que son más pesados que el PEBD descienden en la zona de lavado y son separados directamente", explica Harald Hoffmann. La ventaja es que estos sólidos separados se descargan ya en la primera etapa del tratamiento y no tienen que separarse en forma mucho más costosa en la unidad de tratamiento de agua. "En el Rafter se separan alrededor de 100 kg de materiales contaminantes y adheridos, como arena, cada hora." El proceso de lavado en el Rafter no sólo es muy eficiente, sino que, debido al proceso suave, muy poco susceptible a averías y desgaste; lo cual, a su vez, beneficia al rendimiento de la instalación total. Tras una lavadora de fricción y el Graviter, en el cual se realiza la separación por densidad, el flujo de material se divide en dos líneas y se conduce a secadoras mecánicas. Ahí, se realiza la última limpieza, por ejemplo, de restos de papel, así como, a continuación, un secado térmico a una humedad residual de aprox. el 6 %. Ahora, el material ya limpio es transferido a silos, donde se homogeneiza y, en esta forma, está a disposición para el proceso de regranulado. CeDo transforma más de 100.000 toneladas al año en films para sacos de basura, produciendo una tercera parte de su material de entrada en la propia empresa, en instalaciones de lavado y tratamiento modernas y rentables, siendo absolutamente necesario obtener la calidad requerida. 

Tags: Lindner.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.