Un estudio de la UCA revela que los países con altos ingresos son los que más basura emiten al océano

Casi todos son plásticos que llegan al mar desde pequeños ríos, arroyos y la escorrentía de la franja litoral. La monitorización en 42 ríos de 11 países europeos ha proporcionado la mayor base de datos exis


424

Investigadores de la Universidad de Cádiz han liderado un estudio de carácter internacional, publicado en la prestigiosa revista Nature Sustainability, que revela como los países del continente europeo emiten al océano más de 600 millones de macro basuras flotantes (objetos > 2,5 cm) en un solo año. A través de los ríos, principales vías de entrada para los residuos transferidos desde tierra al mar, el plástico se ha convertido en el principal material observado que llega a los océanos. De hecho, ocho de cada diez objetos son de plástico, incluyendo plásticos de un solo uso como botellas, envases (similares a los envoltorios de alimentos) y bolsas. Es más, casi el 40% de la basura flotante son trozos de plástico (fragmentos de otros objetos mayores), lo que significa que muchos empiezan a fragmentarse en las cuencas de los ríos, antes de llegar al mar.

Además de estas conclusiones, este estudio pone de manifiesto que Turquía, un país euroasiático de renta media-alta, es el principal contribuyente (17%) en la emisión de plásticos a los océanos. De igual forma, se ha podido constatar que los países de renta alta se reparten el 64% del total de la carga anual emitida de basuras, con Italia, Reino Unido, España y Grecia entre los primeros contribuyentes. “Nuestros resultados demuestran que los países que supuestamente cuentan con las mejores estrategias de gestión de residuos no son capaces de impedir que los plásticos lleguen a sus cursos de agua y sus mares”, como sostiene Daniel González, investigador de la Universidad de Cádiz (UCA) y autor principal del estudio. “Esto ocurre en un escenario en el que los países con altos ingresos están aliviando presión de sus sistemas de gestión, exportando plástico a terceros países”, como añade Andrés Cózar, coautor del estudio y responsable del Laboratorio de Basuras Marinas de la UCA.

Desde el veto a las importaciones de plástico por parte de China en 2017, Turquía se ha erigido como uno de los mayores destinos para los residuos plásticos de los países europeos. Recientemente, ONG han informado de que una parte importante de las exportaciones de plásticos realizadas por el Reino Unido se deshecha y quema en Turquía, en lugar de ser reciclada.

Asimismo, los países de renta alta son los que más residuos plásticos generan per cápita, y la exportación es una vía habitual para deshacerse de los residuos plásticos de baja calidad. “Dada la incapacidad de los países ricos para gestionar sus propios plásticos, las estrategias deberían orientarse principalmente a reducir el consumo de plástico y reducir la generación de residuos”, como afirma Daniel González.

 

¿Por qué los ríos grandes llevan menos basura al océano?

En Europa, alrededor del 70% de la carga de basura emitida al océano se canaliza a través de las numerosas cuencas costeras “pequeñas” (es decir, cuencas hidrográficas menores de 100 km2). Los autores de este trabajo han indicado que este hecho se produce en base a dos argumentos. En primer lugar, los 32 países europeos y euroasiáticos abordados en el estudio consideran, por primera vez, los aportes de basura de 23.000 de estas cuencas de tamaño limitado, ligadas a ríos pequeños, arroyos y torrentes intermitentes que se activan con las lluvias. La emisión de plástico desde cuencas menores de 100 km2, muchas de ellas densamente pobladas, no había sido considerada en los modelos anteriores. “A diferencia de lo sugerido hasta ahora, nuestros datos muestran que el plástico emitido al océano es un problema que va más allá de un número limitado de ríos grandes y altamente contaminados ubicados en países de bajos ingresos”, en palabras del profesor González.

En segundo lugar, las mediciones realizadas muestran como los ríos grandes son menos eficientes en la transferencia de basuras flotantes al océano que las cuencas pequeñas. El estudio se basa en la mayor base de datos de aportes de macro basura flotante desde ríos que existe hasta la fecha. Se realizaron más de 700 muestreos en 42 ríos de 11 países del continente europeo, considerando desde ríos grandes (como el Danubio, el Ródano, el Vístula y el Duero) hasta arroyos muy pequeños. En Europa, los ríos grandes están muy regulados hidráulicamente, lo que altera su caudal natural. “El río Danubio, por ejemplo, tiene más de 700 presas y aliviaderos en sus principales afluentes, dificultando el transporte de macro basuras aguas abajo hasta la costa”, como matizan desde la UCA. “Lo más probable es que haya grandes cantidades de plástico retenidas aguas arriba de las presas, varadas en las orillas o atrapadas en la vegetación, esperando a ser fragmentadas para continuar su viaje al océano en forma de pequeños fragmentos y microplásticos”, según señala el investigador Andrés Cózar.

Como demuestra este trabajo, en el que han participado científicos de 28 instituciones diferentes, la gran movilidad y persistencia de los residuos plásticos “sugiere poner el énfasis en evitar el escape de estos materiales al medio ambiente”.

RRSS


RECIBE NOTICIAS COMO ESTA EN TU CORREO


EN PORTADA