El proyecto HolyGrail dirigido por P&G alcanza un nuevo hito en la economía circular

La iniciativa busca la eficiencia en la clasificación de desechos plásticos


328

12/06/2019

El proyecto pionero HolyGrail, dirigido por Procter & Gamble (P&G) y facilitado por la Fundación Ellen MacArthur, cuenta con la colaboración de 29 socios, como TerraCycle o Carrefour -entre otros- y tiene como objetivo acelerar la transición hacia una economía circular para los plásticos, centrándose en la clasificación de los envases como un pilar fundamental para aumentar las tasas y la calidad del reciclado actual. En la aplicación práctica, esto supondría que mayor cantidad de plásticos volverían a estar en circulación y aportarían valor, en lugar de convertirse en un desperdicio o ir a incineración, según el país. 

Una de las tecnologías investigadas son las marcas de agua digitales, a través de la creación de un envase inteligente. El proyecto se ha enfocado en probar la trazabilidad de las marcas de agua digitales, esto abrirá nuevas posibilidades que actualmente no son factibles con las tecnologías de clasificación actuales como, por ejemplo, hacer una distinción entre envases alimentarios y no alimentarios. Durante el transcurso del proyecto, se ha logrado un progreso significativo de la tecnología de marcas de agua digitales, con “códigos invisibles” integrados en los materiales impresos (etiquetas, bolsas, etc.), así como directamente en los envases.  De esta manera, el envase se vuelve inteligente, una característica que se puede usar a lo largo de toda la cadena de valor: en los procesos de control de calidad o gestión de inventario, así como para la recuperación del envase. Además. los aspectos relacionados con el compromiso del consumidor son particularmente interesantes, ya que los “códigos invisibles” pueden leerse fácilmente en los teléfonos móviles aportando nuevas funciones: transparencia de ingredientes, cupones, información sobre su uso y cómo tratar el envase al final de la vida útil, etc.

Gian De Belder, project leader de HolyGrail y principal scientist de P&G, declaraba: “Las bajas tasas de reciclaje en algunos países de la Unión Europea están relacionadas con el ineficiente método de clasificación, el proyecto HolyGrail se ha centrado en estudiar diferentes tecnologías para mejorar este aspecto. Los envases se pueden hacer inteligentes mediante el uso de marcas de agua digitales y sin tener un impacto en los flujos de reciclaje ya establecidos – es decir, no se necesitan batería, cables metálicos, etc. para hacerlos inteligentes. Durante este proyecto, la idea de un clasificador de envases ha sido aprobada con éxito y esto abre gran cantidad de posibilidades que hoy en día no son factibles con las tecnologías de clasificación actuales. Han sido tres años de intenso trabajo y queremos agradecer a todos los miembros que han contribuido al éxito de esta nueva tecnología de clasificación, la primera en la industria”.

Concluyen así tres años de innovación en la mejora del reciclaje post-consumo. El siguiente paso, para aprovechar los logros de HolyGrail, es pasar del I + D a una línea semi-industrial, para la cual ya se han identificado algunas opciones, y más tarde implementar la tecnología a una escala mayor. En resumen, HolyGrail ha demostrado que la tecnología de marcas de agua digitales puede revolucionar la clasificación de la industria, aumentando la eficiencia y conduciendo a materiales reciclados de alta calidad.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.