El Ecoparque de Toledo pone en marcha dos plantas que producirán energía para 74.000 personas

La planta de biolíquidos del Ecoparque es pionera en Europa y convierte los residuos en un biolíquido similar al gasóleo C


689


El Gobierno de la Diputación de Toledo ha contribuido a que el Ecoparque se haya convertido en fuente generadora de energía a través de la gestión de los residuos sólidos urbanos con la puesta en marcha de dos nuevas instalaciones, la pionera planta de biolíquidos y la planta de biogás, que permiten ya el abastecimiento energético a 74.000 toledanos y toledanas.

Unas instalaciones que suponen un gran avance en la reutilización de los residuos que gestiona el Consorcio de Servicios Públicos Medioambientales de la provincia de Toledo y la empresa Gestión Medioambiental de Toledo (Gesmat) que eran presentadas por el presidente de la Diputación de Toledo, Álvaro Gutiérrez, y por el vicepresidente de la Institución provincial y presidente del Consorcio, Tomás Villarrubia, junto al gerente de Gesmat, Pablo Redondo.

“Con esta apuesta por la gestión sostenible –resaltaba Gutiérrez- cumplimos, además, las pautas marcadas desde la Unión Europea que buscan la valorización energética de los residuos que no se pueden reciclar, dándoles una nueva utilidad y evitando que acaben en el vaso de vertido produciendo la energía de la economía circular”.

Además, explicaba el presidente de la Diputación de Toledo, “el correcto tratamiento de los residuos se acompaña de otros ingredientes como la calidad, la transparencia y el firme compromiso con el medio ambiente y el bienestar y calidad de vida de los ciudadanos y ciudadanas de la provincia de Toledo”.

Resaltaba Álvaro Gutiérrez que la planta de biolíquidos del Ecoparque es “pionera en Europa y convierte los residuos en un biolíquido similar al gasóleo C, siendo capaz de convertir tres kilos de residuos (CSR) en un litro de fuel apto para la calefacción”.

“Estamos hablando de que esta instalación es capaz de generar energía equivalente al consumo eléctrico de 21.200 viviendas de la provincia de Toledo”, aseguraba. 

Mientras que “la planta de biogás utiliza dos nuevos motogeneradores eléctricos para transformar el gas metano en energía eléctrica”, añadía.

Álvaro Gutiérrez aseguraba que “las nuevas tecnologías aplicadas a este fin están convirtiendo en realidad lo que hace unos años parecía imposible, que nuestros residuos sean una fuente de energía sostenible” y “desde el Gobierno de la Diputación de Toledo hemos querido hacer una apuesta decidida por ello y apoyar estos dos nuevos proyectos para el Ecoparque que le convierten en ejemplo de la reutilización de residuos y generación de energía”.

Todo ello gracias a la planta de biogás, que convierte el gas producido por los residuos orgánicos en electricidad, y la nueva planta de biolíquidos, capaz de transformar en gasóleo los residuos destinados al vaso de vertido, aplicando una nueva tecnología innovadora.

Planta de biolíquidos pionera en Europa

Esta planta es la primera de toda España que utiliza RSU (Residuos Sólidos Urbanos) para convertirlo en una fuente de energía, la planta se alimenta de CSR, (Combustible Sólido Recuperado), formado por restos triturados de papel, cartón, maderas y plásticos que han llegado al Ecoparque entre los residuos urbanos y se han recuperado para convertirse en fuente de energía.

El método empleado en la nueva planta es pionero en Europa, se basa en la termoquímica y se denomina pirolisis flash que consiste en la descomposición química de distintos materiales sometidos a elevadas temperaturas en ausencia de oxígeno. El resultado es un biolíquido de segunda generación similar al gasóleo C. Este tipo de biocombustible es idóneo para su uso en calderas de uso doméstico o industrial, o en vehículos industriales. Actualmente esta planta es capaz de generar 2.350 toneladas de biocombustible al año.

Aún se puede señalar una ventaja más del empleo de esta tecnología. Si no se convirtiera parte de los residuos en CSR, estos terminarían en el vaso de vertido ocupando un espacio que limitaría la vida de las instalaciones. A menor cantidad de residuos en el vaso, mayor vida para el Ecoparque de Toledo, con el ahorro económico y energético que supone.

Plantas de Biogás

La construcción de una planta de biogás en el Ecoparque se inició con la instalación de un primer motogenerador en abril de 2018 y un segundo en enero de 2019. Estos dos equipos constituyen la planta de biogás, que canaliza el gas metano que se genera espontáneamente por la acumulación de los residuos orgánicos y lo transforma en energía eléctrica tras su paso por los motogeneradores.

El próximo mes de marzo se alcanzará la capacidad de producción de 2 megavatios/hora

La electricidad generada en esta planta tiene que sumarse a la que se genera en la otra planta de generación situada en el antiguo vertedero de Toledo. Estas plantas funcionan 24 horas al día, 365 días al año alimentadas exclusivamente por el biogás generado por los residuos de los dos depósitos controlados. Constituyen una fuente de energía renovable y limpia, además de estable y gestionable.

Sostenibilidad y Medio Ambiente

La función principal del Ecoparque es maximizar el aprovechamiento de los residuos urbanos para lo que se dispone de las tecnologías más eficientes y avanzadas del mercado, tanto de tratamiento de los residuos como de depuración y del control de los efectos ambientales de su gestión.

El proyecto de la planta de biolíquidos fue elegido por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente dentro de la convocatoria CLIMA 2015, por su objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que provocan el calentamiento del planeta. Se estima que la planta logrará la reducción de 32.000 toneladas de CO2 emitidos a la atmósfera, una cantidad equivalente a la contaminación producida por 13.167 vehículos circulando durante un año, o lo que es lo mismo, como si un coche recorriera 164.323.195 kilómetros.

La valorización energética del biogás es en sí una buena práctica medioambiental ya que contribuye a eliminar el metano, gas explosivo y contaminante, con un efecto de calentamiento global 25 veces superior al dióxido de carbono. Supone un claro beneficio contra el efecto invernadero.

El Consorcio persigue la reducción progresiva del impacto ambiental mirando al futuro en clave de prevención y con el ambicioso objetivo de "vertido 0", hoy en día imposible pero que se podrá conseguir a medida que aparezcan las tecnologías que persigan la sostenibilidad y la lucha contra el cambio climático.

El Ecoparque es capaz de tratar 250.000 toneladas de residuos y da servicio a 196 municipios de Toledo, y a una población de 648.875 habitantes. Con esta nueva orientación del Ecoparque se está en disposición de generar 74 millones de KWh.

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.