Gipuzkoa apuesta por reciclar materias primas de alto valor procedentes de los residuos electrónicos

El centro tecnológico Ceit y el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa han firmado un nuevo convenio de colaboración sobre economía circular para reaprovechar elementos derivados de tierras raras

Mónica Pedreira, Antonio González, José Ignacio Asensio, Enrique Eymerich (Foto: Diputación de Gipuzkoa)


876

Los elementos químicos derivados de las tierras raras poseen propiedades fundamentales para la industria tecnológica y se utilizan en infinidad de productos como móviles, ordenadores, electrodomésticos, vehículos y dispositivos médicos de gran valor para sectores como las comunicaciones, la electrónica, la automoción o la medicina. 

En la actualidad, China cuenta con un tercio de las reservas mundiales de esta materia prima y es el principal exportador de los óxidos derivados de estas tierras. Esto genera incertidumbre, volatilidad en el mercado y una gran dependencia del país asiático por parte de Europa. Además, apostar por la investigación en el reciclaje y aprovechamiento de estos elementos es clave para mejorar el medio ambiente, promover la Economía Circular y procurar la mitigación y adaptación al Cambio Climático.

En este contexto, y dentro de su apuesta conjunta por la economía circular, el centro tecnológico Ceit, miembro de Basque Research & Technology Alliance, BRTA y el Departamento de Medio Ambiente de la Diputación Foral de Gipuzkoa han firmado un nuevo convenio de colaboración para desarrollar un proceso de reciclado avanzado respetuoso con el medio ambiente que reduzca esa dependencia y que permita el reciclado avanzado de neodimio (Nd), un elemento químico que forma parte del grupo de las tierras raras, a partir de los imanes residuales que están presentes en diversos dispositivos electrónicos. 

En concreto, este proyecto estudiará la viabilidad del uso de disolventes orgánicos y de otro tipo de compuestos químicos más amables con el medio ambiente como los líquidos iónicos, en un proceso solvometalúrgico de extracción de Nd y Disprosio (Dy) en forma de óxido con un grado de pureza superior al 98% y un rendimiento de proceso elevado. 

El acuerdo ha sido firmado en la sede de la Diputación Foral de Gipuzkoa en Donostia por el diputado de Medio Ambiente, José Ignacio Asensio, el Gerente de Ceit, Antonio González y el responsable de la división de Agua y Salud de CEIT, Enrique Aymerich.

 

Apuesta firme por la economía circular y la sostenibilidad

Ceit cuenta con una gran experiencia en el desarrollo de proyectos enmarcados vinculados a la economía circular como la recuperación de los materiales magnéticos a partir de desechos de máquinas eléctricas para generar imanes reciclados y disminuir así la dependencia del suministro de otros países. El proyecto, que tiene la duración de un año, será desarrollado por el grupo de investigación de Agua y Residuos, en colaboración con expertos en materiales magnéticos de la división de Materiales y Fabricación de Ceit.

El convenio establece la realización de diversas tareas. En primer lugar, se llevará a cabo un análisis de la situación en la que se encuentra la investigación sobre el reciclado de imanes y la recuperación de elementos derivados de tierras raras, y de los procesos hidrometalúrgicos y solvometalúrgicos que se emplean para el reciclado avanzado de estos elementos. A continuación, se identificarán los elementos necesarios para poder experimentar con un proceso solvometalúrgico y, por último, se realizarán las pruebas preliminares para el reciclado de imanes de Neodimio (NdFeB) a escala de laboratorio, con el análisis de los resultados y la definición de actuaciones futuras.

Asimismo, el proyecto también incluye la realización de una labor de difusión con la que se pretende involucrar a las empresas guipuzcoanas que pueden estar interesadas en la adquisición de esta tecnología, como Metal-78, spin-off de Ceit, cuya actividad se centra en el reciclaje de metales preciosos de los catalizadores procedentes de la automoción.

Todos estos aspectos, unidos a la apuesta decidida de Europa por la economía circular, hacen necesaria la puesta en marcha de proyectos de investigación que potencien el aprovechamiento de recursos procedentes de la generación de residuos.

En concreto, en Europa se generan 12 millones de toneladas anuales de residuos de aparatos electrónicos (RAEE) que contienen elementos derivados de tierras que provienen de componentes como los imanes permanentes, y su reciclaje es considerado prioritario por parte de la Unión Europea. Los imanes de neodimio presentes en estos residuos electrónicos representan el 38% del 80% del mercado de elementos derivados de tierras raras y ofrecen, por lo tanto, una gran oportunidad para su reciclaje. Hasta el momento se han estudiado diferentes posibilidades para llevar a cabo esta tarea, entre ellas el proceso polvometalúrgico como el que desarrollará Ceit, que busca un reciclado de alta calidad y la recuperación de los elementos derivados de tierras raras en forma de óxidos.

RRSS
Tags
Ceit


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA