La ampliación del centro de tratamiento de residuos de la Conca de Barberà estará lista a finales de 2020

El consejero de Territorio y Sostenibilidad ha anunciado el calendario de las actuaciones que se realizarán en la nueva planta de tratamiento de la fracción resto de los residuos y en la planta de compostaje de la fracción orgá


214


El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Damià Calvet, ha anunciado este miércoles en la Espluga de Francolí que la nueva planta de tratamiento de la fracción resto de los residuos y las mejoras en la planta de compostaje de la fracción orgánica del Centro de tratamiento de residuos (CTR) de la Conca de Barberà podrían entrar en funcionamiento a finales de 2020.

Calvet, durante una visita al CTR, ha comprobado el resultado de los trabajos de ampliación del depósito controlado, que ha financiado íntegramente la Generalitat a través de la Agencia de Residuos de Cataluña (ARC), por un importe de más de medio millón de euros. El vaso del depósito, que tiene una capacidad total autorizada de cerca de 500.000 metros cúbicos, se puso en funcionamiento el mes de diciembre de 2003, pero se va construyendo por fases. El actual, que condiciona una capacidad de aproximadamente 50.000 m3, junto con la disminución de la generación de fracción resto en la comarca, permite una fase con una vida útil estimada superior a los cinco años.

Gestión sostenible

El consejero ha asegurado que "queremos ir más allá, gestionando los residuos de una manera más sostenible, más enlazada con la economía circular". Es por ello que el CTR está previsto construir una planta de tratamiento de la fracción resto de los residuos y mejorar la planta de compostaje de la fracción orgánica. Según Calvet, "como país, nos hemos determinado a gestionar los residuos de un modo más eficiente y que nos conecte más con lo que se está haciendo en el resto del mundo, porque queremos definir un futuro más sostenible para nuestro país". De este modo, la nueva planta permitirá un tratamiento previo de los residuos, y un aprovechamiento de los recursos, antes de verterlos indiscriminadamente en el depósito controlado.

Las obras las subvencionará la ARC con un presupuesto máximo de 3,8 millones de euros, procedentes del Fondo de gestión del canon de residuos municipales. Este fondo se nutre de los cánones sobre la eliminación de los residuos municipales, unos impuestos ecológicos que contribuyen a la financiación del coste que conlleva la implantación de la gestión sostenible de los desechos municipales.

Dentro del PINFRECAT20

Las principales actuaciones incluirán los movimientos de tierras y la obra civil necesaria para adecuar el vial de acceso a la nave, de nueva construcción. El edificio dispondrá de recepción de residuos en muelle de descarga, un área de pretratamiento para la selección automatizada de la materia orgánica y otros materiales valorizables a través de maquinaria electromecánica, además de un área de expedición del rechazo y espacios para maniobras.

Aparte de la nave, la planta contará con unos silos con ventilación forzada para la bioestabilización de la materia orgánica seleccionada y la descomposición de la que se recoge selectivamente, como proceso previo al de la maduración. Este conjunto de silos se dotarán de cubiertas e instalaciones complementarias, como las de riego o las de recogida de lixiviados.

Este proyecto se enmarca en la planificación de la ARC correspondiente al Plan Territorial Sectorial de infraestructuras de gestión de residuos municipales de Cataluña (PINFRECAT20).

Tags: .


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.