Los retos actuales del papel recuperado

Manuel Domínguez, director general de REPACAR


582

11/10/2018
Fuente:

Por: Manuel Domínguez, director general de REPACAR


 

Aunque hoy en día nadie duda de que el reciclado de papel es un caso de éxito global, gracias al cual se contribuye al modelo económico circular, actualmente el sector aun tiene importantes retos que afrontar como son la calidad del material recuperado o la elevada carga burocrática a la que se ven sometidos los gestores de residuos.

A mediados del año pasado China comenzó a aplicar una serie de limitaciones a las importaciones de papel recuperado, así como a otra larga lista de materias primas secundarias. Estas medidas, junto con el desarrollo de un plan de mejora de los sistemas chinos de recogida municipal de residuos de papel y cartón y la apuesta por las importaciones de materias primas secundarias de alta calidad, ha provocado que el sector de la recuperación y el reciclado de papel y cartón en Europa esté viviendo momentos convulsos.

Todo ello se escenifica, entre otros efectos, en una intensa caída en los precios de las materias primas secundarias que se exportaban a esta región, generando un gran desafío para la industria europea de la recuperación y el reciclado, en gran medida por ser este un sector muy atomizado y conformado principalmente por empresas familiares y pymes. No obstante, como siempre sucede en estas situaciones, se pueden generar nuevos retos y oportunidades, pero para ello es necesario que se implementen medidas que hagan más eficaces y eficientes a las empresas del territorio europeo.

El año pasado el excedente europeo de papel recuperado se situó en torno a los 8 millones de toneladas. Las fábricas europeas de papel y cartón, no tienen capacidad para procesar todo el material que se recupera en nuestro territorio, por lo que ese excedente se viene exportando a otros mercados. 

Aunque se está produciendo un incremento de la demanda por parte de otros países del sudeste asiático y en otras regiones, ésta no es suficiente para frenar el aumento de la oferta mundial de papel recuperado. Por lo que, en los últimos meses, se están produciendo caídas drásticas en los precios de nuestro producto. Si bien, no se ha llegado al colapso que muchos vaticinaban, si se están desincentivando aquellos sistemas de recogida separada que generan un producto de mala calidad. Por ello, la calidad es hoy en día el factor clave para asegurar la reintroducción de los residuos como recursos en nuestro sistema económico.

Es un hecho que las acciones proteccionistas carecen de toda validez medioambiental y ponen en riesgo el funcionamiento de los mercados de las materias primas recuperadas de los residuos. Además, estas medidas están generando inseguridad comercial y jurídica a las empresas de nuestro territorio. Por ejemplo, el hecho de que la limitación en contenido de impropios en un lote sea menor al error de su medida, puede provocar que un lote que cumpla con estos requerimientos en la carga, “no los cumpla” según el control en destino. Por tanto, Repacar está trabajando intensamente en salvaguardar la seguridad jurídica y comercial de todas las empresas del sector de la recuperación y el reciclado de papel y cartón. 

Otro reto importante para el sector es la mejora de la calidad del papel y cartón procedente de la recogida selectiva municipal. Como ya ha advertido públicamente REPACAR, o se mejora la calidad de este flujo o puede que no acabe siendo apto para el consumo de la industria. En este sentido se podrían implantar algunas acciones básicas como son la mejora de la contenerización de nuestras ciudades, incluyendo un proyecto de cierre de tapas, los servicios de recogida puerta a puerta para el pequeño comercio o la lucha contra el intrusismo y el robo.

Además, REPACAR, de forma coordinada con EuRIC y ERPA, está trabajando por una normativa europea que permita que el papel recuperado que sale de nuestras plantas no sea considerado un residuo, de tal forma que podamos aligerar la elevada carga burocrática de nuestro sector. Esta situación nos haría más eficaces en el actual mercado y se fomentaría la calidad del material, así como de ser una gran apuesta por la profesionalización del sector.

Otro punto fundamental es trabajar en el ecodiseño.  Actualmente, se está centrando el foco del impacto al final de la cadena, pero más del 80% del impacto ambiental de un producto se determina durante la etapa del diseño. En nuestro caso hay una apuesta clara por los productos monomateriales o fácilmente segregable.

Si bien nuestro sector no se encuentra en su mejor momento, estamos convencidos que nuestros legisladores sabrán utilizar los próximos desarrollos normativos que proceden del Paquete de Economía Circular para poner solución a estos problemas para que podamos seguir CERRANDO EL CÍRCULO.


Artículo publicado en número 208 Julio/Agosto 2018 de RETEMA

Tags: REPACAR.


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA

Este sitio utiliza cookies y tecnologías similares. Si no cambia la configuración del navegador, usted está de acuerdo con nuestra política de cookies.