La planta de Caudete cuenta con una depuradora de lixiviados de referencia en la Comunitat Valenciana

El Consorcio Valencia Interior aplica la máxima de vertido cero en la gestión de las aguas residuales de su procesos de tratamiento

El Director General de Cambio Climático con el vaso de agua transparente tras la depuración de lixiviados


770


La planta de tratamiento de residuos de Caudete de las Fuentes es referente en la Comunitat Valenciana por varios motivos: por su rendimiento de recuperación de materiales aprovechables, por su integración en el entorno, por su línea de recuperación de vidrio, aluminio y áridos tras el compostaje única y por su depuradora de lixiviados. Esta instalación mediante la que se gestionan los lixiviados hace posible que pasen de ser un agua residual contaminante procedente del vertedero a transformarse en agua limpia gracias a un tratamiento de ultrafiltración y ósmosis inversa. Del residuo más problemático pasa a ser un recurso valioso.   

Y es que el Consorcio Valencia Interior es una entidad comprometida con el medio ambiente y que, desde el inicio y antes incluso de la construcción de las instalaciones, diseñó las mismas contando con la última tecnología para obtener los mejores resultados medioambientales y la eliminación de los olores a los municipios cercanos. 

En la depuradora de lixiviados de esta planta, de las pocas y más modernas de la Comunitat Valenciana, se realiza un complejo tratamiento de estos residuos. En primer lugar, los líquidos residuales del vertedero se recogen en el fondo de una celda a través de una capa drenante y se trasladan a un depósito junto a la balsa de lixiviados. Desde ahí se bombea a la depuradora que se encuentra en la planta de tratamiento.  

La última fase del proceso de eliminación es la depuración de lixiviados del vertedero. Desde el depósito se bombean estos residuos que pasan a una primera arqueta y de ahí a un tanque de homogenización. De ahí pasa a un proceso de depuración donde se trata biológicamente y, tras la reducción de la carga orgánica, se pasa a un proceso de ultrafiltración y ósmosis inversa. Ya en este punto se aplican una serie de coadyudantes y reactivos para la limpieza de membranas. El resultado de lo que se obtiene por la ósmosis, ya permeado, se trata con un desinfectante y se reutiliza como agua limpia de proceso en las instalaciones. El concentrado resultante se neutraliza y se acumula en otro depósito hasta que lo retira un gestor autorizado. Los lodos de la ultrafiltración se drenan y se estabilizan en la propia instalación de compostaje de Caudete de las Fuentes. 

Con todo ello se pretende dar solución a uno de los grandes problemas que generan los vertederos, que son estos líquidos que discurren a través de los residuos. Y es que los lixiviados de los residuos urbanos se generan como consecuencia de la descomposición de la materia orgánica que acompaña al rechazo y el percolado de agua de lluvia a través de la masa de residuos. Por sus características, los lixiviados suponen una amenaza para el medio ambiente que, en el caso de las instalaciones de Caudete de las Fuentes, ha dejado de ser un problema.



RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.