"La realidad del sector de residuos está por debajo de la normativa y debería haber más inversión"

Entrevistamos a Aimar Villa, Director de la Unidad de Negocio de grúas especiales de GH Cranes


538

¿Cómo y cuando nació GH Cranes?

GH nació en 1958 en el seno de una familia con inquietudes por desarrollar sus capacidades y ambiciones en una sociedad que vivía las consecuencias de la dura posguerra que sacudió la segunda parte del siglo pasado. En un ambiente de profunda depresión, la familia Guerra inició un proyecto industrial con el único bagaje de labrarse un futuro mejor a base de trabajo honesto y humildad. Los inicios industriales no fueron por el producto que luego nos ha dado el nombre que tenemos. Los hermanos empezaron en su propio caserío a diseñar radios, luego lavadoras, luego motocultores, más tarde carretillas montacargas y de ahí pasaron al mundo de la grúa en el que hemos basado toda nuestra actividad.

 

Contáis con una extensa trayectoria, ¿podrías hablarnos un poco sobre los principales hitos de la compañía?

La primera etapa fue de pura subsistencia, la segunda la de consolidar nuestra incipiente actividad en el mercado autárquico local. Después se iniciaron los tímidos intentos de la exportación para consolidar a partir de 1997 un proceso ambicioso y constante de internacionalización de nuestros negocios con implantaciones productivas en los principales mercados del mundo y con capacidad comercial en casi todos los países. Ahora estamos de lleno en la etapa de desarrollo tecnológico con la industria 4.0 y con ambiciosos proyectos en la innovación abierta, que va más allá de nuestro propio producto.

 

Los equipos para gestión y movimiento de residuos, como vuestras grúas, son clave en las plantas de residuos, ¿cuál es vuestra posición en el sector?

Es complejo responder pues los datos que se disponen para evaluar la posición de los fabricantes de grúas son ambiguos. Somos proveedores globales de los principales actores (ingenierías, constructoras, explotadores…) a nivel mundial del sector y confían en nosotros para todos sus proyectos independientemente del mercado. Por todo ello podemos decir que somos una de las empresas de referencia del sector. 

 

¿Qué gama de grúas son las más demandadas y por qué?

Nuestro programa de fabricación cubre todas las necesidades de grúas en una planta de residuos: grúas para foso, grúas para lodos, grúas para escorias, grúas para sala de turbina y grúas para mantenimiento. Todas son imprescindibles en una planta de gestión de residuos. Dada la criticidad de las grúas de foso en relación con el proceso de tratamiento y el trabajo 24/7, es habitual suministrar dos, una como respaldo. En todos nuestros suministros lo que prima es la seguridad y la robustez además de la flexibilidad de nuestras soluciones técnicas.

 

¿En qué otros sectores tenéis presencia? 

Siderurgia, Obra Civil, Tunelación, Automoción, Generación de Energía, Tratamiento de Aguas, Ferrocarril, etc. En definitiva, en todos aquellos sectores en los que la grúa sea una parte esencial del proceso productivo del cliente. 

 

Qué hay del mercado internacional, ¿cuánto negocio tenéis fuera y en qué países tenéis más presencia?

Nuestra generación de negocio se centra en los mercados exteriores en donde vendemos el 70% de nuestros productos.

Contamos con 11 plantas industriales en total (tres en el País Vasco), de las que 8 están en los principales mercados del mundo. Miramos a los países más como áreas económicas y allí donde hay una región con potencial, tenemos una planta productiva o una implantación comercial para estar más cerca de nuestros clientes.

Para nosotros, EE UU, México, Latinoamérica, Europa y Asia son regiones estratégicas en donde tenemos plantas en los principales países.

 

Volviendo al sector residuos, ¿podrías hablarnos de algún caso de éxito o proyecto destacado donde hayáis participado o estéis trabajando?

En la zona de Asia tenemos varios proyectos en marcha. A nivel nacional, recientemente hemos suministrado una serie de equipos al nuevo Complejo Medioambiental de Gipuzkoa y en estos momentos estamos trabajando en el suministro de diferentes equipos para la Planta de tratamiento de residuos de Ca Na Putxa en Ibiza. 

 

Los bajos datos de reciclaje y recuperación de materiales en España evidencian la necesidad de inversión en nuevas infraestructuras, ¿Cuál es vuestra visión sobre el sector para los próximos años?

El volumen total de residuos generados sigue por debajo del de 2009, gran parte sigue acabando en vertederos. Según la normativa no debería ser así, por lo que debería haber inversiones en ese sentido. 

 

Las nuevas tecnologías digitales están cada vez más integradas en los equipos industriales, permitiendo mejorar la eficiencia y la operación entre otras cosas, ¿Qué soluciones tenéis ya disponibles?

En el sector específico de RSU, podríamos destacar las siguientes soluciones:

  • Grúas totalmente automáticas con diferentes programas de limpieza de puertas, alimentación de tolvas, mezclado…

  • Registro detallado de la operación de las grúas con conexión al sistema DCS de la planta

  • Control remoto de las grúas a través de cámaras y monitores

  • Utilización de variadores de frecuencia regenerativos para devolver energía a la red 

  • Anti balanceo 

  • Control de la inclinación del pulpo

  • Limitación de zonas de trabajo condicionadas

 

¿En qué otras estáis trabajando y podremos ver próximamente?

En RSU, estamos trabajando en un proyecto muy innovador que consiste en sistemas de monitorización y control del lubricante y de las vibraciones de las cajas reductoras, con el objetivo de favorecer la mantenibilidad y la duración de los componentes de las grúas. 

Pero para ser más específicos, tenemos otros proyectos en el ámbito de la innovación y el nuevo concepto de servicio aplicado a nuestro sector: COREBOX, que se inscribe dentro de las tecnologías derivadas de la industria 4.0 para la monitorización remota a través de la conectividad que nos permiten las nuevas tecnologías de la comunicación.

También tenemos CORE+, que es una solución plug & play para añadir funcionalidades de automatización, como CORE+ Stability que reduce el balanceo de la carga sin sensores adicionales, o CORE+ Synchro para trabajar con dos polipastos a la vez. Utilizando la conectividad a través de 3G o USB, y permitiendo conocer el estado de alarmas y consumo.

Finalmente, tenemos el PORTAL CLIENTE que es una plataforma de gestión integral del mantenimiento y servicio en formato digital para concentrar la información de todas las incidencias de las grúas no solo en su operatividad, sino también en la gestión administrativa de las mismas.

 

Para finalizar y hablando de futuro, ¿cuáles son los objetivos de GH en un horizonte de 10 años?

Queremos ser un referente en el mundo de las grúas, pero no nos vemos como unos meros competidores que ofrecemos productos similares, competitivos y seguros. Queremos que la grúa se convierta no sólo en un bien de inversión para nuestros clientes. Queremos ofrecerle una solución basada en la aportación de valor que le genere competitividad y en un instrumento de gestión de sus activos.

Por ello, la aplicación de la tecnología digital (que ya he explicado en otra pregunta), el avance de la industria 4.0 y sobre todo el desarrollo de nuestro concepto empresarial a través de la innovación abierta, son nuestros principales retos.


Entrevista publicada en el nº 221 Marzo/Abril 2020

RRSS
Archivado en:
Residuos, Entidades, España
Tags
GH Cranes


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.