"La nueva línea de la planta de Manises permite cubrir el reciclaje de vidrio del Área Metropolitana de València"

Entrevista a Sara Bort del Arco, Gerente del EMTRE, Entidad Metropolitana para el Tratamiento de Residuos


1328

Con el objetivo de aumentar la eficiencia de recuperación de materiales y por tanto disminuir la cantidad de residuos eliminados en vertedero, la EMTRE, junto con la UTE SFS Instalación 3, han llevado a cabo el desarrollo de una nueva línea de cribado intermedio en la planta de Manises, que al ser presentado a Ecovidrio, mostró su interés por la novedosa propuesta, iniciando un procedimiento negociado para poder participar en el mismo. En esta entrevista hablamos con Sara Bort del Arco, Gerente del EMTRE, sobre el proyecto, objetivos y retos de futuro.

 

Primero de todo nos gustaría conocer más sobre EMTRE, ¿Qué competencias y funciones desempeñáis?

La Entidad Metropolitana para el tratamiento de Residuos se creó en el año 2001 para los servicios de tratamiento y valorización de residuos municipales en los 45 municipios que se encuentran integrados en el Área Metropolitana de València, prestando servicio a alrededor de 1,5 millones de habitantes. Disponemos de 2 plantas de tratamiento de residuos en las que se gestionan las fracciones “todo uno” y “orgánico selectivo” así como la poda doméstica y municipal, y que en conjunto supone un volumen gestionado que supera las de 600.000 Tm/año. También disponemos de una red de 20 ecoparques fijos y otros 6 móviles, así como de un vertedero para la eliminación de los rechazos generados en las plantas de tratamiento. 

 

La planta de Manises se puso en marcha en 2012, ¿qué objetivos perseguís con la puesta en marcha de esta nueva instalación dentro de la planta?

Los objetivos perseguidos son aumentar los índices de recuperación, disminuir los residuos eliminados en vertedero, y mejorar la calidad del material bioestabilizado generado en la planta de Manises. De hecho, con esta nueva línea conseguimos que toda el Área Metropolitana de València tenga cubierto el reciclaje de la totalidad de los residuos de vidrio que, por motivos varios, no han sido depositados en el contenedor adecuado, el de color verde. Esto es posible porque esta nueva instalación complementa la nave de recuperación de vidrio disponible en la otra planta de EMTRE, planta de los Hornillos, operativa desde 2017. De este modo estimamos poder recuperar unas 10.000 Tm/año evitando su depósito en vertedero, cumpliendo así con el Plan Integral de Residuos de la Comunitat Valenciana (PIRCV) y dando un paso más para alcanzar la economía circular. 

"Estimamos poder recuperar unas 10.000 Tm/año evitando su depósito en vertedero".

Aun así, queremos destacar que, a pesar de este importante hito, no debemos olvidar que los esfuerzos a partir de este momento han de concentrarse en lograr una buena separación en origen; esto será lo más eficiente para asegurar una buena gestión de residuos, mucho más que hacer grandes inversiones para mejorar las eficiencias de gestión de residuos mezclados en el contenedor todo uno.

 

Profundizando en la instalación, ¿qué aspecto destacaría del proyecto? 

Un punto crítico era la ubicación de la nueva instalación, la cual se ha implantado en el interior de la nave de maduración, disminuyendo la superficie para la maduración de la materia orgánica; aun así, al separar gran cantidad de los impropios presentes en esta nueva línea el volumen del material a madurar es menor y por tanto se precisa de menor superficie para este proceso.

"Al separar gran cantidad de los impropios presentes en esta nueva línea el volumen del material a madurar es menor y por tanto se precisa de menor superficie para este proceso".

 

¿Qué próximos pasos están previstos para la mejora de la recuperación de materiales y su reciclaje?

Son varias las vías en las que desde la EMTRE estamos trabajando de manera exhaustiva. Por un lado, queremos apoyar a los municipios del Área Metropolitana para mejorar la recogida en origen de los residuos, puesto que como ya hemos comentado, es el punto crítico para asegurar una mejor y más sostenible gestión de los mismos. Para ello, publicamos recientemente una Guía metodológica para la implantación de la recogida selectiva de la orgánica selectiva, ayudando a los ayuntamientos en la implantación del quinto contenedor. Asimismo, hemos publicado un Plan Local Marco de Residuos que sirve de guía a los municipios para elaborar su propio Plan Local de Residuos conforme a los requisitos establecidos en el PIRCV. 

Por otra parte, estamos trabajando en potenciar el uso de la red de ecoparques por varias vías. La primera de ellas, mediante una bonificación en la tasa TAMER (la tasa pagada por ciudadanos y actividades económicas para financiar nuestra actividad), como incentivo por el uso frecuente de ecoparques, y que esperamos poder empezar a aplicar a finales del próximo año, una vez hayamos ultimado y puesto en funciona-miento nuestra nueva aplicación ciudadana. La segunda línea de trabajo es la prueba de un nuevo prototipo de ecoparque móvil autónomo que esté operativo 24 horas, y que produciremos en serie cuando tengamos el prototipo validado. 

Por otro lado, estamos trabajando en automatizar procesos de separación en alguna de las líneas de las plantas de tratamiento que prácticamente basan su separación de una forma manual. También en las plantas estamos viendo la posibilidad de recuperar nuevos productos que puedan tener un uso posterior evitando su deposición en vertedero.

Y, por último, acabamos de terminar nuestro Plan Estratégico de Educación Ambiental, un ambicioso plan que fijará las bases de la educación ambiental en el Área Metropolitana para los próximos 4 años.

"La reducción en la generación de residuos, combinada con una buena separación en origen de nuestros residuos, será una de las claves para asegurar una economía más circular".

 

¿Cuáles serán los retos a abordar en los próximos años?

Ayudar a la ciudadanía a que entienda la importancia que tiene su participación activa y consciente en el proceso de gestión de los residuos, ya que todos nosotros somos actores fundamentales desde el momento en que adquirimos un determinado producto o separamos los residuos en nuestras casas. La reducción en la generación de residuos, combinada con una buena separación en origen de nuestros residuos, será una de las claves para asegurar una economía más circular, y poder afrontar los nuevos cánones de depósito en vertedero y de emisión de gases de efecto invernadero. Es fundamental transmitir la importancia del buen uso del contenedor marrón (fracción orgánica selectiva) ya que es el último en llegar, y en general de todos los contenedores presentes en vía pública, así como potenciar el uso de los ecoparques, acercando el servicio a la ciudadanía. 


Entrevista publicada en el número 227 Noviembre/Diciembre 2020.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA