La necesidad de un debate serio sobre las exportaciones de residuos en la UE

¿Puede Europa tratar todos sus residuos internamente? Aparentemente no


727

En 2018, Europa produjo 2.320 millones de toneladas de residuos de todas las actividades económicas y los hogares. Desafortunadamente, como la cantidad de residuos generados supera la capacidad de las instalaciones de tratamiento dentro de la Unión Europea, millones de toneladas de residuos se envían fuera del Viejo Continente, a menudo llegando hasta el sudeste asiático.

Esta historia de fracaso no se desvanece con los años. Por el contrario, las exportaciones de residuos de la UE a países no pertenecientes a la UE aumentaron un 75% desde 2004, según EUROSTAT. Dado que los países receptores no siempre pueden tratar adecuadamente los residuos que reciben; Los vertederos, los vertidos y la quema al aire libre de desechos tienen efectos catastróficos en el aire, el suelo, los ríos y los mares.

Durante la última década, la UE exportó millones de toneladas de residuos, principalmente a Turquía, Malasia, Indonesia, Vietnam e India. Afortunadamente, tanto el remitente como el receptor están abordando este problema. Se están produciendo cambios bienvenidos en la UE, donde se han reforzado las normas sobre el transporte de residuos plásticos. Paralelamente, tras la decisión de China de eliminar gradualmente las importaciones de desechos, otros países están planeando prohibiciones para detener los abusos relacionados con los desechos.

Cuando una puerta se cierra, normalmente se abre otra, y no siempre para siempre. Es por eso que los informes de vertederos ilegales en Europa están resurgiendo, volviendo a ser noticia en varios países de la UE. Estos informes despertaron la alarma de INTERPOL, preocupada por el aumento de los incendios y los vertederos de residuos ilícitos en Europa y Asia. Rumania es uno de los primeros países en presenciar esta tendencia, con múltiples informes de importaciones ilegales interceptadas en los puertos rumanos en los últimos meses.

Al final, la pregunta sigue siendo: si Europa pretende dejar de enviar sus residuos al extranjero, ¿puede hacerse cargo de ellos por sí misma?

 

Una oportunidad para no desperdiciar

La primera solución para abordar este problema es reconocer que la generación de residuos es demasiado alta y debe reducirse, y la reutilización y el reciclaje deben apoyarse tanto como sea posible. Sin embargo, la generación de residuos sigue aumentando a nivel mundial y en Europa, con previsiones de un aumento del 70% en todo el mundo para 2050. Por eso la gestión sostenible de residuos es tan importante.

Incluso con todas las mejoras necesarias, no todos los residuos que generamos hoy son evitables, reutilizables o reciclables. Puede ser porque los residuos contienen contaminantes, porque se degradan después de muchos ciclos de reciclaje, o incluso porque su diseño dificulta su correcto reciclaje. Hoy, en Europa, estos residuos no reciclables todavía representan alrededor de la mitad del total de residuos sólidos urbanos generados.

Es por eso que la valorización energética representa un paso más en la cadena de la economía circular: complementario al reciclaje; permite minimizar los vertederos y desinfectar los residuos no reciclables, evitando la contaminación ambiental relacionada y su impacto en la salud. A cambio, las plantas de conversión de residuos en energía recuperan energía (electricidad, calor y vapor) y materiales (hierro, aluminio, cobre, acero e incluso plata y oro).

A menudo se plantean dos elementos para criticar el potencial de la valorización energética en la gestión sostenible de residuos: el supuesto debilitamiento del proceso de reciclaje y las altas emisiones de CO2 liberadas.

En lo que respecta al reciclaje, la respuesta está en los datos de la UE, y EUROSTAT confirma que los países europeos que se desempeñan bien con el reciclaje también son los mismos que confían en las plantas de conversión de residuos en energía para el tratamiento de sus residuos no reciclables.

Otro punto crítico a tener en cuenta es que muchos países de la UE todavía están plagados de altas tasas de vertido. La valorización energética es una alternativa crucial para el tratamiento de residuos no reciclables en estos países.

Las emisiones de CO2 del Waste-to-Energy son un tema complejo y se trata de elegir entre diferentes opciones. De hecho, no se pueden cuestionar sin considerar que la valorización energética evita que los desechos no reciclables sean enterrados en vertederos, donde los desechos liberan emisiones de metano hasta 84 veces más potentes que el CO2 durante un período de 20 años. En segundo lugar, la valorización energética genera energía y recupera materiales de desechos no reciclables, ahorrando recursos vírgenes y emisiones relacionadas.

Pero eso no es todo, claramente. La industria está trabajando arduamente para capturar las emisiones de carbono de las plantas, una solución que tiene como objetivo hacer que la tecnología sea neutra en carbono e incluso negativa en carbono. Los pilotos que ya se están ejecutando en Oslo y comienzan en Copenhague lideran el camino para lograr este resultado en los próximos años.

Enviar nuestros desechos lejos de nuestra vista nunca será un enfoque cuidadoso para el medio ambiente. Las emisiones son un problema global. Junto con la prevención, tenemos que asegurarnos de que todas las opciones de gestión de residuos sostenibles están en su lugar para asumir la responsabilidad de nuestros residuos, aquí en Europa y bajo los estándares de la UE.

RRSS
Archivado en:
Residuos, Entidades, Europa
Tags
ESWET


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA