La gestión inteligente de los residuos para impulsar la Economía Circular

Por Olga Martín, Directora General de Aclima


1307

El Pacto Verde Europeo es una nueva estrategia de crecimiento destinada a transformar la Unión Europea en una sociedad equitativa y próspera, con una economía moderna, eficiente en el uso de los recursos y competitiva. Aboga por una política industrial basada en la Economía Circular, siendo algunos de sus objetivos principales: el desarrollo de nuevos mercados para productos climáticamente neutros y circulares e impulsar una política de «productos sostenibles». Es un cambio de paradigma económico, que promueve el paso de una economía lineal a una circular; que toca transversalmente a todos los sectores económicos y que se presenta como salida a la crisis económica originada por el COVID-19.

En este cambio, el sector medioambiental en general y la gestión de los residuos en particular, tiene un papel fundamental. El pasado mes de marzo la Comisión Europea publicó su nuevo Plan de Acción para la Economía Circular, que da prioridad a la reducción y reutilización de los materiales antes de su reciclado, garantizar que todos los envases de la UE sean reutilizables o reciclables de aquí a 2030, refuerza la responsabilidad ampliada del productor; y que centra su actuación en los sectores que hacen un uso intensivo de recursos y que tienen un elevado potencial de circularidad, tales como: electrónica y TIC, baterías y vehículos, envases y embalajes plásticos, el sector textil o el de la construcción.

En este plan, destacan medidas como: proponer legislación para una política de productos sostenibles de modo  que éstos sean más fáciles de reutilizar, reparar y reciclar, e incorporen en la medida de lo posible material reciclado en lugar de materias primas primarias; mejorar la clasificación y gestión de residuos peligrosos para favorecer su descontaminación y mantener flujos de materias recicladas “limpias”; armonizar los sistemas de recogida selectiva de residuos y su etiquetado; reducir al mínimo las exportaciones de residuos de la UE y hacer frente a los traslados ilegales; transformar los residuos en recursos secundarios de alta calidad que se integren en un mercado de materias primas secundarias eficiente y mejorar los requisitos existentes sobre esquemas extendidos de Responsabilidad del Productor (EPR).

De la misma manera, el Green Deal Europeo aboga por articular un sector digital en torno a la sostenibilidad y el crecimiento ecológico. En el Pacto Verde Europeo, se destaca que la digitalización es una herramienta clave para conseguir los ambiciosos objetivos de sostenibilidad en los diferentes sectores industriales. La Unión Europea quiere explorar y promover las tecnologías digitales como la inteligencia artificial, 5G, cloud y Edge computing y la internet de las cosas para acelerar y maximizar el impacto de estas políticas europeas en la gestión del cambio climático y la protección del medio ambiente.

Para ello, Europa necesita un sector digital que ponga la sostenibilidad a la cabeza de sus innovaciones. El 19 de febrero, la Comisión Europea publicó el Libro blanco de la Inteligencia Artificial y la Estrategia Europea de Datos. En estas políticas, se establece claramente que la Comisión se va a focalizar en tres objetivos claves para promover soluciones tecnológicas que ayudarán a Europa a conseguir su camino a la transformación digital: tecnología que trabaja para la gente; para una economía justa y competitiva y para una sociedad abierta, democrática y sostenible. En este marco ha publicado su hoja de ruta para que la digitalización apoye la transformación ecológica y los objetivos contenidos en el Pacto Verde Europeo.

Por todo ello vemos que es un momento crucial, en el que una nueva revolución tecnológica basada en a la digitalización, la automatización y la conectividad, está impactando en lo social y en la industria, modificando cadenas de valor y generando nuevos entornos de relación entre empresa, clientes, y en la manera en la que se enfocan los negocios ya sea en la oferta de servicios o en la fabricación de bienes de consumo.

En el sector ambiental no somos ajenos a las oportunidades que plantean estas tecnologías, como Iot, el Big Data, la robótica, la inteligencia artificial…etc., que nos van a permitir generar nuevas propuestas de valor para nuestros sectores cliente tanto públicos como privados. Y dar respuesta a todos esos nuevos retos que nos plantea el Green Deal en pos de una Europa sostenible. 

Estamos convencidos de que estas tecnologías van a desempeñar un papel clave en el futuro del sector de los residuos, de hecho, ya lo están siendo. En Aclima – Basque Environment Cluster llevamos varios años apostando por la gestión inteligente de los residuos, como espacio de oportunidad para nuestros asociados.

El sector de la gestión de residuos está siempre en constante evolución, adaptándose a las realidades de cada momento. Es evidente que los retos a los que se enfrenta la sociedad con respecto al medio ambiente cambian con los tiempos, por lo que el sector necesita innovar para poder ofrecer las mejores soluciones.

Pero, además, en estos momentos, inmersos en la era de las tecnologías 4.0, se prevé que los cambios sean aún más rápidos y el sector están ya incorporando estas nuevas soluciones para mejorar sus productos y servicios. 

Estamos viendo que nuestras empresas están adaptándose a los nuevos tiempos, incorporando las nuevas tecnologías de la digitalización, la automatización y la conectividad en la mejora de sus procesos. Pero, además, detectamos que las empresas que disponen de soluciones basadas en big data, el internet de las cosas, la sensórica, la robótica, los serious games... están encontrando en la gestión de residuos un ámbito interesante de aplicación.

En la gestión de residuos, estas tecnologías permitirán conocer los hábitos de los ciudadanos y sensibilizarlos, predecir la generación de residuos, conocer el recorrido y fin de vida de cada residuo, mejorar los procesos de recogida, clasificación y valorización, etc. 

Tenemos un grupo de empresas que en estos momentos está trabajando en la recogida, transporte y gestión de residuos sólidos urbanos, de la mano de algunos municipios. Estas empresas disponen de soluciones para la identificación de los usuarios, sensorización de contenedores de recogida de las diferentes fracciones de residuos, optimización de rutas de recogida, tecnologías de clasificación automática de residuos a través de inteligencia artificial, aplicación de big data a la predicción de la generación de residuos, etc. 

También estamos trabajando en proyectos europeos de referencia como el Waste4think, que tiene como objetivo facilitar la transición de gestión de los residuos en contextos urbanos hacia modelos de reciclaje y recuperación de materiales, basado en los principios de Economía Circular. En él se han validación de un total de 20 soluciones altamente innovadoras en la gestión de residuos urbanos, dirigidas a la monitorización, captación y procesamiento de datos en tiempo real, creación de herramientas informáticas integradas, lanzamiento de campañas innovadoras de sensibilización, puesta en funcionamiento de juegos serios, diseño de aplicaciones móviles y construcción de dos plantas piloto de tratamiento de residuos orgánicos y pañales con la finalidad de progresar en la construcción de ciudades inteligentes y apuntalar los fundamentos de la Economía Circular.

Por todo ello en Aclima creemos que la gestión de residuos inteligente, además de ser una oportunidad para el sector es una forma de promover la Economía Circular y así dar respuesta a la estrategia europea de crecimiento, New Green Deal.


Artículo publicado en el número 221 Marzo/Abril 2020

RRSS
Archivado en:
Residuos, Opinión, España
Tags
Aclima


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.